redaccion@godeporte.com
jueves, octubre 18, 2018
Superliga masculinaVoleibol

Una Supercopa ‘tan cerca y tan lejos’

El nuevo Unicaja Almería buscará su título nacional número 29 en Los Planos tras una pretemporada exigente, pero con mucho por mejorar en su juego, mientras que CV Teruel mantiene su plantilla casi intacta

Fotografía: Moisés Martínez

Un proyecto consolidado contra otro de nuevo cuño, el equipo que lo ganó todo el año pasado frente al que lo quiere ganar todo esta campaña repitiendo su ‘triplete’ de hace tres temporadas. Esa palabra que define al tricampeón es muy inestable, tanto como que hunde sus raíces a muy poca profundidad porque el primero de los títulos, la Supercopa, se juega demasiado pronto. Ni CV

Teruel ni sobre todo Unicaja se van a parecer este sábado a lo que serán cuando llegue abril y ambos, salvo cataclismo, se dispongan a afrontar los play off. Es cierto que hay proyectos muy potentes en la Superliga, pero para naranjas y para verdes sería ‘fracaso’ no estar entre los cuatro que luchen por el título de liga tras una década de rivalidad.

El primero que se ganó el uso del prefijo ‘tri’ fue Unicaja Almería, y dos años más tarde lo hizo CV Teruel, pero para su año de ‘resaca’ hay una gran diferencia. Si al club ahorrador se le fueron hombres clave de la plantilla que lo había ganado todo, llamados por Damiá Seguí para su Ca’n Ventura, y afrontó la defensa de los tres títulos siendo solo una versión de aquel equipo que hizo historia, las filas del club aragonés sí se mantienen prácticamente tal cual, con la única baja terrible de Vini por los motivos que ya son sobradamente conocidos y lamentados. Por lo tanto, Miguel Rivera tendrá el mismo ‘ejército’ para defender las tres coronas, aunque la primera, como ya se ha apuntado, llega demasiado pronto para todos.

A priori, parece más rodado Unicaja, que comenzó unos días antes y al que le ha afectado de manera menos directa el fallecimiento del bravísimo líbero brasileño, pero la clave de este sábado no va a estar en haber disputado más o menos sets en la pretemporada, sino en que Manolo Berenguel ha comenzado de cero y hay mucho por ajustar, mientras que Miguel Rivera solo ha de ‘refrescar la memoria’ de los suyos, para lo que hace falta menos tiempo. De hecho, Teruel tiene apenas dos variaciones, una buscada y una obligada por el ‘bofetón’ que ha supuesto la dura pérdida de Vinicius Noronha. Así, lo deseado ha sido fichar a Miki Fornés para la posición de central, y el recurso ha sido llevar a Aarón Gámiz de líbero.

Al primero se le conoce muy bien porque antes de su aventura internacional jugó en Unicaja. Su fichaje se ha debido a la ‘transformación’ de Víctor Rodríguez hacia la posición de receptor, dejando una vacante en la gran línea de centrales de este equipo tan bien cerrado. Se necesitaba alguien de garantías y se ha tirado de este mallorquín de 25 años recién cumplidos. En cuanto a Aarón Gámiz, también se le conoce a la perfección, ya que si bien nunca se ha vestido de blanquiverde, sí que atesora una brillante trayectoria. La opción para ese puesto fue desde el principio la de Máximo Torcello, un veterano receptor de dos metros. La palma en cuanto a la veteranía es para Thomas Ereu, que buscará este temporada los 40 años.

El venezolano, determinante en los momentos clave de su equipo, tiene a su lado en la línea de receptores al referido Víctor Rodríguez y al montenegrino Radunovic y sus 2015 centímetros. En cuanto a una de las posiciones clave, la de colocador, sigue el MVP Pedro Rangel, y junto al mexicano, el joven Milan Jovanovic. Por el centro, a Fornés hay que ponerle al lado al también ex de Unicaja Pablo Bugallo, en un estado de forma espléndido, y a José Vicente Cabrera. Por último, llamado a marcar diferencias está de nuevo Andrés Villena, pero esta vez desde principio de temporada, al que intentará ponerle las cosas difíciles otro joven valor como es Renato Colito. Así se presenta el proyecto turolense también en Europa.

Y es que de añadido, entre la doble cita consecutiva de Supercopa y Superliga, al CV Teruel le toca la vuelta a Europa, jugando en casa el miércoles día 9 frente al Aalst, y en tierras belgas tras la visita al Moisés Ruiz de la jornada 1. Unicaja, sin embargo, sigue ‘privado’ de un derecho que año tras año se gana, y que sería el gran colofón a la temporada en la que se cumplirán 30 años del histórico ascenso de categoría. La principal novedad del proyecto se encuentra en la dirección del mismo, con Manolo Berenguel ‘debutando’ en SVM como primer entrenador, muy capacitado para asumirlo y sobre todo extremadamente motivado, siendo el nexo que une las dos puntas de la historia. De hecho, él, como jugador, la inició.

Los verdes llegan a la cita desdramatizando la situación, con toda la ilusión de que el proyecto comience de la mejor manera posible pero sabiendo que si se pierde no supone ningún lastre. La calidad a raudales en todas las posiciones está siendo hilvanada para la ocasión por el míster, que después coserá todo un estandarte de buen voleibol. Se ha trabajado duro, ‘tan lejos’, pero llega demasiado pronto, ‘tan cerca’, una Supercopa que tendrá como árbitros a la pareja madrileña formada por Francisco Sabroso y Juan Antonio Erce. Será en Los Planos a las 18.00 horas y el espectáculo, pese al momento, está garantizado, porque siempre es así cuando el uno frente al otro se sitúan, con una red de por medio, Unicaja Almería y Teruel.

Ambos se han enfrentado en siete finales por este título con cuatro naranjas y tres verdes. De ganarla, sería la octava en el palmarés ahorrador, o sea, título nacional número 29, hacia el sueño de sumar la treintena en otros tantos años en la élite.

Leave a Response