A Rubén Lorente le toca revivir su debut en SVM

El colocador almeriense visita su casa de Cabezón de la Sal vestido de Unicaja Almería para la redención de los verdes

voleibol superliga masculina
Rubén Lorente entrenando el bloqueo, precisamente la acción de juego con la que sumó punto ante Urbia Voley Palma

Se le ilumina la cara y no lo puede evitar. Un chaval de la educación y respeto que atesora Rubén Lorente sabe ser agradecido. Si se le nombra a Textil Santanderina habla del club como algo suyo, pero sobre todo se siente especialmente feliz si se le hace mención a Cabezón de la Sal. Es el próximo destino de Unicaja Almería, el viaje más largo de todos los de la temporada. Las 12 horas en autobús van a ser más cortas para el joven colocador almeriense que para el resto de los jugadores ahorradores, puesto que esperará con ilusión muchos reencuentros: “Va a ser una alegría enorme volver a verlos a todos y estar allí”. Salió de la Permanente con el destino de la Superliga vía Cantabria y jamás lo olvidará.

El Matilde de la Torre, la ‘guarida’ del conjunto dirigido por Ignacio Marcos, “es uno de los pabellones más bonitos en donde se puede jugar, no tanto por las mismas instalaciones en si, sino por la gente”. A Rubén Lorente se le agolpan imágenes de su etapa en la localidad norteña y se le pinta la sonrisa en el rostro: “Es increíble cómo se vuelca la afición, cómo está todo el mundo apoyando al vóley… yo, nada más llegar allí el año pasado y ver los primeros partidos cómo todo el mundo tenía esa preocupación y esa implicación con el equipo… fue algo espectacular que me maravilló desde el primer momento”. Es perfecto conocer de ambiente y cancha, y por eso no se fía de lo que pueda suceder si no hay concentración.

Espera su oportunidad de poder participar en el juego, ya que “siempre hay ganas, pero la vuelta a Cabezón es una motivación especial”. De hecho, y como un gran profesional que es, lo dará todo por Unicaja Almería, si con tono jocoso asume que desde que vuele el balón se olvidarán de su pasado cántabro hasta que caiga por última vez al suelo: “Allí sé que durante el partido voy a ser el enemigo a muerte, pero después ya he hablado con la gente, que es gente que la verdad es que me marcó mucho, y solo puedo estar agradecido a ellos”. De hecho, no duda a la hora de valorar su elección por Textil Santanderina: “Es de los mayores aciertos que he podido tener porque ese año me hizo muchísimo bien”.

El aprendizaje que recibió le vino muy bien y aprovechó mucho el tiempo, como ya se está viendo en un Unicaja Almería al que satisface la personalidad agradecida de su joven colocador. Rubén advierte sobre las dificultades que los verdes se van a encontrar: “Viene de hacer un buen muy partido en Ibiza, ya luchó mucho contra Soria, que no es un rival fácil, y creo que este partido tiene que servirnos un poco de ‘redención’ de lo de este fin de semana; ganar allí con esa confianza y mostrar esa autoridad para volver a reponernos un poco y dar un empujón anímico, que nunca va a venir mal”. Está claro: “Prohibido pensar en Teruel porque sabemos que como ellos se metan en el partido y se lo crean…”.

Lorente sabe que si se pierde la concentración, habrá “momentos que van a ser realmente duros”. De hecho, añade al respecto que “hay que ir mentalizado de que cuando antes se acabe y menos predisposición a sorpresas haya, mucho mejor, porque se puede poner bastante feo”. En cuanto al equipo local, funciona como tal: “Se han mantenido piezas que fueron muy importantes, se ha mantenido un buen bloque, porque que allí se ha dado importancia al equipo como conjunto, ya que entienden que es lo que va a darle esa fuerza; hay cambios ,pero el bloque se mantiene”. Entre los destacados, “Fran Calzón, es de Cabezón”, como dice el grito de la grada: “Es un utrerano cabezonense”.

Respecto a esa expresión utilizada, la de ‘redención’, al colocador le parece que hay mucho bueno a lo que aferrarse sobre lo sucedido frente a Urbia Voley Palma: “Es un partido en el que no estuvimos acertados, no hicimos un gran juego, pero aun así hay que intentar quedarse con la parte buena, y estuvimos compitiendo contra un equipo de los que sabemos que vamos a jugarnos todo contra ellos; a pesar de no hacer un gran trabajo, estuvimos luchando y compitiendo hasta el final y hay que tratar de mantener una garra, una actitud y una intensidad, que al final es lo que nos va a dar los partidos”. Eso fue lo que procuró cuando Piero Molducci lo reclamó en pista mediado el tercer set.

Puso todo lo que tenía con una misión: “A todos nos gusta jugar estos partidos que son tan disputados, que son de lo más bonito que hay, y sí, tenía en mente que el encuentro estaba en una fase complicada e intenté hacer de revulsivo, que ese carácter que está a veces más bajo, tratar de revolucionarlo un poco, incidir en el tema anímico, no solo para ese set sino para entrar en el siguiente con otra mentalidad”. Cuenta, como se ve, con una gran madurez que le hace confiar en Unicaja: “Tenemos un gran bloque; es solo un partido de liga, un pequeño palo, pero esto es muy largo, la liga se gana o se pierde en los play off, y tenemos tiempo de mejorar, de rectificar y de aprender de lo que ha pasado”.

Deja tu opinión