redaccion@godeporte.com
jueves, octubre 18, 2018
Voleibol

María Giménez ‘ficha’ por Unicaja

Farmacéutica y nutricionista, desde la Parafarmacia Reyes Católicos dirigirá esta temporada las dietas personalizadas que seguirán todos los jugadores ahorradores: “Sostendremos el 100% de rendimiento”

Haciendo patria y sabiendo bien que pisa sobre seguro, lo dice claramente: “Aquí en Almería tenemos productos muy buenos para comer muy bien, la cuna de las hortalizas y las verduras, buen pescado y buena carne… buena materia prima en la que basar la dieta”. María Giménez va a dirigir lo que coma Unicaja para que la alimentación de la plantilla sea una aliada en la consecución de los altos objetivos, “un nuevo reto profesional” que se toma “con muchísimo orgullo”, confiesa, porque se siente identificada con el club ahorrador: “Cuando me lo propusieron, ni me lo pensé, dije ‘yo quiero colaborar’, porque el voleibol me encanta y Unicaja, con lo almeriense que soy y me siento, me encanta”.

Esta farmacéutica y nutricionista practicó este deporte en sus años de colegio en la Compañía de María, “era colocadora y también sacaba muy bien”, recuerda, lo que igualmente explica su alto grado de implicación con el nuevo proyecto verde. Experta en asesoramiento a deportistas individuales, es la primera vez que lleva a todo un equipo completo, sabiendo que su aportación para los títulos es básica: “Al equipo se le ve mucho potencial y se nota que tiene ganas, que es importante, y me consta que trabajan mucho todos los jugadores, con un gran esfuerzo, así que creo que es un gran candidato a ganar todo”. Su misión es que la nutrición de cada uno ayude a “sostener el 100% de rendimiento individual”.

Es obvio que “la alimentación y el deporte están muy ligados, y que el que lo hace de forma profesional lo tiene que llevar a rajatabla, porque si no, se le nota en el rendimiento; tú puedes ser muy bueno jugando al voleibol, pero si no te alimentas bien, no vas a dar tu 100%”. Lo primero es un estudio pormenorizado que se está realizando en consulta a todos los componentes del plantel usando un analizador de composición corporal: “El mío es marca Tanita y de ‘multifrecuencia segmental’, que es más fiable y realiza un estudio más completo”. Dotada por tanto del mejor instrumental, “mide el porcentaje de grasa, la masa muscular, los líquidos, la grasa visceral, la edad metabólica y el metabolismo basal”.

Su trato humano a otra ayuda a la hora de cumplir los retos alimentarios: “Les voy a poner las pilas para que mejoren su alimentación –risas-, y así mejoran también su composición corporal, baja la grasa y sube el musculo, y eso para un deportista es básico, dentro de que ya están muy bien preparados”. No quiere ‘sobresaltos’ en los desplazamientos ni antes de partido: “Cuando está acostumbrado a comer algo no se debe de cambiar, porque te puede influir, pero sí que poco a poco en el día a día, se irá mejorando y habrá adaptación paulatina”. No solo de verde se va a alimentar Unicaja: “Los mitos en el deporte son varios, como con los hidratos, que suelen consumirse con abuso, y se está viendo que no es tan así”.

De hecho, “no hay que comer tanto azúcar e hidrato antes de entrenar o jugar porque incluso se ha descubierto que tanto hidrato genera mucho lactato en el cuerpo, y eso hace que luego aparezca más cansancio y llegue el bajón típico”. En la nutrición deportiva moderna “se ha visto que con grasas se función muy bien, y hay que hacerlo poco a poco, en un proceso adaptativo”. Altura y musculatura del plantel ahorrador no son un problema para ella: “A veces las dietas son más complejas para un deportista porque tiene mucho desgaste, pero no tiene mayor importancia; distinto es que no le guste algún producto y que yo tenga que tener cuidado de lo que le pongo para que la siga con agrado además”.

Así es para todo el mundo en general, no solo para el que practica deporte de alto nivel. María Giménez, desde la Parafarmacia Reyes Católicos, recomienda que se produzca un asesoramiento de un profesional para una dieta personalizada: “Es importante porque hay dos tipos, los que hacen dietas por su cuenta diciendo que saben lo que tienen que comer, y cuando viene aquí se dan cuenta de que no es así porque hay mitos arraigados como que las grasas son muy malas, que el huevo se puede tomar muy poco…, y los típios que hacen dieta de revistas que no están adaptadas a esas personas; la dieta hay que adaptarla a cada cual y así se conseguirá una adherencia para que la pueda llevar a cabo”.

No se trata de ‘sufrir’, sino de disfrutar comiendo lo correcto: “Se adapta a gustos, modo de vida, a lo que necesite, porque la proteína no va a ser lo mismo para una persona que pese cien kilos que para una que pese 50 kilos, tampoco la que tiene diabetes respecto a una persona joven sana que haga deporte… la dieta cambia mucho de una persona a otra”. Ha percibido que cada vez la gente se preocupa más por la alimentación, que es consciente de que te puede hacer estar mejor o peor, pero es vedad que viene cuando ya está fatal, mucho sobrepeso, dolores en las rodillas, el azúcar muy alto, cuando ya se ven muy mal, se acongojan”. Se ha producido un alejamiento de la dieta mediterránea, eso sí, algo a corregir: “Se come mucho producto procesado, muchos dulces, en la compra normalmente ves muchas galletas y otras cosas elaboradas que no son buenas, mientras que lo que hay que consumir son productos naturales, verdura, carne, pescado, huevos…”.

 

María Giménez lo resume en “volver a comer como se comía antes”, lo que pasa es que “hoy día no tenemos tiempo y somos muy cómodos”. No puede evitar que su vida en la calle sea una continuidad de su desarrollo en consulta: “Me fijo y digo ‘la de obesidad que hay, cada día hay más’; cuando voy al supermercado y veo los carritos, me sorprendo de las porquerías que se compran para comer”. Por eso insiste en que “para la población normal es básico alimentarse bien porque es algo que repercute, evidentemente en el cuerpo y en todos los aspectos de la salud; una persona con diabetes tipo 2 puede evitar pincharse insulina, se puede tener un control sobre enfermedades autoinmunes como por ejemplo hipotiroidismo e incuso se pueden mejorar con la alimentación y con buenos hábitos de descanso y de deporte… la buena nutrición da menos probabilidades de enfermedades y una mejor calidad de vida”. Entre las actividades recomendadas, ir al Moisés Ruiz: “Todas mis amigas se van a abonar esta temporada”.

Leave a Response