redaccion@godeporte.com
jueves, octubre 18, 2018
Pódium

Almería convulsiona de nuevo con la muerte súbita, que se lleva a Pae en su debut en el fútbol veterano

futbol almeria

Siempre se ha dicho que el mundo es un pañuelo, así como que en Almería nos conocemos todos, pero eso mismo trasladado al mundo del deporte se hace más cierto que nunca. José Ángel Sánchez fue el tristísimo protagonista en la tarde de este sábado en todos los grupos de whatsapp, no solo en los que él participaba, ya que era muy conocido y también querido en el fútbol almeriense. Solo 33 años de vida y un segundo de muerte.

Es lo que tardó en caer desplomado al suelo cuando se dirigía a los vestuarios tras haber jugado los primeros cinco minutos de su nueva etapa como futbolista, la de veteranos. Se había pitado el descanso y él descansó en paz porque su corazón se detuvo súbitamente. A eso siguió la desesperación de todos los que había sobre el césped de Los Pinos de El Alquián, ya que se había alistado en los periquitos para lucir las franjas azules y blancas.

Había sufrido un desvanecimiento, pero al no ser el primer caso todas las alarmas se encendieron. Tanto los compañeros en el Español de El Alquián como los rivales del CD Roquetas lo llamaban sin suerte, ya que Pae no volvería a abrir los ojos. Iban a dar las siete de la tarde, y a los pocos minutos llegó una UCI móvil del Servicio de Emergencias 061 para intentar reanimarle. El joven estaba en parada cardiorrespiratoria y había que darse prisa.

Durante una hora aproximadamente, la más amarga de la historia de Los Pinos, se le aplicaron maniobras de reanimación cardiopulmonar (RCP), pero no pudieron devolverlo a la vida. Los que quisieron morirse con él fueron sus seres queridos, y la ambulancia tuvo que trasladar a varios de ellos hasta el CHARE de El Toyo afectados por un ataque severo de ansiedad. Nadie se lo podía creer, y los suyos no pudieron asumirlo.

Decir que el fútbol almeriense está de luto es quedarse corto, ya que Almería entera lo está. Zapillero, íntimo amigo de Víctor Viciana, el jugador internacional de voleibol ahora en Bélgica, y de miles de deportistas y no deportistas, deja un vacío insuperable, como en su momento sucedió con Félix Crespo en circunstancias similares. Fue el 11 de mayo de 2012 cuando falleció tras sufrir un infarto en un Plus Ultra – La Cañada en Huércal.

En su caso se logró mantenerlo con vida tras ser reanimado aplicándole la RCP durante 15 minutos hasta ser ingresado consciente en la UCI de Torrecárdenas. Allí murió cinco días más tarde a los 34 años de edad y su historia fue un duro golpe para Almería, no más que el que ahora recibe con ‘Pae’. Jugador de Los Molinos, pasó por todas sus categorías hasta el gran División de Honor juvenil molinero. Zapillo y Alquián también han sido suyos.

Leave a Response