Aviso de lleno en el Moisés y Slaught desenfunda

El Club Voleibol Unicaja Almería recomienda la retirada de entradas con antelación en la sede del club ante el gran interés

superliga masculina de voleibol ante cv teruel
Alex Slaught completando un calentamiento previo a partido en el Moisés Ruiz antes de recibir a Río Duero Soria

La campaña de abonos de este año pareció hecha a su medida, llegado desde el ‘lejano oeste’ y con mirada fría y desafiante. Alexander Slaught es un ejemplo para sus compañeros, ganándose el respeto de todos desde el primer momento ante su modo de ser, pero sobre todo de estar. Dijo semanas atrás que aceptaba su roll y que su aportación iba a seguir a tope en los entrenamientos, pero listo por si le tocaba jugar, como finalmente ha sido. El californiano cumple su palabra: “Siempre intento estar preparado porque es posible entrar desde el banquillo, y eso incluye no solo entrenar cada día duro, sino también calentar duro durante el partido en la esquina”. En Los Planos fue reclamado, se sintió feliz por ello y enseñó lo que es.

No ha perdido la calma por la doble derrota, y no es tanto lo que dice que cómo lo dice: “Todavía vamos a pelear por la liga, porque no está acabado; todavía Teruel tiene que ganar un partido más”. Lo que se puede tomar como un ‘mensaje tipo’ de los que corresponde lanzar vista la situación en al que se halla la final, en su tono de voz y en su rostro se convierte en una sentencia. No obstante, no oculta que “Unicaja tiene que ganar tres y está más difícil”, pero es un hombre tranquilo: “Vamos a por todas, y en mi opinión para ganar tenemos que jugar dos partidos completos, con cada faceta del juego muy bien, a alto nivel, porque es un equipo muy fuerte, no podemos darles oportunidades y aprovechar las nuestras”.

Se han superado ya momentos complicados en la temporada, sobre todo ganando con mérito una plaza en la final de la Superliga o no perdiendo la calma en cuartos de final de la Copa del Rey para después llegar también a esa final, pero Slaught no confunde términos: “Es verdad que hemos perdido este año y hemos levantado después la situación, pero yo no veo esto como sufrimiento, así que pienso que en la final todavía estamos vivos y sí podemos ganar; no veo perder los dos primeros partitos como sufrimiento, es solo dos partidos, y nos tienen que ganar tres”. Tan sencillo como eso, y concentrado para lo que se avecina: “Este viernes espero que lo demos todo, que vayamos a dejarnos todo en el campo”.

Dentro de su simplicidad de conceptos, “no se puede decir que esperas ganar o que esperas perder, porque todo lo que puedes hacer es prepararte y cuando empieza el partido, pelear hasta el fin”. Así ha sido por su parte durante todos los meses previos, y de ahí su felicidad cuando Molducci se gira y lo señala, “porque trabajas y entrenas cada día por la oportunidad de jugar en el partido”. Además, el turno ahora es de Almería, y eso no se puede olvidar: “Gracias a los aficionados por el apoyo de este año y esperamos poder jugar el sábado así como la semana que viene”. Por ahora, solo existe el viernes y solo es admisible un pabellón lleno: “Es importante, es nuestra casa y la energía de los fans nos ayuda mucho”.

Por el equipo no va a ser, y por Alex Slaught ‘Alejandro’, tampoco: “Siempre estoy motivado para ganar, soy muy competitivo, no me gusta perder, como todos, y voy a seguir hasta el fin”. Así lo ha comenzado a entender desde muy pronto la afición fiel y la menos habitual al Moisés Ruiz. Los de siempre, los incondicionales, ya se han movilizado para tirar de su entorno más cercano a vivir el espectáculo final de la Superliga, y los simpatizantes, grupo muy al alza desde en los últimos tiempos, no se quieren perder la lucha de Unicaja Almería por remontar y poder levantar su duodécimo título liguero. Ahora es el momento, porque no se admiten tropiezos y solo hay un camino marcado, que es el de tres victorias consecutivas.

Ese movimiento social se ha dejado notar en la sede del club ahorrador desde el mismo inicio de la semana, con llegada de peticiones de reserva de entradas de ciudadanos a título particular y de colectivos, que desean ser parte de un sueño en grupo. Si en la semifinal se contó con la presencia de aficionados del voleibol del varias provincias tanto andaluzas como españolas, para la final está sucediendo lo mismo, e incluyo viéndose incrementado. Es por ello que Unicaja Almería ha dado la recomendación de reservar pero también de retirar las entradas con antelación suficiente, ya que el aforo del Moisés Ruiz comienza a verse completo y no está garantizado, por motivos obvios, poder acceder al pabellón.

El protocolo está en funcionamiento incluso desde la semana pasada, sin saber lo que sucedería en los dos primeros episodios de la serie final, y las dos derrotas no han influido en el interés por asistir a uno de los mejores espectáculos deportivos que se pueden vivir en este país, al alcance de los almerienses como todo un lujo del que hay que aprovecharse. El club agradecerá la ayuda de sus patrocinadores y colaboradores: Unicaja Banco, Fundación Bancaria Unicaja, Diputación, Junta de Andalucía, Fuenteliviana, DAEN, Autocares Ramón del Pino, Viajes Alcazaba, Ranyel, Ortopedia Oliva, Q-Vision, Resonancia Magnética Alcazaba, Hospital Mediterráneo, Hotel Ah! Avenida y Espacio Gastronómico Tony García.

Deja tu opinión