Tres victorias seguidas de la campeona de España para honor intacto en el Campeonato de Europa

La Universidad de Almería saca orgullo y pese a quedarse fuera de las medallas no baja los brazos para ser novena al final

universidad de almeria campeonato de europa futbol
Delegación almeriense completa una vez finalizado el torneo disputado en tierras croatas y que le deparó mala suerte de inicio

Lo sencillo habría sido dejarse llevar, bien por el desánimo o bien por la dejadez, pero ni una cosa ni la otra pueden jamás aflorar en el grupo que desde hace varios años tantas alegrías está dando no solo al deporte de Almería, sino de España. La doble subcampeona continental caía a las primeras de cambio, perjudicada por la mala suerte de caer en un grupo corto, es cierto, pero sobre todo por el gafe de cara a la portería rival.

Los dos partidos de grupo se perdieron por la mínima y con lo mínimo puesto por parte de sus contrincantes, que con muy poco ni se creían haber vencido a una de las grandes favoritas. Es más, a ambas se les dio un baño de fútbol, y sendas derrotas llegaron con una sola jugada aislada en cada uno de los partidos. El calco entre el primero y el segundo fue perfecto, con ocasiones clamorosas erradas, incluido un penalti.

Lejos de arrojar la toalla, han el equipo ha competido por la novena plaza como si del oro se tratara, como debe ser en cualquier deporte, con la nobleza de darlo todo en cada encuentro. Así, y tras tres partidos consecutivos venciendo, el honor de la Universidad de Almería ha quedado a salvo. A los 3-0 y 3-1 ha seguido un 2-1 ante la Ural Federal University de Rusia, y la amargura se ha dulcificado con la satisfacción del deber cumplido.

Desde la delegación de la UAL reconocen que “no era fácil mantener el espíritu competitivo y las ganas de luchar tras la mala fortuna de la primera fase”, al tiempo que añaden que “sin embargo los de Fran Marín son jugadores humildes que, a pesar de los subcampeonatos logrados en años anteriores, y de los dos títulos conseguidos este año, el andaluz y el nacional, se han adaptado y han luchado por la mejor clasificación”.

En concreto, en el último partido han sacado a relucir su oficio de ganar, puesto que sin ser el mejor que han realizado, sí han vuelto a hacer lo que en ellos es habitual. Tras una primera parte muy floja, en la segunda hubo doblete de Joseíllo en la recta final del choque, primero de cabeza en el 28 culminando una jugada colectiva y después en el 33 robando en el centro del campo y resolviendo ante el portero ruso.

Quedaban dos minutos y el partido estaba sentenciado, a pesar de que el equipo ruso se acercó en el marcador marcando el gol del honor ya en el descuento. El viaje de ida pasó factura con sus 19 horas de duración, y ahora queda el de vuelta, que se hace sin medalla pero con la cabeza bien alta. De Osijek a Budapest, y de ahí vuelo a Madrid para completar el trayecto en autobús hasta Almería.

Deja tu opinión