La Divina Comedia de Piero Molducci

El hombre de las estadísticas quiere hacerlas añicos frente a Ca’n Ventura y que Unicaja logre una remontada inédita

unicaja almeria superliga masculina voleibol
Piero Molducci tras el primer triunfo de Unicaja Almería en este play off, en semifinales frente a Ushuaïa Ibiza Voley

Dante Alighieri dio a la obra cumbre de la literatura italiana una estructura que acababa en final feliz. Sus tres cánticas son ‘Purgatorio’, ‘Infierno’ y ‘Paraíso’, por ese orden, y así creó ‘La Divina Comedia’. Otro italiano, Piero Molducci, se puede considerar un ‘creador’ en el mundo del voleibol, especialista en dar un giro de 180 grados a la peor situación y en hacer posible lo que se ve imposible, ello cuando el viento no sopla a favor. Regresó para frenar lo que estaba siendo una ‘dictadura’ de Teruel, y ahora pretende parar en seco la fuerza emergente de Ca’n Ventura: “Yo pienso que cada partido se puede ganar, pero lo importante es que el equipo juegue bien para poder lograrlo”.

El técnico de Unicaja Almería asegura que no tiene una gran parte emocional: “Yo miro vídeos, miro mucho la estadística de nuestro equipo y del equipo contrario, hemos hecho sesión de vídeo de nuestro equipo y después lo haremos de Palma, así que emocionalmente por ahora nada, porque me centro en que hemos jugado dos partidos con porcentaje en ataque muy malo y que hemos perdido justamente, porque en el ataque está la finalización de todo el voleibol”. De todos modos, ha diseñado una semana normal, sin altibajos salvo algún ligero problema con la rodilla de Ferrera y la consabida baja de Israel Rodríguez, que no entrena en pista pero hace piña: “La gente pienso que se encuentra bastante bien”.

Tras su análisis detallado de lo ocurrido en el primer fin de semana de la serie, tiene claro que se puede dar la vuelta: “No hay una enorme diferencia entre los dos equipos, la hay, está claro, pero no tanto, y la hemos tenido en la pista basada en dos fundamentos, que son el contraataque y el balón alto, que ellos han atacado mucho mejor que nosotros, pero por lo demás, en bloqueo más o menos igual, la recepción un poco mejor ellos, pero no mucho, al centro hemos jugado más o menos igual… la diferencia es que si la recepción no es buena ellos ponen el balón en tierra y nosotros no, esa es la diferencia sustancial, han bloqueado más y defendido más en los momentos importantes esos balones altos”.

Hay lectura y hay corrección, pero además hay calidad para decidir a favor en el punto determinante: ”Lo importante es el momento, la diferencia entre un jugador bueno y un jugador menos bueno es el momento; un campeón o un jugador regular se separan en el momento importante, en el balón importante; un campeón saca lo mejor que tiene, y a mi me gusta mucho el tenis también por eso; si tú miras el calentamiento del número uno del mundo y del número cien es más o menos igual, pero cuando llega el partido, el número uno te saca un ace en el momento importante, o una pelota difícil, y el número 20 no te lo saca; ahí está casi siempre la gran diferencia”.

La semana ahorradora ha sido normal, lo que confirma la confianza en el trabajo que se ha desarrollado y que dio el liderato muy holgado de la fase regular: “Lo cierto es que no cambia mucho el entrenamiento para nosotros porque haya una final u otro partido clave; trabajamos un balón alto, o una bola rápida, hemos mirado el vídeo y hemos visto que muchas veces con bloqueo a uno no hemos hecho punto, y con bloqueo a uno hay que hacer punto, además, con bloqueo a dos no hemos tenido la cabeza lista, no hemos sido inteligentes para jugar el bloqueo, para disfrutar el bloqueo; muchas veces hemos jugado sin pensar y este es el problema que hemos tenido, principalmente”.

La fortaleza mental individual debe tirar del grupo en los momentos en los que los sets estén más comprometidos, sabiendo que es algo que habrá que corregir al darse bajones en el ánimo: “Esto puede pasar en cada partido, de hecho ha pasado este año bastantes veces, que estemos por delante en el marcador de cuatro o cinco puntos, como con Teruel, ante el que nos ha pasado dos o tres veces, y nos ha remontado bastante fácil porque en el momento en el que hay que cerrar, muchas veces no lo hacemos, muchas veces la gente no piensa como debería de pensar en ese momento; el árbitro puede fallar, como puedo fallar yo o puede fallar un jugador, todo el mundo puede tener errores”.

Por eso, “lo importante es tener siempre la cabeza fría, el colocador, solucionar el juego, el atacante, solucionar el juego del colocador, eso es el voleibol”. No sería la primera vez que se logra algo que parece imposible, como es remontar un 0-2 en la final: “Siempre hay una primera vez en la vida; el año pasado prácticamente habíamos perdido el título en Teruel, porque perdíamos el cuarto partido 2-0 y tuvieron la bola para cerrar la liga, remontamos y ganamos el quinto aquí, así que yo espero que este año pueda pasar lo mismo, que juguemos muy bien en Palma y regresemos”. El primer fin de semana ha sido el ‘Purgatorio’, el segundo será seguro el ‘Infierno’, y de haber un tercero se buscaría el ‘Paraíso’.

Deja tu opinión