La cuenta pendiente de la Superliga con Monfort

Unicaja Almería se hace con los servicios del receptor valenciano y el jugador responde sacando su hambre de triunfos

superliga almeria
Ataque de bola alta de Monfort en el partido que Melilla, su ex equipo, disputó frente a Unicaja en enero pasado

Sabe a lo que viene, sin duda ninguna, y pondrá todo su empeño en ello. Empezó cuando el balón era casi tan grande como él, ya que tenía cuatro años. Dotado para el deporte en general, felizmente se declinó por el vóley: “Aunque practicaba otros, llevo toda la vida haciendo voleibol; con 16 o 17 años empecé con el ‘playa’ y ya no he parado de enlazar la pista con la arena, así que realmente mi vida sí es el vóley”. En ese camino siente que le toca una parada clave: “Para mí, fichar por Unicaja Almería supone un gran paso adelante, una oportunidad muy grande que espero poder aprovechar”. De ella quiere “aprender mucho, volver a competir en el máximo nivel y sobre todo ganar títulos, tengo muchas ganas de ganar títulos”.

Javier Monfort es uno de los jugadores ilustres de este país, con una contrastada calidad, pero le falta algo para sentirse pleno: “El año mío en Teruel no pudimos ganar ninguno precisamente por culpa de Almería, y espero esta vez poder saber lo que es ganar un título en la Superliga”. Fue la temporada del triplete ahorrador, la 2015-2016, tras la que se vio seducido por lo que iba a ser Melilla: “Me fui a un club que intentaba un proyecto que parecía que pintaba mejor de lo que luego fue, y por eso ahora es muy importante para mí el fichaje por Unicaja, porque significa un paso adelante, como he dicho antes, después de una temporada complicada, que siempre cuesta mucho”. Además, se lesionó en pretemporada.

Pese a ello, en los 17 partidos en los que pudo ser alineado firmó 261 puntos, con un promedio de 15 por encuentro, confirmando su capacidad anotadora. Al cuerpo técnico de Unicaja nunca se le ha escapado su alto nivel, y por eso lo incorpora a un proyecto de ‘reconquista’ que gusta a Monfort: “Se está haciendo un equipo muy joven y también muy experimentado, y la verdad es que tengo muchas ganas de empezar con los compañeros; a muchos ya los conozco, son gente con mucha calidad, será un equipo muy compacto que puede dar mucha guerra, así que las expectativas, por lo menos personalmente, son muy altas”. La pretemporada “no cabe duda de que siempre es dura”, pero él llegará muy fuerte.

En ese sentido, se está luciendo en el Madison Beach Volley Tour en eso que para él es una ‘necesidad’ cada año: “Pista o playa, siempre me lo preguntan, y lo cierto es que cuando llevo mucho tiempo en la pista echo de menos la playa y viceversa; al final no puedo vivir sin ninguna de las dos, no podría escoger entre una y otra, pero si tuviera que hacerlo me quedaría con pista porque hay colectivo, compañeros, mientras que la playa es más individual y más dura; me gusta más la pista pero necesito desconectar con la playa cada año”. Eso le conduce a lo dicho antes: “Al estar todo el verano jugando y a un nivel físico, la pretemporada puede que me cueste menos que a la gente que no está haciendo nada”.

No solo eso, sino que llegará totalmente lanzado al inicio del curso: “Empezaré más fuerte la liga, me dará un plus que espero aprovechar”. Además, el primero de los rivales será su ex equipo más reciente, si bien aguarda con más interés si cabe a su otro ex de dos años atrás: “Tengo ganas de jugar contra Melilla, está mi hermano allí y eso, pero tampoco es un aliciente extra para mí como puede ser jugar contra Teruel, creo que contra Teruel tengo más ganas, es un rival directo, es un derbi en todos los sentidos y encima el haber estado allí también… siempre juego muy motivado ese partido, pero hacerlo con Almería mucho más”. Le van los retos y las emociones fuertes, preparado para los momentos importantes.

Javier Monfort no encoge el brazo en los balones que deciden, y se siente un tipo afortunado por ya poder decir que ha estado en los dos grandes de los últimos tiempos: “Siempre es motivo de orgullo estar en los dos equipos a los que muy poca gente tiene la opción de poder ir, y yo la he tenido, así que muy contento de saber lo que es Teruel y sobre todo de tener la opción de hacer grandes cosas con Almería”. Quiere títulos, y para ellos hace falta la afición: “Les animo a que vengan a todos los partidos como siempre lo han hecho; para mí es una alegría poder tenerlos de cara y no de frente, porque es una afición muy fuerte que sigue a su equipo a todos sitios; espero no defraudarles y conseguir grandes ilusiones”.

Nacido en Valencia el 30 de julio de 1990, está en los 27 años y en un momento de madurez profesional y personal. Comenzó en su colegio, fue a Palencia con la Permanente y saltó a L’Illa Grau antes de regresar a su tierra a subir y consolidar en Superliga 2 al Universidad Politécnica de Valencia. Hizo un año solo de playa y después firmó otro ascenso con Mediterráneo, pero a Superliga, siendo además el mejor jugador de plata. Le valió para fichar por Teruel y debutar así en Superliga directamente jugándose el título, que no ganó ante Unicaja. Clara progresión ascendente, tras el paso por Melilla su tercer destino al máximo nivel es Almería, en donde espera ampliar su palmarés tras una Copa Príncipe y una Superliga 2.

Deja tu opinión