Honores de un pueblo para sus jornaleros del fútbol

Más de dos millares de aficionados se congregan en la Plaza Mayor para celebrar el ascenso a Segunda B del CD El Ejido

tercera division a segunda b
Un tremendo gentío se lo pasó en grande en cada momento de la celebración, como con el manteo al capitán Javilillo

Los valores que en demasiadas ocasiones parecen perdidos en el mundo del fútbol esta vez se han reunido en una misma escuadra. La humildad, la lucha, el sacrificio y la constancia han sido los ejes sobre los que se ha movido la plantilla y el cuerpo técnico del CD El Ejido de la temporada 2015-2016, la misma que pasa a la historia por haber revivido viejas sensaciones en un pueblo.

La localidad, acostumbrada a que en su día a día precisamente esos mismos valores se vean reflejados en prosperidad, no ha tenido otra que rendirse a la evidencia de que este equipo representa con fidelidad lo que El Ejido supone. Entre los más fieles a los colores celestes se ha venido usando la palabra ‘jornaleros’ para definir con orgullo a sus futbolistas, y la comunión ha sido perfecta.

Ni un solo balón por perdido, ni una sola estrella con ganas de brillar más que los demás, ni un solo minuto sin trabajo, la liga regular en un grupo que ha demostrado ser de alto nivel en sus puestos altos, con dos ascensos a Segunda B, fue una advertencia. Se habló de soñar, y todos creyeron. El CD El Ejido luchó contra los rivales y contra la indiferencia de un público desencantado.

Pasados los meses el éxito ha sido doble, puesto que se ha logrado un histórico ascenso a Segunda B, pero ante todo se ha hecho un milagro, el de ‘levántate y anda’. Eso es lo que la entidad presidida por Vicente Puertas le ha dicho a los numerosísimos aficionados al fútbol de El Ejido y de la comarca a la cara, y ha dado razones para creer en un proyecto humilde y ambicioso a partes iguales.

Pero ojo, que eso también se logra con cantera, con cuatro años de trabajo en las bases, con más y más niños y niñas involucrando a sus familias con el celeste que visten sus hijos e hijas. Fútbol sala, fútbol 7 y fútbol 11, técnicos bien cualificados y una influencia cada vez mayor que ha dado juego a todos los núcleos de la localidad ejidense. Javi Fernández ha puesto el cerebro.

Con Jose Lirola se salió de las profundidades y se llegó a categoría nacional, por lo que su trabajo en el banquillo también debe ser reconocido. Alberto González es el artífice del salto más difícil, el que saca del pozo de los 18 grupos de la Tercera División y mete a El Ejido en el grupo de los 80 equipos de los cuatro grupos de Segunda B. El fútbol es de bronce gracias a su sabiduría.

Bermeo, Lorca Deportiva y Laredo, segundo, primero y primero, y todos decidiendo fuera el pase de ronda y el ascenso. Mil kilómetros de vuelta que se hicieron por carretera pero ‘volando’, y tremenda fiesta en la Plaza Mayor ejidense con dos mil aficionados arropando a los jornaleros héroes. El alcalde Francisco Góngora, tras una intensa jornada electoral, recibió a la delegación celeste.

Se lee como un importante acontecimiento para el municipio, por lo que el primer edil agradeció “a todos los jugadores, parte técnica, directiva, miembros del club y a toda la afición” el esfuerzo conjunto que ha posibilitado el ascenso. El regidor repasó valores: “nos habéis devuelto la ilusión y, algo más importante, nos habéis hecho sentir orgullosos del juego que hacéis, de como sudáis la camiseta y de como os entregáis en cada partido”.

Ello ha sido el resultado de algo importante, como es que “desde el club se ha conseguido conjuntar un equipo muy sólido”. Góngora representa a toda una población feliz con su equipo: “como alcalde y representante de todos los ejidenses, os quiero dar las gracias por ese esfuerzo, trabajo e ilusión que le ponéis; cada vez que acudo a un partido no sólo disfruto cuándo ganáis, sino de cómo ganáis y como jugáis”.

El alcalde hizo hincapié en el importante papel que juega la afición: “el club debe tirar hacia arriba, sobre todo cimentado en una buena base como es la cantera y la afición”. Para el responsable municipal, “ahora es tarea de todos, del Ayuntamiento también, que ha estado apoyando y va a seguir apoyando al club, así como de toda la afición que seguirá creciendo y como no, de las empresas que deben de invertir en deporte como desarrollo de un municipio e imagen de una ciudad de futuro”.

A Góngora no se le escapa que al esfuerzo se ha sumado mucha inteligencia y una constancia clara de la realidad: “todo el mérito es vuestro y me siento muy orgulloso de un club que está trabajando con mucha humildad, mucha sensatez y mucha cabeza, pero también con muchas ganas y mucha ambición, porque nos sentimos ejidenses y queremos que nuestro club esté lo más alto posible”.

Deja tu opinión