Ganas de más y mejor de los receptores verdes

El plantel por cuatro de Unicaja Almería, Slaught, Monfort, Rodríguez y Almansa, hablan del potencial ahorrador verdadero

Superliga masculina voleibol
Los cuatro receptores del conjunto verde posando en el gimnasio, Rodríguez, Almansa, Monfort y Slaught (izq a dcha)

Son cuatro voces expresando una misma ambición, y ocho ojos viendo las mismas cosas. Unicaja Almería todavía no es lo que puede ser, y para que nadie crea que sí, sirve lo sucedido en esta primera mitad: “Si tenemos que sacar alguna lectura y darnos cuenta de las cosas, nos viene que ni pintada la primera vuelta, habiendo perdido los dos partidos contra rivales que van a ser a priori nuestros adversarios para conseguir los títulos, así que no queda otra, ver cuál es el camino, saber los fallos y trabajar más que nunca si queremos, cuando se jueguen los títulos, que se vengan para Almería, trabajar, trabajar y trabajar, no queda otra, no preocuparnos por tonterías, no pensar en mala suerte”. Jorge Almansa, capitán, da la orden.

Para el cartagenero no hay que “perder energía en pensar en un balón”, sino que hay que dar el máximo: “Si de verdad queremos ganar, el único camino posible es trabajar el doble que ellos para estar por encima”. Es más, no cree en la suerte: “En esos pequeños detalles de cada partido, pequeños gestos, el equipo que está mejor entrenado se va a llevar los balones decisivo, y no tanta suerte, el voleibol es demasiados puntos para decir que es suerte o no”. Entre fuera y dentro lo ha visto Israel Rodríguez: “Ha sido una lucha no solo ahora sino durante todo el verano, contra el tiempo y contra la recuperación”. La opinión de sevillano es muy similar: “Respecto al equipo, se puede mejorar en muchos aspectos”.

Su receta, la misma: “Está claro que el día a día va a ser importante, el entreno de cada semana, se puede mejorar un poco aun”. Sabe Rodríguez que los tiempos para ello no van mal: “Lo importante es que esto sirve para llevar bien tanto a la Copa del Rey como a los play off; sabemos que los tres de arriba vamos a estar peleando a ver quién va a ser primero o segundo al final de la liga regular, así que se trata de llegar al final de la mejor forma posible”. Lo más complicado para el ‘bombardero de Europa’, en su ámbito personal, “es aguantar mentalmente porque ha sido duro, parecía que iba bien y ha llegado un pequeño bajón ahora”, con el que está lidiando y siempre con la mente puesta en el horizonte.

De un alto nivel de autoexigencia es el discurso de Javier Monfort: “Personalmente creo que no ha sido malo, pero creo que no ha sido perfecto, no he dado de mí todo lo que he podido dar”. Ello hay que verlo en un contexto: “Creo que aún falta cohesionarse más el equipo y creo que tengo que dar más lo que tengo; ha habido momentos en los que no he tenido confianza para soltar todo lo que tengo, que he jugado un poco acongojado, y como el equipo no acaba de darlo todo… también uno solo es difícil”. Por lo tanto, hay futuro: “Después de la primera vuelta, hemos entrenado bastante, hemos rodado lo suficiente, y este parón nos va a venir bien psicológicamente para dar mucho más en la segunda vuelta”.

El norteamericano Alex Slaught es el que más rotundo habla en la comparación de Unicaja con los rivales: “Hemos mejorado y creo que muchos partidos son fáciles, pero para mí es más importante enfocarnos en nuestra calidad de juego, si el otro equipo es muy fuerte o es muy débil no me importa, ya que creo que tenemos que centrarnos en nosotros, siempre en nuestro equipo, podemos mejorar nivel si nos ponemos a pensar en nosotros, no en cosas que están fuera de nuestro control, porque entonces nuestro nivel baja; si sacamos lo que tenemos, nadie nos puede ganar”. El ejemplo lo pone en las derrotas: “Perdimos por nosotros; Teruel y Palma jugaron bien, pero creo que si jugamos en nuestro nivel, somos el mejor”.

