Unicaja programa la explosión definitiva de Artés

Antonio Casimiro es la primera renovación anunciada por la entidad ahorradora, apuesta en el líbero español del futuro

unicaja almeria superliga
Gesto de celebración de Antonio Casimiro Artés durante la disputa de uno de los partidos de la final pasada en el Moisés Ruiz

Nadie dijo que fuera fácil. El salto de juveniles a senior, y directamente a bordo de una escuadra llamada a ganar títulos, se hace notar, pero el talante a la par humilde y a la par ,competitivo de Antonio Casimiro ‘Artés’ le ha dado un punto de equilibrio que a su vez ha aportado al equipo. Se llama reciprocidad, como la que ha habido para ‘entenderse’ de nuevo: “La negociación ha sido muy rápida y se ha visto el interés común de ambas partes, porque las dos queríamos lo mismo, seguir en contacto la una con la otra, así que estoy muy agradecido al club por ello”. Se bautizó como ‘el alma blanca de Unicaja’ y seguirá vestido de verde en una temporada que debe ser la de su consagración en la élite.

De hecho, así lo entiende la entidad ahorradora, que deposita en el joven líbero toda su confianza y que lo ha convertido en el primer nombre desvelado de lo que será el plantel de la 2017-2018. Hasta ese detalle no cae en saco roto para el jugador: “Ha sido una muy grata sorpresa porque no me lo esperaba, y es para sentirse orgulloso, que el primer jugador que presente Unicaja Almería sea yo”. Se trata de un guiño a un mañana construido con talento y cantera, pero Casimiro no se queda con lo simbólico, sino que promete hechos: “El futuro hay que ganárselo día a día; Dios quiera que vaya todo bien, que siga trabajando y que con esfuerzo y constancia, lo que se está dando ahora pueda confirmarse”.

Educado en los valores del sacrificio para alcanzar las metas, insiste en que “para eso hay que trabajar muy duro día a día”. El gen que predomina en su naturaleza también hace lo suyo y le hace sentirse orgulloso de sus raíces: “Rotundamente sí seguiré llevando ‘Artés’ en la camiseta; mis dos apellidos significan mucho para mí pero ese es muy especial y la persona por la que lo llevo –su abuelo materno- merece este reconocimiento; lo hago con mucho orgullo, tratando siempre de defender sus valores, y por eso lo voy a llevar ahora y toda mi vida”. Con sólidos pilares, el líbero acomoda sus retos a su personalidad: “Tengo miles, pero creo que el principal es seguir mejorando”.

Agradecido de toda aquella persona que le aporta, no duda en subrayar su deseo de “seguir aprendiendo de cada jugador, de cada técnico”. Sabe que es básico el no parar de acumular experiencia: “Me hace falta a mí y a cualquier jugador joven, y por ello prometo seguir demostrando y trabajando”. Vivencias ya ha acumulado en el año de su debut, en el que lo bueno ha predominado sobre lo malo: “La mejor parte de haber entrado en la élite es haberme dado cuenta de que todos los jugadores, de mayor o menor escala, somos personas, y que el grupo humano es el culpable de que el equipo consiga títulos, llegue a las finales, compita a un buen nivel y que una temporada sea más amena para cada uno”.

Por lo tanto, se queda con el grupo humano y le cuesta trabajo sacar algo negativo porque sabe “las consecuencias que tiene estar aquí”. En ese sentido, hasta eso lo pasa al polo positivo: “No te queda apenas tiempo libre, pero como es lo que yo quiero, dedicárselo al voleibol, pues nada”. Muchas son las razones para elegir su continuidad en Unicaja: “Las principales pasan por el proyecto que tienen este año en general y que tienen respecto a mí en concreto, y también por el trato humano que hay desde la plantilla, cuerpo técnico, directiva, presidente… todo el mundo, y como no, porque para mí es de sentirse orgulloso estar en el equipo de mi tierra y jugar cada partido delante de mi gente; eso me llena de satisfacción”.

Llamada a filas

Hilando, tiene claro que “este año se debería llenar el pabellón en cada partido, que la grada arrope al equipo, porque la afición es el jugador siete de cada equipo y se nota”. Antonio Casimiro otorga un voto de confianza en la ciudadanía: “Confío ciegamente en los almerienses, en la gente que ama al voleibol, que este año se va a abonar”. Es muy directo con el mensaje: “Os necesitamos, nos vemos en el Moisés Ruiz, así que a abonarse”. La espinita de los títulos está para sacársela, y ello es lo que ambiciona: “Estoy deseando; nos faltó nada para conseguir alguno, pero bueno; como cualquier jugador que compita los títulos son importantes, y los que tenemos espíritu competitivo lo sabemos”.

No obstante, agradece enormemente la actitud del club: “Ninguna presión, porque los objetivos son jugar las finales, pero claro, yo estoy deseando ganar algún título con Unicaja”. De hecho, ha dejado pasar varias ofertas de la Superliga, alguna de ellas importante: “Es de agradecer, una pequeña recompensa al trabajo, pero no queda otra que seguir trabajando para que lleguen este tipo de noticas, que al fin y al cabo no dejan de ser totalmente positivas para el jugador”. Por lo tanto, está muy agradecido pero centrado en el verde: “Gracias a todos los clubes que se hayan fijado en mí, que se hayan interesado, pero bueno, este año tengo un reto muy muy grande –vehemente- en Unicaja Almería”.

Lo de la tierra lo lleva muy a gala, y es por eso que está encantado de entregarse en todas las actividades paralelas propuestas por el club verde: “Antes de todo soy almeriense y para mí es un orgullo y me gusta cuando vamos a los colegios y a los demás eventos, en los que en muchas ocasiones puedo ser un reflejo para los niños, que ven lejos la posibilidad de llegar en sus respectivos deportes o metas”. Su mensaje a los pequeños es claro: “Llegarán a donde quieran, pero trabajando duro día a día y con el objetivo siempre en mente, en mi caso gracias al club que ha depositado tanta confianza en mí, y eso a ellos les llega muy de cerca”. Campeón de España juvenil y campeón de Europa universitario, ‘Artés’ quiere iniciar ya su palmarés senior.

Deja tu opinión