redaccion@godeporte.com
jueves, octubre 18, 2018
Balonmano

BM Roquetas debuta en casa con un triunfo

Balonmano femenino

Hubo que luchar porque el periodo de adaptación a la categoría sigue en curso, pero el pasado sábado el pabellón Infanta Cristina vio el primer triunfo de BM Roquetas en el partido correspondiente a la segunda jornada del grupo D de División de Honor Plata Femenina. Las roqueteras recibían a un conjunto mucho más experimentado en la división, como era el caso de BM Pozuelo, sin embargo, los 500 aficionados que poblaban las gradas contribuyeron para que el 29-24 fuera una realidad.

Las piernas todavía temblaban en las filas de Pedro Jorge Quinto. Al igual que ocurrió en Fuengirola, las locales salieron a la pista con muchas dudas y en apenas cuatro minutos el marcador reflejaba una diferencia de tres goles (0-3).

Pozuelo se había presentado en tierras almerienses con mucha ambición. Las visitantes no dejaban muchas opciones y, pese a que los goles roqueteros llegaron, a los doce minutos el resultado era de 4-8. Con estos inconvenientes, al entrenador de BM Roquetas no le quedó más remedio que solicitar un tiempo muerto para realizar una serie de indicaciones tácticas.

Mientras tanto, en la grada el ambiente era el idóneo para una auténtica fiesta del deporte. Al reanudarse el juego, los gritos de ánimo hicieron una comunión perfecta con las órdenes del técnico y las rojillas dieron un cambio total: mayor contundencia defensiva, anticipándose a las acciones de sus rivales, y en ataque mayor movilidad. Así pues, cinco minutos después de la pausa solicitada por Pedro Jorge quinto, el marcador llegó al 8-9 gracias a un gol de Rocío.

Aún quedaba tiempo para la llegada del descanso. Las alternativas fueron constantes en los minutos restantes y el pitido que mandaba a las jugadoras a sus respectivos vestuarios llegó con tablas (14-14).

Entrada ya la segunda mitad, la igualdad e intercambio de goles se convirtió en el guion del choque. Ninguno lograba ampliar las distancias, pero una decisión arbitral desató un vendaval llamado BM Roquetas. Yasmina, jugadora local, fue excluida y sirvió para que la grada apoyara con mayor contundencia. Al mismo tiempo, Lucía tomó el protagonismo debajo de los palos y salvó que las visitantes se escapasen en el luminoso.

Poco a poco, el dominio roquetero fue una realidad. Los goles comenzaron a llegar, los nervios se controlaron y el 29-24 se convirtió en una realidad al término del partido.

Leave a Response