El cielo se cae sobre los irreductibles del Plus Ultra y se sienten abandonados por el fútbol almeriense

La lluvia caída sobre Almería desploma el techo del vestuario local de Las Chocillas y deja maltrechas otras dependencias

futbol modesto almeria plus ultra
Techo caído en una de las dependencias del campo de Las Chocillas tras las últimas lluvias torrenciales caídas esta semana

No es capaz de articular unas primeras palabras distintas: “las ruinas no vienen solas”. Corresponden al infatigable presidente del Plus Ultra, que se siente muchas veces decepcionado pero que siempre es capaz de remontar el vuelo anímico para seguir dando guerra. En pocas ocasiones un club es tan de la imagen y semejanza de su mandatario. Pepe Sánchez Cortés sufre como nadie, pero siempre sale adelante sin dejar a nadie atrás. Los suyos lo son con todas las consecuencias, y de ellos arrastra sin abandonarlos nunca.

Precisamente ese verbo, el de abandonar, es el que conjuga para definir su sentimiento actual. En la noche del domingo al lunes y en la mañana del lunes diluvió en Almería. Fue demasiada agua para la maltrecha estructura de las dependencias del histórico emplazamiento de Las Chocillas, que cedió y se vino abajo dejando el encapotado cielo al aire. Se desplomó el techo del vestuario local, se vino abajo alguna pared y quedaron tocados el del ambigú y el de los servicios. Ni una muestra de aliento para la familia blanca.

De eso se lamenta el presidente, de que ningún gesto de solidaridad haya llegado al Plus Ultra desde ningún club ni de la capital principalmente ni de la provincia. Solo Facebook, el auténtico muro de las lamentaciones de Sánchez Cortés, le ha hecho llegar el ánimo de algunos protagonistas del fútbol almeriense. Lo demás, el más profundo olvido por parte de todos. Afortunadamente esta historia tiene una parte positiva, y es que no hay que lamentar daños personales cuando podrían haberse producido y ser irreparables.

Las paredes se levantan y los techos se echan, pero las decepciones marcan para siempre y el Plus Ultra así se siente. Los escritos ya están presentados a las administraciones y a la la Delegación Almeriense de la Federación Andaluza de Fútbol, eso tras vivir la sensación de que a nadie importa qué suceda con esta especie de aldea gala de Asterix y Obelix y los demás galos irreductibles. Eso sí, están por la labor siempre de ayudar y colaborar, pero si hay que ir a la batalla disponen de una poción mágica llamada dignidad.

El que avisa no es traidor, y Sánchez Cortés vuelve a rescatar su queja de siempre, y es de siempre porque nunca se le pone solución: “ni una sola ayuda”. Va a la contra cuando se le calienta el ánimo al ver que los demás clubes disponen de instalaciones nuevas sin pagar nada o pagando poco. Además, a eso se une que el papel que ha querido adoptar por pura voluntad el Plus Ultra es el de club que da cobijo a todo el que quiere jugar al fútbol sin cobrar nada a los niños a los que forma. Ahí no está solo, porque tiene padres a su lado.

Fue a las seis de la mañana aproximadamente cuando se cayó el techo, y por eso no dejó a nadie enterrado en ese momento. Pero cuidado, que puede enterrar a alguien una vez en el suelo si se busca en el fondo de la cuestión. Mientras tanto reina la indignación y la pena por la falta total de solidaridad del fútbol almeriense, y pese a todo públicamente Sánchez Cortés quiere dedicar el fin de semana a Aljarilla, el delegado del Roquetas ingresado en la UCI. Unos 36.000 euros es la primera tasación de daños en Las Chocillas, más lo que no paga el dinero.

Fútbol modesto almeriaFútbol modesto almeriaFútbol modesto almeria