La reina de Europa no abdica y jugará la final: la Universidad de Almería se confirma como potencia

La selección de voleibol de la UAL vence por 3-0 a Serbia con mentalidad ganadora y espera a Niza Sophia Antipolis

campeonato de europa de voleibol universidad de almeria
La delegación almeriense posa con la bandera de España, país al que meten por segunda vez consecutiva en la final europea

Es evidente que ya da igual lo que pase, que la confirmación está muy clara y que la Universidad de Almería ha vuelto a tener en su selección de voleibol y gran reclamo para la captación de estudiantes de toda Europa. Tras una participación impoluta de cinco victorias falta una sexta, pero suceda lo que suceda ya están ganados los honores de un equipo que además está sabiendo renovarse con nombres nuevos mezclados con los veteranos. No podía haber quinto malo, expresión castellana que encaja a la perfección con ese papel de defender la bandera de España en el Campeonato de Europa Universitario. De hecho se venció por 3-0 en un choque realmente complicado con un segundo set eterno y de inagotable fortaleza mental.

La Universidad de Nis, procedente de Serbia, es un equipo rocoso, con muchos centímetros y sobre todo con mucha conjunción entre los elementos en pista. El tanteo fue de 25-23, 32-30 y 25-22 ante un rival que contaba con un opuesto de alto nivel como es Przic, así como con el receptor Opacic o el central Marinkovic. Por lo tanto, había que tener las cosas claras, como así sucedió según relata Juan Ignacio Peñas, el entrenador de la UAL: “tras haber analizado al equipo rival en los partidos previos que pudimos ver los planes nos fueron bien, anulando al receptor más flojo en la recepción, al que sustituyeron antes de finalizar el primer set, y también conseguimos controlar los ataques del opuesto”.

Muy pocos puntos para Przic en la primera manga y acto seguido desconexión del jugador más determinante, eso como una clave fundamental junto a manejar lo mejor posible “los saques del central, de mucha potencia y difíciles de controlar, que en el primer set logramos contrarrestar, con buenas recepciones especialmente de nuestro líbero Oscar González, hecho que hizo que este jugador serbio, y en general el equipo al completo no supieran como responder a nuestro juego”. Se habían puesto las bases para acceder a la segunda final consecutiva, pero hubo de tirarse de fortaleza mental para cerrar el 24-20 favorable que después fue un 25-23 definitivo muy ajustado y aviso de lo que se venía encima.

El segundo set fue maratoniano, espectacular, un toma y daca en el que además se remontó hasta una diferencia adversa de cuatro puntos con el 6-10. Se estaba listo para esta situación y la Universidad de Almería demostró que es la vigente campeona, y que quien quiera arrebatarle su corona europea tendrá que ir a por ella, pero que la defenderá con todo. La receta fue la de “ser pacientes para recortar el marcador poco a poco, y así fue”. La igualdad se restableció en el punto 22, pasándose a disfrutar de varias ocasiones para haber cerrado el segundo set mucho antes, pero el rival era muy bueno y también dispuso de ellas hasta que se llegó al 32-30 final que ponía 2-0 el marcador. El golpe o el acicate moral, dependiendo de si se gana o se pierde una manga así puede ser significativo.

Demasiado cerca y mucho ganado como para fallar, el tercer set continuó desarrollándose de forma similar, con el marcador muy ajustado y con diversas alternativas hasta llegar al 20-19. La gestión de los puntos decisivos fue efectiva y llegó al saque de Jorge Soriano, con cinco consecutivos, dificultando enormemente la recepción serbia. Pero no solo se atacó, sino que se defendió muy bien y se afinó el bloqueo para ir punto a punto hacia el que fuera bola de set y de partido. Llegó con el 24-20, los de la Universidad de Nis vendieron cara su derrota y la apretaron hasta el 24-22, siendo la tercera realmente la vencida con un saque fuera de los balcánicos y llevando la locura a la parcela de cancha almeriense.

Será a las 20.00 horas cuando se haga la última batalla de defensa de título ante la Universidad de Niza Sophia Antipolis, con toda Almería pendiente de que se pueda repetir la gesta de reinar entre las universidades europeas. Los franceses ganaron su semifinal a los ingleses de Northumbria por 3-1, y antes había logrado imponerse en los cuartos de final contra el equipo alemán del Wurtzburg, el mismo grupo que la Universidad de Almería, por un rotundo 3-0 de tanteos fáciles. Previamente ganó sus dos partidos de grupo a Oporto y a Ben-Gurion de Israel, por lo que también llega invicta a la final, como la UAL, pero con un partido menos ha haber sido su grupo más corto.

Deja tu opinión