Rugby

Honestidad de URA ante el gigante CRC Pozuelo

union rugby almeria division de honor b

Que llegue el minuto 75 de un partido perdido desde mucho antes y que los hombres sobre el campo se vacíen para lograr un ensayo, solo con el honor del rugby y el deber ante la grada, eso se llama honestidad. URA no pudo ante un conjunto de juego brillante, con muchos reservas y con la cita en Almería metida en su preparación para el ascenso a División de Honor. CRC lo busca desde hace varias temporadas, y ya lo merece. Si lo logra, o si lo consigue el Ciencias de Sevilla o el Liceo Francés, Almería no tendrá que jugar la promoción. En cuanto al desarrollo del encuentro, complicaciones en defensa para frenar el vistoso juego del adversario, bien en melé y regular en touch, pero sobre todo minutos para los menos habituales en ambos bandos.

Al primer golpe CRC lo tuvo claro y jugó a touch en la zona de cinco metros de URA, con una perfecta ejecución para formar un maul desde el que anotar su primer ensayo. Giro de gusano y depósito del oval para una transformación sencilla posterior y subir el 0-7 en el marcador. Tranquilo el XV almeriense, lo que más tuvo que lamentar fue el cambio prematuro, en el minuto 10, de Lucas Melián. Se había dudado sobre su participación en el partido, pensando en su recuperación de lesión de tobillo de cara a la posible promoción, pero sí salió de inicio teniendo que ser sustituido demasiado pronto. El partido había visto los primeros puntos de Unión Rugby Almería, con una patada a palos distante que Graciarena transformó tirando de concentración.

Pero la calidad del segundo clasificado se hizo notar, pese a su rotación en el equipo inicial, y lució lo que ya se sabía, un sistema de juego vistoso, efectivo y de complicado control para las cortinas locales. Así, anotó dos ensayos, uno por cada banda, aplicando velocidad en el pase y contundencia en el contacto. En el minuto 15 el mérito fue de Canosa, que aguantó lo suficiente para esperar la incorporación por banda de De Santiago, camino expedito hacia el try. En el 18, con aun la digestión de ese segundo agujero, CRC cambió hacia la derecha un ataque letal, con sprint espectacular de 40 metros para empezar a romper el choque de manera definitiva. El 3-19 sí se mantuvo algo más en el tiempo, pero antes de la media hora la ruptura fue por el centro.

Bonita jugada, agradecida pese a ser contraria desde la grada almeriense, fue el aviso de que había que replantearse varias cosas, con llamada al orden de un Pablo Jiménez que vio como Graciarena maquillaba algo el marcador con otra patada transformada en palos (6-26), pero que tuvo que bajar al césped para reunir a los suyos detrás de la ‘H’ al recibir el quinto ensayo. Fue otra vez por la derecha, pegado a la cal, con continuidad y velocidad en el pase para desarbolar a la defensa almeriense. Así se llegó al descanso, con un bastante contundente 6-31 que no fue tan doloroso por no tener nada en juego y por el inicio de la animación correspondiente a la fiesta final, ya operativa tras una gran labor de logística y con la aportación humana encomiable de la directiva.

Pero en la faceta deportiva no era suficiente con lo que se estaba haciendo, ya que se quería dar al público presente, otra vez muy numeroso, la mejor cara del equipo. No pudo ser de primeras, puesto que el saque de CRC sirvió para que Bosco, placado sin efecto, perdiendo la camiseta pero no el balón, fuese directo bajo palos para el sexto try madrileño. Graciarena reanimó un poco a los cruzados con otro patada a palos exitosa al poco en el minuto 45, y otra de modo casi consecutivo en el minuto 48. El ejemplo del diferente rendimiento en las estáticas llegó acto seguido, con melé bien controlada por URA, patada a touch en zona de 22 de Nacho de Luque, y pérdida de balón en su ejecución. A la grada la levantó Sebas Urgu con una de sus remontadas por el ala.

Unión Rugby Almería solo erró una patada, pero muy distante, con balón que después se recuperó por acción de Biya, con otra touch fallida. Llegada la hora de juego sí se logró jugar una en cinco metros para rondar un ensayo que por fin llegó con paciencia, jugando una melé, pasando a maul y con Biya haciendo un try que resume el trabajo y el sufrimiento de la temporada. Lo transformó Graciarena para un tanteo de 19-38 ante un poderosísimo rival, fuerte en todas sus líneas y con un fondo de armario espectacular. De hecho, hubo que trabajar mucho en defensa ante el percutir del paquete de delanteros del Canoe. Sin embargo, creció algo en touch Almería y buscó acumular fases para recortar distancias. Cuadrado, improvisado ‘8’, fue ovacionado.

En otro golpe, con posesión, se jugó a otra touch sobre la raya de 22, se volvió a perder y CRC lució su poderío una vez más matando con juego a mano, velocidad de pase y ensayo bajo palos. Estaba claro que caben los errores ante un adversario tan complicado. A partir de melé Nacho de Luque se fugó y metió, junto con Varas, al equipo en zona de cinco metros, pero tampoco se pudo depositar el balón por defensa madrileña. URA se vació en los últimos minutos, debiéndose a su grada, y la recompensa lamentablemente no llegó ante la solidez de un Club Real Canoe al que se desea la mejor suerte en la lucha por el ascenso. Hubo ovación cerrada para Kotze al ser sustituido, así como a todos los protagonistas en el pasillo final tras un bonito encuentro.

Paco Alonso
Periodista y Redactor en Godeporte.com