Seis metros de almenas sobre la red de Unicaja

Los tres centrales que lograron el histórico triplete verde siguen en la plantilla ahorradora dando clases de lectura

voleibol superliga
Posado de los tres centrales de Unicaja Almería simulando un bloqueo un triple en la sesión de fotos del equipo

Si la ‘p’ con la ‘a’ hace ‘pa’, en voleibol la lectura es un poquito más complicada, porque no siempre se tienen claras las letras con las que conformar la sílaba. Dependiendo de la que use el rival, tú tienes que buscar la adecuada para que el balón no pase y caiga dentro de la pista contraria. El bloqueo es uno de las pilares fundamentales sobre los que se ha erigido el triplete, y está claro que los centrales tienen no todo pero sí un gran protagonismo en ello. Para algo son las atalayas del equipo, en el caso de Unicaja aportando seis metros y siete centímetros al centro de la red muy bien repartidos entre los tres. Si además todo ese potencial físico va al ataque, resulta imparable en la mayoría de las ocasiones.

Para vestir la elástica ahorradora hay que trabajar muy duro, y justo eso es lo que Moisés Cézar, Manuel Parres y Borja Ruiz hacen para completar su talento innato y ser decisivos. Los tres utilizan precisamente la palabra ‘trabajo’ en sus planes de 2017, ambiciosos con lo que queda por venir, pero apoyados en lo ya conseguido: “Todo el mundo sabe que ha sido espectacular, ha sido un 2016 perfecto y 2017 esperemos que sea bonito, trabajaremos para ello y ojalá que lleguen los títulos”. El murciano Borja Ruiz lo tiene muy claro, como también Manu Parres: “El balance del año 2016 es bastante positivo, junto con los títulos del año pasado está el buen comienzo de este año, y la verdad es que estoy contento”.

El ilicitano quiere que “el año que viene se mantenga igual de positivo, que se mantenga también el trabajo y que lleguen más títulos para Unicaja Almería”. Los deseos son mejores si son compartidos, y queda claro en Moisés Cézar, que se centra en ayudar al equipo: “2017 para mi, lo que me ronda la cabeza, es que tengo que mejorar más para apoyar en bloqueo y que pelemos por los títulos de la liga y de la Copa del Rey”. El brasileño asume que la temporada no traerá pleno, pero puede ser magnífica: “Repetir un triplete es muy difícil pero nos quedan dos títulos más para los que tenemos que jugar concentrados, buscarlos porque Almería es un gran club, para mí el mejor club de España”.

También en sus compañeros de posición se ha despertado la autocrítica y se ha elevado el grado de autoexigencia tras la Supercopa. “Ganamos el triplete y ahora estamos invictos en liga con solo un set perdido, pero en Teruel no estuvimos al nivel, empezamos flojitos, luego subimos el nivel y se notó en que empezamos a ganar, y al final por detalles se llevaron la Supercopa”, dice Borja Ruiz. En cuanto a Manu Parres, la expresión es ilustrativa: “Acabamos el año con esa espinita clavada de ese primer título que teníamos en juego, pero en general insisto en que el balance es positivo quitando la Supercopa”. Ante la derrota, Borja confía en el camino iniciado: “Tenemos que seguir entrenando como lo estaos haciendo”.

Una de las claves es el convencimiento de que se hace un buen trabajo, unido a las ganas de corresponder, como deja bien claro Moisés Cézar: “Tenemos la mentalidad de luchar, de pelear, de entrenar, de hacer lo que sea para estar en las finales”. El brasileño se siente “agradecido y contento de estar otro año más aquí”, yendo incluso más lejos: “Ya digo que soy de Almería porque quiero vivir aquí”. Al llegar la temporada pasada habló de su hambre de títulos, y le llegó un triplete que aun no le sacia: “Vine convencido de trabajar muchísimo para ganar y fueron tres seguidos; este año estamos caminando bien, perdimos la Supercopa, pero así son las cosas, en voleibol no se empata, o se gana o se pierde”.

Igual de feliz en Almería está Manuel Parres, que se siente “muy cómodo aquí, en una ciudad que es muy acogedora”. Se confiesa muy contento y desea “que las cosas sigan como están, por el mismo camino”. Ello pasa por desear en 2017 “mínimo un par de títulos más”. Sobre eso, sobre la ambición de engrosar el palmarés, habla Borja Ruiz en la misma línea: “Está claro que en 2017 tenemos dos títulos muy importantes por delante, y pese a que es verdad que siempre se exigen las finales desde el club, no lo es menos que los jugadores que han venido lo ha hecho para eso, han venido para ganar títulos y llevar a Unicaja a los más alto, que es donde ha estado siempre”.

Para que se logren otra vez sale la palabra ‘trabajo’ en boca de los tres, si bien hay otro secreto a voces: “La clave es el trabajo que realizamos semana a semana y el grupo es otra de las claves, un grupo este año otra vez bastante completo y va a ser determinante para conseguirlo”. Así lo asegura Parres, que ahora piensa en “desconectar un poco estos días y recargar las pilas”. Esa solidez no escapa en el balance de Borja Ruiz tras una fase regular y media con solo una derrota: “Si te pones a pensarlo son muchísimas victorias y una sola derrota, gracias a que tanto el año pasado como este tenemos un equipo muy regular, muy fuerte, y estamos para ello, haciendo muy bien las cosas y esperemos que se mantenga”.

El murciano recuerda el mérito de ganar tanto “al tener que mantener un nivel muy alto porque los rivales te lo ponen muy difícil, así que sostener esa regularidad es complicadísimo y se entrena muy duro para lograrlo”. Para Parres, sin desmerecer en nada toda esa trayectoria, es igualmente importante dar la mejor versión en los momentos clave: “No podemos centramos en eso solo, porque lo que cuenta es cuando se están jugando los títulos, así que la regularidad es una recompensa al día a día, ir ganando está muy bien, pero es fundamental estar muy concentrados en el próximo título, que en concreto es la Copa del Rey, e ir mentalizados de que lo vamos a hacer mejor que en la Supercopa, cometer menos errores y ganar”.

El equipo hace grande al jugador, y Borja Ruiz lo tiene muy claro y presente porque “lo reflejado en el club se ve reflejado en la Selección”. El cartagenero está en la órbita del combinado nacional y sabe que esta temporada es clave: “Cuando te llaman, te dan la oportunidad y vas y juegas mostrando el nivel que has tenido en Unicaja, la gente te ve… ha ido bien, hemos clasificado contra grandísimos rivales y todo perfecto”. Pero queda rematar la faena en el momento determinante: “Ya se hizo un gran papel este verano, fue duro pero se consiguió, y ahora llegará el Campeonato de Europa en un grupo muy difícil en el que confía en estar para medirme a los mejores jugadores del mundo”. El Campeonato de Europa aguarda.

Deja tu opinión