Versión pro de Juanmi González para reclamar sitio

El receptor asumió la responsabilidad en los momentos que decidieron la victoria de Unicaja Almería sobre Ca’n Ventura

voleibol unicaja almeria superliga
Remate de zaguero de Juanmi González en el primer set del apasionante choque disputado el pasado sábado en el Moisés Ruiz

Destacó, se marchó a Italia y en su regreso a España una lesión le frenó en Soria, pero ya había avisado en la pretemporada, en unos pocos días en Almería entre su doble estancia con la Selección Española, de que aparecería el verdadero Juanmi González. No se ha hecho esperar, y en la primera prueba seria de nivel su aportación fue determinante, cuajando un extraordinario partido ante Ca’n Ventura de Palma. Esto es un proceso imparable: “Después de todo, no he parado de trabajar ya sea aquí en el club o en la Selección, no tuve muchos minutos en la temporada pasada, este verano sí, pero nunca he dejado de trabajar”.

El resultado queda a la vista de todo el mundo: “Eso es lo que estoy intentando demostrar ahora, que he sido constante, y espero que dé sus frutos esta temporada”. El onubense, en todo caso, sabe que el voleibol es un deporte que se juega en equipo, y por ello se quita mérito y lo deposita en el bloque: “Contento porque el trabajo que se hizo fue bastante bueno, individualmente me salió un buen partido, pero lo más importante es que al final conseguimos los tres puntos ante un equipo que teóricamente era, con nosotros, el más fuerte de la liga”. Se ha hecho un trabajo que considera “excelente” y es para “estar satisfechos”.

En ese sentido, vista la baja de ‘Alemão’ y los problemas de Israel Rodríguez, es llamativo que hay fondo de armario: “Mario cuando salió lo hizo muy bien, como Moisés, que visto lo visto puede jugar de central o de opuesto, demostrando que tenemos una plantilla en la que puede entrar a pista quien sea y que tenemos versatilidad en el equipo”. Pero por mucho que reparta los méritos, de una manera justa, lo cierto es que su actuación llamó mucho la atención, siempre centrado pese a recibir tarjeta roja: “Lo que siempre se me ha intentado enseñar es que cuando hay un fallo o algo ajeno a un punto, que no me vaya del partido”.

Recuerda la situación con una sonrisa: “Lo que intenté cuando me sacaron la roja fue eso, y en realidad lo único que le dije era que nos dejara algo más de tiempo para sacar porque estaba pitando cuando aun estábamos hasta de espaldas al campo, pero había habido muchas protestas antes y la gota que colmó el vaso fue lo mío”. No le importó y cortó por lo sano: “Intenté seguir el ritmo que llevaba, no descentrarme, le pedí la siguiente bola a De Amo para olvidarme de la tarjeta y ya está”. Muy centrado desde el principio, tiene claro que “contra los equipos grandes como es Ca’n Ventura no puedes ir relajado al principio, ni bajar al final”.

Una de las claves estuvo depositada en ello: “Empezamos a un ritmo muy alto para no dejarles respirar y así fue el primer set; después en el segundo ellos sacaron muy bien y nos costó un poco más, pero volvimos a mantener el ritmo alto”. Eso de “empezar con garra” era algo obligado ante una gran escuadra a la que había ganas de vencer: ”Vale que no sea el partido decisivo de la liga, pero sí el más fuerte de la primera vuelta, y sí era muy importante moralmente para nosotros, para decirnos ‘podemos con esta gente’, trabajar bien, jugar bien y ganar”. Amistad fuera de la cancha, y en ella la relación se queda en la de ‘rival’.

Una inestimable aportación en la tarde del sábado Juanmi González la sitúa en la grada: “Cuando jugamos en casa siempre es una grandísima ayuda el hecho de tener a la afición, porque nos da la vida cuando celebramos un punto importante, cuando luchamos por cada punto que hacemos, siempre dando con el bombo, gritando, animando, sumadas las familias de los jugadores, que tuve la suerte de que este fin de semana viniese la mía”. Fue la primera experiencia en el Moisés Ruiz, y ahora toca el viaje más largo por carretera hasta Santander: “Las diez horas en el autobús intentaremos que no nos influyan demasiado”.

Textil Santanderina

La diferencia en relación al año pasado es que ese desplazamiento se produjo en la segunda vuelta con un hándicap importante: “Pasamos un frío increíble, algunos con sudadera debajo, todos con camisetas y pantalones térmicos, sobre todo difícil para los que salíamos desde el banquillo”. Esta vez habrá cambio en la temperatura respecto a la de Almería, pero no será lo mismo, si bien González avisa de que aquella cancha “es un fortín muy difícil, pero se irá con el cuchillo entre los dientes para seguir estando arriba”. Va a ser complicado visto el inicio de temporada de los santanderinos.

Al receptor de Unicaja Almería no le extraña: “Por lo que he visto de su equipo no me sorprende demasiado lo que está haciendo; hay un compañero que tuve en Soria, Víctor Bouza, que es un chico que juega muy buen y con el que me gustó mucho compartir pista, y además otros jugadores que le dan un punto de calidad”.

Deja tu opinión