Imaginación ‘made in Almería’ dirigiendo a Unicaja

Ignacio Sánchez abre su tercera etapa como ahorrador y presenta al también almeriense Rubén Lorente, ambos colocadores

unicaja almeria voleibol superliga ruben lorente e ignacio sanchez
Posado de ambos jugadores una vez finalizada la divertida rueda de prensa que ambos protagonizaron en el Ah! Avenida Hotel

Es nuevo, pero no tanto. El pasado verde de Ignacio Sánchez se remonta a todas las categorías inferiores, y en cuanto a senior, está abriendo su tercera etapa, en la que más responsabilidad va a asumir. Es, por lo tanto, el idóneo para darle la bienvenida a Rubén Lorente, también colocador y también almeriense, “producto de la Nueva Andalucía”. Sobre su joven compañero, de 19 años y 1’88 metros, a Sánchez le gusta destacar su paralelismo: “Me produce mucha hacer yo justo su presentación porque hay muchas similitudes en los inicios de ambos, los dos muy jóvenes a la Permanente de Palencia, siguió los mismos pasos que yo, y se fue a Textil Santanderina siendo pieza clave para que el equipo lo hiciera muy bien”.

Se puede resumir como un ‘feliz encuentro’ vistiendo ahora la misma camiseta, y encima la de su tierra: “Entrenamos juntos día a día, ya lo voy conociendo más, sé que trabaja muy bien y muy duro, y todo eso va a hacer que los dos mejoremos y seamos más completos”. La competencia, lejos de ser un problema, es muy buena para el desarrollo individual y la consecución de los objetivos personales y también colectivos: “Primero quiero que nos metamos en las finales, y sobre mí, buscaré jugar muy bien y que a raíz de ello este año me llame la Selección Española o bien para jugar o bien para entrenar; ya he ido antes, y ahora que estoy en uno de los mejores equipos lo voy a intentar”. Ignacio Sánchez apuesta todo al verde.

Rubén Lorente, por su parte, muestra el mismo desparpajo y saber estar fuera de la pista como dentro de ella. Es consciente de que se le presenta una enorme oportunidad y no piensa desaprovecharla: “Es una gran alegría estar en Unicaja, porque es el equipo que siempre he visto desde pequeño, yo más en el Moisés Ruiz que en el Rafael Florido, porque soy muy joven, y me ha aportado grandes modelos a seguir”. Sus primeras sensaciones son bastante buenas y permiten aun mucho margen: “Aun se nota que estamos al principio de la temporada, que nos falta rodaje, pero se ve que se pueden hacer grandes cosas este año”.

Eso será gracias a que “habrá un alto nivel de juego”, mediante el cual se “peleará por todo”. No es novato al máximo nivel, puesto que debutó en Superliga con gran responsabilidad en Textil: “La temporada allí fue de mucho aprendizaje, estoy muy agradecido al año que pasé allí y a todo lo que supuso para mí, y a la gente con la que estuve, que me apoyaron mucho e hicieron que vaya subiendo”. En el nuevo capítulo que se le abre, se incrementa la dosis de ambición: “No hay otra que pelear por todo, llegar a las finales y estar ahí luchando por cada título; a nivel personal esta temporada me va a venir muy bien para la evolución en mi juego, para poder aprender de gente más experta y con un entrenador contrastado”.

Todo eso suma en la mente de Rubén, que bromeó sobre “disputarle el puesto a Ignacio, al que definió como “un colocador que tiene una trayectoria, que tiene las ideas claras, de quien espero aprender”. Lorente considera que “todo el que juega al vóley en Almería, quiere jugar aquí, en Unicaja”, y Sánchez ve “esencial” la competitividad dentro del plantel: “Cualquier equipo que quiera disputar el título es necesario que diariamente tenga un equipo B que le haga no relajarse, caer en esa tranquilidad, que es buena pero hasta cierto punto”. El que decide el sexteto es Piero ”un entrenador que sabe lo que hace desde el primer momento y hasta el último”. Ignacio lo conoce muy bien: “He estado varios años con él”.

Por eso puede precisar que el italiano “tiene claros sus objetivos y tenga el equipo que tenga marca el camino a seguir, que siempre es duro pero se puede hacer”. Los escollos en el mismo son los rivales en liga, como siempre con los destacados Teruel y Palma, a los que se puede sumar alguno más. En referencia a Soria, uno de los equipos al máximo nivel en los que ha jugado Sánchez y que podría unirse a la terna de favoritos: “Yo confío mucho en Manolo Sevilla, seguro que hace un buen equipo, pero para mí los favoritos somos los tres”. Hablando de ex, Lorente deseó a Textil Santanderina al menos la clasificación para la Copa del Rey: “El año pasado nos quedamos a un punto y me alegraría mucho por la gente”.

La escenificación de la presentación conjunta, improvisación con base de un ‘buen rollo’ entre ambos, es el reflejo del ambiente de vestuario: “Tenemos un buen grupo, nos conocemos todos, de un año, de otro… y eso también es importante para un equipo campeón”. Esas palabras de Ignacio Sánchez fueron corroboradas por Lorente: “Se aprecia un ambiente espectacular, lo que va a ayudar a que la gente esté a gusto y venga con más ganas, y a partir de ahí todo vaya mejor”. En ese ambiente tiene parte fundamental la grada: “Este año, al igual que el pasado, va a ser una liga en la que no va haber equipos tan débiles como antes, y va a ser, por tanto, una liga bastante regular; eso quiere decir que no nos podemos relajar tampoco en casa y tendremos que salir con las pistolas a por todas”.

Ignacio Sánchez lo tiene claro, como también Rubén Lorente: “El primer partido es muy importante, jugar bien, ganar y marcar un poco territorio, decir ‘aquí estamos nosotros y este año va a ser el nuestro’”. Ellos serán los responsables de dirigir el juego, y el acople se está completando con éxito:, como ha asegurado Sánchez: “Ya llevamos un mes y poco a poco vamos afinando con los atacantes, muy bien”. Lo mismo piensa Lorente: “A mí me ha costado un poco más porque no había jugado con ninguno de ellos, pero ya sí se va notando que hay más feeling, más a gusto ellos, más cómodos nosotros y es cuestión de tiempo”. En breve se jugará de memoria, conociendo las preferencias de cada compañero que ataca.

El más veterano define su puesto como “el sistema operativo, el que debe tener en cuanta muchos factores, el otro equipo, el propio… y se exige mucha garra, pero también concentración; si tú te vas de ahí se lo transmites a los compañeros, y empiezan a notarlo y a no estar bien tampoco ellos”. El más joven trabaja mucho la mentalización antes de los partidos: “Tienes que mostrar una entereza sobre todo en el tema anímico y mental, porque es algo que se va a transmitir mucho a los demás, y si ven que tú ya estás agobiado o que estás frustrado porque no salen las cosas, ellos van a perder la concentración; se trata también de llevar al equipo en ese aspecto”. Imaginación ‘made in Almería’ en la distribución.

Deja tu opinión