El Poli echa abajo la puerta de la División de Honor con una goleada final tras una enorme temporada

Vídeos: el míster Garcés hace balance del camino para ser campeón y el presidente Cano se emociona siendo campeón

futbol modesto segunda andaluza
Posado final de los jugadores, el cuerpo técnico y la directiva del Poli Almería en plena celebración por el soñado ascenso

El Polideportivo Almería ha necesitado cuatro temporadas para abandonar la liga almeriense y devolver su escudo a los campos de parte de Andalucía. Los jugadores rojiblancos de pantalón azul dependían de sí mismos para poder festejar el ascenso directo a la nueva División de Honor sénior, antesala de la Tercera División, y no dejaron escapar la oportunidad de festejar con su afición el broche de oro a la temporada, pues la victoria por 5-0, frente al Mojácar, permitió que se desplegara la fiesta en el Estadio de la Juventud.

Ya desde los primeros minutos de juego se vio que el Poli se siente de una forma distinta. Los futbolistas estaban dispuestos a sentenciar pronto y, tras superar el arranque ambicioso inicial de los visitantes, dejaron encarrilada la victoria en la primera mitad con la consecución de cuatro goles. Curiosamente, ninguno de ellos tuvo el mismo autor. Así pues, fueron Montellano, Rueda, Goloso y Córdoba los que apuntaron su nombre en la historia de los almerienses antes del descanso.

De todos modos, no quedó así la cosa. La segunda parte comenzó manteniendo el dominio local, lo que permitió que, mientras se estaba formando la fiesta entre los aproximadamente trescientos espectadores que se citaron en el escenario del choque, Álvaro Lázaro lograra el 5-0 definitivo para cerrar con su firma la presencia de su equipo en el grupo almeriense de la Segunda División Andaluza.

Tras el pitido final, los cánticos “te quiero Poli” y “campeones, campeones” fueron constantes a la vez que los integrantes de la plantilla aprovechaban cualquier tipo de líquido para amenizar la celebración junto a los aficionados. El primero en atender a Go Deporte fue Juanjo Cano, actual presidente del Poli Almería, y lo hizo con lágrimas de emoción en los ojos. Como no podía ser de otro modo, se acordó de los años de trabajo para lograr alcanzar lo que definía como “un sueño”. Asimismo, se acordaba de los espectadores: “hay mucho trabajo detrás de esto y la afición del Poli se lo merece”.

Visiblemente emocionado solo tenía “en mente disfrutar”, mientras que el entrenador cogía el megáfono y comenzaba a entonar los canticos. Antes de que Jorge atendiera a Go Deporte, Juanjo Cano reconoció que es la primera pieza para el proyecto de la entidad en División de Honor: “el entrenador es un hombre de la casa que lo vive y al final el trabajo tiene su recompensa”, dijo el presidente antes de marcharse a continuar las celebraciones.

Empapado en cava, un agradecido míster de los rojiblancos de pantalón azul hizo balance del tiempo necesario para que el escudo que representa llegue a los campos de categoría autonómica: “llevamos cuatro años, son quinientos entrenamientos, doscientos partidos, mucho sufrimiento y la alegría es enorme”. Jorge Garcés sabe de primera mano que el Poli Almería se siente de forma diferente, de hecho reconoció que cuando deje el mando del banquillo seguirá ligado al club, y, por esta razón, decía que “este año es para disfrutarlo”.

Asimismo, repasó la importancia que tiene el nombre del equipo en la historia del fútbol de la capital: “le pese a quien le pese, el Poli está muy vivo y para muchos es el primer equipo de Almería; nosotros solo queremos disfrutar, no queremos nada en contra de nadie, queremos celebrar el año y lo vamos a hacer”.

Deja tu opinión