Un haz de luz ilumina a Dani Romera en La Masía y el delantero se cita con la UD Almería en Segunda

Dos días de descanso en La Cañada tras golear con el filial del FC Barcelona al Valencia Mestalla y pensar en el ascenso

fc barcelona almeria
Un rayo de sol entra por el rostro de Dani Romera posando con el banderín de córner de la Ciudad Deportiva de La Cañada

No puede andar dos metros seguidos sin que sus vecinos de toda la vida lo paren. Es el orgullo de un barrio muy futbolero y al joven Dani eso le supone una gran responsabilidad. Como no, aprovechando la merecida pausa que aprovechó para recargarse en casa, no le cabía otra que acudir a la Ciudad Deportiva para presenciar el choque senior entre La Cañada y el Oriente, derbi almeriense en la División de Honor. No tiene mucho que ver con su nuevo entorno, en el que se confiesa muy feliz, pero seguro que el secreto de su éxito es saber convivir con los mejores del mundo sin olvidar a los futbolistas modestos.

Romera precisamente se está haciendo como futbolista allí donde se han ‘fabricado’ no solo estrellas rutilantes sino grandes deportistas y personas. Esa formación integral que siempre ha definido al FC Barcelona es la que siempre quiso vivir, y su trabajo le llevó a cumplir el sueño. Ahora lucha con el filial por devolverlo a la Liga de Fútbol Profesional, sabiendo aprovechar cada vez que Luis Enrique lo reclama para un entrenamiento con el primer equipo. Talento y talante, universitario y jugador, técnica y físico, realmente a Dani Romera se le ve distinto, fuerte y confiado.

Es fundamental no levantar los pies del suelo en exceso y conservar las raíces, pero al mismo tiempo se puede permitir la licencia de soñar con alguna convocatoria que lo vista de blaugrana entre las mismas cuatro paredes que los Messi, Suárez y Neymar. Es delantero, y eso lo complica todo, o no. El joven ‘cañaero’ sabe que tiene la ocasión única de aprender y se ha puesto en ‘modo esponja’. Por ahora el filial tiene casi atada la promoción de ascenso a una Liga 1|2|3 en la que espera verse con la UD Almería. Sigue a los rojiblancos desde la distancia, y no descarta una posible vuelta porque no se cierra puertas.

Por ahora no hay prisa, porque en la casa culé lo aprecian y valoran. Él devuelve esos sentimientos con toda su profesionalidad y con hechos sobre el campo. “Dani, pásate a tomarte una tapica”, y él pide jamón con almendras.

Deja tu opinión