Reacción inmediata de la UDA o hasta luego Lucas

Opinión: mi decepción y pesimismo son brutales pero no queda otra que agarrarse al próximo partido contra el Oviedo

ud almeria la liga 123
Antonio Puertas se queda clavado pensando sobre el césped del Carranza con el Cádiz celebrando su gol (Foto: JL Matarín)

Se cumplen hoy justamente veintiún días de las últimas líneas que escribí haciendo mención a la cuesta de enero que se le avecinaba a nuestra UD Almería en La Liga 1|2|3. Recuerdo que aquel día era víspera de Reyes y que, por lo tanto, el Almería recibía en el Mediterráneo al Getafe de Pepe Bordalás. Aprovechando que Sus Majestades de Oriente se iban a dar cita en nuestro estadio, mi deseo fue claro y pedí como regalo una victoria ante el conjunto azulón. Pero nada más lejos de la realidad, esa victoria que yo anhelaba y que consideraba muy importante jamás llegó y me marché a casa decepcionado, puesto que no solo no se venció, sino que tampoco conseguimos sumar ni un punto. La buena dinámica que el equipo venía trayendo en casa se vio frenada en seco.

El ambiente se empezaba a crispar y la próxima cita que el equipo tenía que encarar se llamaba Reus, un equipo recién ascendido pero que hasta ahora sigue haciendo las cosas medianamente bien y sobrevive en la parte noble de la categoría sin pasar, de momento, ningún tipo de apuros. No quiero ni recordar ese envite. Me pareció un insulto a cualquier aficionado que ame los colores de este nuestro Almería por el bochornoso espectáculo que nos ofrecieron los hombres que dirigen tanto Fernando Soriano como Juanito. Lógicamente, y como ya sabemos, el equipo se vino de vacío y sin mostrar nada jugando como visitante una vez más en lo que va de temporada.

La cuesta de enero, esa de la que tan poco nos gusta hablar y de la que más de uno ya atisbábamos que podía pasar factura, se iba haciendo realidad y los resultados positivos seguían sin llegar. Lo más triste de todo es que aún nos quedaba por delante otra difícil salida, como era visitar un estadio histórico del balompié español llamado Ramón de Carranza. Nos medíamos a otro equipo recién ascendido, pero que también está sabiendo hacer las cosas y que, por méritos propios, se ve coqueteando en los puestos de Play Off.

Ante el Cádiz es cierto que la actitud del equipo cambió, quizá porque Soriano le dio entrada en el once a las dos nuevas incorporaciones que llegaron días antes e hizo una pequeña revolución en cuanto a jugadores se refiere. Pero lo cierto es que ni aun así el equipo pudo sacar algo positivo. Es más, cosechaba la cuarta derrota consecutiva y acabó la jornada ocupando el puesto de vicecolista empatado a puntos con el Nástic de Tarragona.

Como veis, mi decepción y pesimismo son brutales, como los de muchos aficionados, pero no queda otra que agarrarse al próximo partido en casa ante el Real Oviedo y confiar en que este grupo de futbolistas, junto a su técnico Fernando Soriano, cambien ya por fin esta maldita racha de resultados y de apatía general que llevamos soportando cerca de tres años y que no nos merecemos. De lo contrario, la situación, que ya es mala de por si, se podría hacer infumable y pediré cambios.

¡Ganar al Real Oviedo es un deber y una obligación!.

Deja tu opinión