No estaban tan locos los gladiadores del voleibol de la UAL al soñar que metían a España en la final

La Universidad de Almería reescribe la historia del Campeonato de Europa y luchará por el oro tras domar al ogro Konstanz

voleibol universidad de almeria campeonato de europa
Felicidad extrema en la celebración tras el pase a la gran final tumbando a uno de los equipos más fuertes del campeonato

Desde que Juanjo Salvador tocó el cielo del voley en Macerata, esta provincia italiana tomó nota de lo que Almería es capaz de alcanzar con una red elevada a 2,43 metros. El carisma del pechinero y su garra sobre la cancha tiene una reproducción perfecta en la selección de la Universidad de Almería, que ha pasado de ser el equipo que más simpatías ha levantado en la ciudad de Camerino a confirmarse como la gran revelación de todo un Campeonato de Europa.

Invicta y líder en la fase de grupos, dio todo en un partido que no admitía medias tintas ante Rijeka, la universidad de la ciudad croata que perdió ser la sede de los Juegos Mediterráneos a favor de Almería en 1.998, y que hizo lo propio en la siguiente intentona ante Pescara, curiosamente población cercana a Camerino, en la misma región de Marcas. Había sido muy duro, a una distancia de cinco sets, todos muy disputados, pero como en la película se dice, “no hay dolor”.

El cansancio era una baza a tener en cuanta en la semifinal, una eliminatoria por el sueño de las medallas y la prueba de estar entre los cuatro mejores de Europa. Delante había un equipo alemán que encima había solventado su cuarto de final por 3-0, desgastándose mucho menos. Pero la película lo dice, “no hay dolor”, y la UAL es músculo pero es cabeza, con una moral inquebrantable y una ilusión superior a la de cualquier otra formación que haya pisado el Europeo.

Saben los hombres de Berenguel y Peñas que están defendiendo a su país, que España podía meterse en la final de la máxima competición universitaria continental, y ello les dio más alas para ganar con el rodillo tras sufrir en el inicio. Cayó también la Universidad Konstanz de Alemania, una muesca más en la culata, esta vez por 3-0 (26-24, 25-15 y 25-20). Desde la delegación se habla de que sigue el sueño, y lo seguro es ya una plata que brilla como el oro. Como siempre, nada que perder, todo que ganar.

Tras una eliminatoria de infarto en cuartos de final tocaba romper una vez más el techo, y encima Europa se lo debía a Sánchez y Sáez después de quedarse fuera de las medallas en el Europeo de Voley Playa en Chipre pese a haber ganado seis partidos y haber perdido solo uno. Vaya por delante que Konstanz es la vigente campeona de Alemania y que atrás habían dejado a Varsovia y Beykent de Estambul nada más y nada menos. El suyo es un voleibol de quilates, pero que valen como bisutería ante la UAL.

Los almerienses, que cada vez se encuentran más cómodos y cuya fortaleza mental puede con todo, fueron disciplinados al máximo, repitiendo la lectura de partido que había hecho previamente el cuerpo técnico para que todo saliera bien. El primer set fue un cuerpo a cuerpo, y los alemanes no están acostumbrados a que se lo aguanten, por lo que arriesgaron más y fallaron sometidos a la presión azul. La Universidad de Almería, sin embargo, aplicó un juego solvente que le condujo al triunfo parcial.

Sin saber encajar esa situación de partido, extraña a todas luces para los bávaros, la UAL sacó el rodillo y remató a sus oponentes brillando en cada faceta del juego, pasando por la trituradora a un equipo triturador y venciendo por paliza la segunda maga. Quedaba un set más y se pisaba la gran final, y en el tercero Konstanz quiso reaccionar y así lo hizo yéndose en el marcador, pero jamás perdió el sitio una Almería que tras tiempo muerto igualó, que con Raúl Muñoz sacando se fugó, y que dio muerte rápida al favorito.

Su secreto es que son tan sabios del juego como para saber que siempre deben aprender y dejarse guiar, si bien Manolo Berenguel les deja espacio a su creatividad y talento. Además, es un grupo de amigos que están disputando un Campeonato de Europa como juegan cuando se reúnen para divertirse. Se conocen muy bien, son un bloque y están sabiendo primero crear y luego disfrutar un momento histórico. Han revolucionado no solo el panorama del voleibol universitario europeo, sino también a su propia tierra almeriense.

Queda la final ante Technical University of Munich, bicampeón de esta competición, además en las dos últimas ediciones de Nicosia (Chipre) en 2013 y de Rotterdam (Holanda) en 2014. El partido se disputará este domingo a las 17:00 horas y será retransmitido en directo por live streaming en la web del campeonato,  pinchando aquí. La medalla ya está colgada, y ahora falta saber el color del brillo, pero sabiendo que pase lo que pase son unos auténticos campeones que se han ganado el respeto de todos.