Retoma la palabra Jorge Almansa para poner una pieza clave en esa composición de futuro, que es la humana: “El grupo es lo que se esperaba respecto a jugadores y personas, forma un equipazo; también hemos tenido a veces problemas de que si nos falta uno para entrenar, o nos faltan dos, que uno se ha puesto malo o tiene una lesión… son cosas que no podemos saber con antelación; el equipo está bien, tiene un grupo humano súper bueno, que es lo importante, y es lo que nos tiene que dar un plus, de hablar entre nosotros, de trabajar, de exigirnos el uno al otro… no pasa nada que en la pista nos digamos cosas, porque toda esa mejora es la que tiene que salir luego para lograr los grandes objetivos”.

Crecer juntos, aprender y aceptar consejos y críticas constructivas es algo que se toma como fundamental, pero que es posible con buenas relaciones, como las que destaca Israel Rodríguez: “Muy bueno el grupo, como casi todas las temporadas; en ese aspecto no hay problema porque los chavales han formado un buen grupo, se entienden perfectamente y esa mezcla de veteranía y juventud va muy bien, no hay problema; hay que mejorar en algún aspecto pero no en ese, en el juego sí y en el humano no”. Monfort coincide: “En la parte humana no hay mucha mejora más, somos un grupo muy bueno, nos llevamos todos bien, hay gente que ya no son compañeros sino amigos, y eso es positivo y nos va a ayudar mucho”.

En la misma línea sigue Alex Slaught, pero separando la componente profesional que cada uno debe desarrollar: “Afuera del campo somos amigos; todos son muy amables y divertidos para hacer cosas juntos, pero en mi opinión primero somos compañeros y segundo amigos y es lo que intento hacer, ser un buen compañero, enfocarme en mi trabajo con integridad, ser responsable… primero compañeros y necesitamos tener respeto entre nosotros como profesionales”. Eso entra en la petición para 2018 de Jorge Almansa: “Que seamos un equipo, una gran familia, que entrenemos y que nos sacrifiquemos el uno por el otro, y al final, haciendo esas cosas, que son las importantes, lo demás llega”.

El deseo de Israel Rodríguez está muy claro: “Espero llegar bien para las finales y ayudar al equipo a conseguir lo que todos queremos”. Los títulos es lo que más ansía Monfort: “Tengo la expectativa principal de poder ganar algún título, y justo por eso no tengo ni ganas de irme de Navidad, porque la primera vuelta no ha sido buena, te vas como con la sensación de que el trabajo no está del todo hecho, y con esa sensación no te dan ganas de irte de vacaciones, la verdad, así que con ganas de volver rápido, entrenar fuerte y levantar la Copa del Rey, primer objetivo a primer plazo”. Slaught tiene los mismos deseos de iniciar otra vez el trabajo: “Estoy disfrutando mucho y espero con ganas la segunda vuelta”.

Pero los días de descanso vendrán bien: “A veces me pongo a pensar y más que 9 meses son 12, vine de Rumanía a la Selección y luego encajé una cosa con la otra; he tenido dos semanas contando todo el año, así que a descansar cinco días y no ver nada redondo, como mucho un gimnasio para mantener la forma”. Jorge Almansa desconectará en familia en su Cartagena natal, como Israel Rodríguez en su Arahal: “Ha cambiado todo con mi niña, que es un ‘diablillo’ y que necesita mucha atención, mucho cariño; son las primeras Navidades con ella, a mí no me han gustado mucho especialmente, pero para mi pequeña serán lo máximo y así nos lo tomaremos, estando en familia en Sevilla, que hace tiempo que no los veo”.

Un poco más complicado para ello lo tiene Slaught, al que al menos visitaron sus seres más cercanos hace poco: “Es mi primera Navidad fuera, es difícil para mí por estar sin mi familia, pero me voy a San Sebastián con un buen amigo y es una parte de esto del voleibol, y una manera distinta; no tenemos muchas vacaciones, pero quiero descansar mente y cuerpo, disfrutar un poco y volver al voleibol”. Javi Monfort tampoco ha sido muy de estas fechas, pero sí de las personas a las que más quiere: “Todo lo que sea días libres para ver a tu familia y estar con los tuyos viene bien, así que aprovecharé para ir a casa, para ver amigos y familia, pero no tenía ganas de que fueran más, porque estoy bastante a gusto aquí y estamos en un momento en el que si pasan varios días, echas de menos entrenar y pierdes el ritmo”. Es la cantidad justa “para recuperarte un poco y seguir con fuerza otra vez”.

Deja tu opinión