Cocinar tres recetas fitness ricas, sanas y fáciles

Nuestro personal trainer se centra en la alimentación más energética que nos ayudará a mejorar rendimiento y físico

alimentación fitness
La mermelada es de una elaboración muy sencilla y de unos valores enormes para la práctica deportiva y la mejoría

Hola a todos. Por un día voy a cambiar la temática de mis artículos, ya que esta vez os voy a detallar tres sencillas recetas súper ricas y sanas. Comenzamos pues:

Pan de Centeno

El pan se hace prácticamente imposible abandonarlo en nuestra dieta. Cada vez vemos en las panaderías o supermercados más variedad de panes, pero normalmente su composición es superior en harina de trigo que en harina integral, de centeno, y por ello sabemos que tendrá un índice glucémico mayor. Ello hará que la insulina en sangre se eleve, entrando la glucosa al torrente sanguíneo más rápidamente, y lo que buscamos consumiendo pan integral es justamente lo contrario.
Os cuento como se hace un pan de centeno casero.

Ingredientes:

  • 80 gramos de harina de avena
  • 40 gramos de harina de centeno
  • 30 gramos de harina de maíz
  • 6 claras de huevo
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 100 ml de leche de vaca desnatada o alguna vegetal
  • 1 sobre de levadura química

Preparación:

  1. Precalentar el horno a 200ºC
  2. Mezclar en un bol todas las harinas y echarle la cucharada de aceite
  3. Echar la leche y empezar a remover, sumándole las claras poco a poco hasta que la masa quede homogénea. No se debe de quedar dura como las masas del pan pero tampoco muy líquida. Del molde se echará directamente al molde
  4. Echar la masa al molde
  5. Hornear durante 15 minutos, el pan debe de quedar dorado e inflado

El pan se puede conservar durante unos días tapado con un paño de cocina.

alimentación fitness

Crepes o tortitas fitness

Vamos a aprender a hacer unas tortitas súper sabrosas, para cualquier momento del día. Yo las utilizo para antes de entrenar, para desayunar, snack… y la verdad es que ¡¡me chiflan!!. Luego también entra en juego la imaginación de cada uno, porque se le puede echar cualquier cosa.

Ingredientes:

  • 4 cucharadas soperas de harina de avena (colmadas)
  • 3 claras de huevo (siempre una clara menos que cucharadas soperas de harina de avena tengan nuestras tortitas)
  • 75 ml de leche o medio yogurt
  • Canela
  • Sacarina o estevia al gusto
  • Mucha imaginación: la receta hasta aquí es lo elemental, pero, ¿qué pasa si le echamos imaginación? Yo rara vez me las hago como he dicho. A mi me gusta que cada tortita me sepa diferente, y dependiendo de la comida que se trate y de las necesidades nutricionales que tenga, le puedo echar un puñadito de frutos secos, media manzana, unas pocas fresas, plátano, una pizca de zumo de limón, polvos de proteínas… Aquí entran en juego vuestros antojos, pero, ya os digo, la receta tradicional sin inventos es hasta antes de este punto.
    *No suele ser una mezcla muy espesa, es mas bien ligera*

Preparación:

  1. Mezclar todos los ingredientes en una batidora hasta que se quede sin grumos
  2. Haber precalentado la sartén antiadherente a fuego medio con una cucharada de aceite mientras se preparan y se baten los ingredientes
  3. Usar una servilleta para extender el aceite y quitarle aceite a la sartén
  4. Verter la mezcla en la sartén hasta completar el fondo del tamaño que se desee la tortilla
  5. Cuando empiezan a salir pequeños agujeritos por la tortita procederemos a darle la vuelta

Ya tendremos unas tortillas fitness súper sabrosas, pero digamos que no les habéis echado a la mezcla ni manzana, ni fresas, ni plátano. “Álex, están muy buenas, pero quiero algo más dulce, tengo ganas de un caprichito, pero el problema es que las mermeladas tienen mucho azúcar”. No os preocupéis, os cuento cómo hacer una mermelada también.

Mermelada de frambuesa fit

Puede ser un complemento ideal para vuestras tostadas de pan de centeno casero, o para vuestras tortitas.

Ingredientes:

*Para 3 tarros de mermelada del tamaño de los de mermelada Hacendado*

  • 1 bolsa de frambuesas de 500g (la podéis encontrar en LIDL o Carrefour)
  • Medio litro de agua
  • 4 láminas de gelatina
  • Zumo de un limón
  • Sacarina o estevia al gusto

Preparación:

  1. Poner el medio litro de agua en una olla con las frambuesas a fuego medio, y mientras ponemos 4 láminas de gelatina en remojo en agua fría
  2. Remover la olla y deshacer las frambuesas mientras se remueve
  3. Añadir el zumo de limón y el edulcorante que hayamos elegido a la olla. Os aconsejo que probéis el sabor a ver cámo está de dulce
  4. Añadir a la olla las láminas de gelatina, remover hasta que se deshagan y se sacará del fuego (las láminas estarán súper blandas y un poquito mas hinchadas)
  5. Dejamos que se enfríe un poco, lo servimos en los tarros y lo metemos en la nevera una vez se enfríen del todo.

Al meter en los botes la mermelada y cerrarlos aún caliente, hará un vacío que conseguirá que nos dure más tiempo.

Espero que os hayan gustado mis recetas, os aconsejo a que busquéis más porque ¡¡hay miles!!. Dicho esto, me quito el delantal por hoy y os volveré a traer noticias sobre ejercicio físico. Un saludo a todos!!

Deja tu opinión