Parres pide más partidos de tanta competitividad

El central de Unicaja Almería analiza la derrota frente a Urbia Voley Palma desde el punto de vista del espectáculo

voleibol superliga masculina
Manu Parres ensayando la defensa en el trabajo específico individual que realiza cada jugador blanquiverde

Le hacían falta los minutos en pista para ver recompensada su constancia en los entrenamientos y el momento llegó de nuevo ante Urbia Voley Palma. Parres está curtido en mil batallas, y ante el campeón le ha llegado una más, tensa, dura, de las que motivan especialmente: “Fue bonito volver a sentir, al menos en la grada, esos momentos de tensión, de competitividad entre los dos equipos, es algo por lo que a nosotros nos gusta entrenar día a día, para poder llegar el sábado y notar esa competitividad, algo que en el que campo gusta, a los jugadores nos motiva que haya ese tipo de piques”. El alto voltaje, expresión que se ha utilizado varias veces para definir lo ocurrido sobre cancha el sábado, puso salsa.

Es el alimento para un deporte que precisa mayor atención y que se la gana fin de semana tras fin de semana, y que además se entiende a la perfección por parte de sus protagonistas: “Fuera de los roces, muchos nos conocemos de otros años y por mucho que se haya visto que fuera un poco ‘marranete’, por lo de las tarjetas y demás, nos gusta”. Lo que pasa en pista se queda en pista, eso como sentir de los jugadores, pero se transmite a la grada y genera un gran espectáculo: “A la afición se le llega también con este tipo de partidos igualados y en los que hay emoción, así que tengo claro que el deseo es que siga habiendo muchos más como este”. A Manu Parres la experiencia le dice que del sábado se tiene que sacar mucho.

Sí, se perdió, pero es jornada 7, queda mucho y que es el momento de que pase, si es que tiene que pasar: “Una de las cosas que piensas es esa, que es mejor que se pierda ahora, que hay tiempo de reacción, se pueden ver los errores en los que fallas… mucho mejor ahora que más adelante, en un partido en el que a lo mejor te estás jugando algo”. De hecho, reconoce que no se estuvo al nivel que se esperaba: “No fue uno de nuestros mejores partidos, aunque también es verdad que teníamos a un rival mucho más potente enfrente, pero aun así se sacan cosas positivas, como que se compitió bien, el equipo lo hizo cara a cara, y lo único malo fue perder en casa, ya que aquí hay que demostrar que somos más fuertes”.

No se pudo levantar el choque por motivos muy concretos que ya se están viendo con calma y detenimiento: “Tuvimos muchos errores, muchas salidas de recepción donde nos atascamos, hubo muchos altibajos en algunas situaciones y al final nos perjudicó y se vio en el resultado”. Ante esto, seguir y seguir apoyados en lo que sí funcionó: “En general, a nivel competitivo, muy buen partido, y estamos, yo por lo menos, no del todo triste, porque sé que estamos ahí y que se puede jugar mejor de lo que se hizo el sábado y ganarle a Palma; es una derrota, no es nada más, hay que mirar las cosas positivas y seguir trabajando en el día a día para cuando lleguemos a otro partido de estas características, responder mejor”.

Eso último básicamente significa “minimizar esos errores y ver durante estos días en qué aspectos se ha fallado un poco mas, intentar pulirlo en los entrenamientos que es lo que te ayuda a mejorar y te ayuda a afrontar situaciones así”. En lo que a la parte personal respecta, regresó a cancha tras varios sets en los que no había tenido minutos, y lo hizo además muy pronto en este partido: “Me volví a sentir un jugador de voleibol, que es por lo que uno está entrenando en el día a día; entré en cancha e intenté aportar mi granito de arena”. Sobre sensaciones, que él sabe lo que marcan, mucho mejor: “Ese ‘feeling’ que tienes después del sábado hace que te sientas un poquito mejor, porque vuelves a notar la competición”.

Sea como sea, él seguirá trabajando duro: “Es difícil estar entrenando entrenando entrenando… y no jugar, así que al entrar a un partido así te falta un poquito más de ‘feeling’, un poquito más de ese toque con el balón, pero bueno. es la labor de cada uno; nosotros cuando entramos al campo tenemos que hacerlo lo mejor posible y no valen excusas de que llevas tiempo sin competir”. Por eso, ahora está claro que “borrón y cuenta nueva”, sobre todo porque “esta semana toca un viaje muy duro, muy largo, en autobús, a un pabellón también difícil en el que suele hacer más frío de lo normal, es pequeño… así que tenemos que entrar muy concentrados al partido”. El central de Unicaja Almería tiene esa máxima.

Encima, no es solo el lugar, un Matilde de la Torre que se convierte en caldera por la gran afluencia de público y su ánimo permanente al equipo, sino quien habita en él: “Textil Santanderina es un equipo que creo que siempre que hemos ido allí nos ha plantado clara y ha luchado por llevarse el partido; va a ser difícil, tenemos que mirar la derrota del sábado y mirar hacia adelante, que es el partido de Santander y se tiene catalogado a priori siempre como difícil, ante un equipo que viene de ganar 2-3 en Ibiza, así que estará con la moral alta e intentará ganarnos allí en su casa”. Ante la duda de cómo sentará la primera derrota del curso, las cosas claras: “No dejarnos llevar por ella, jugar concentrados, minimizar los errores y ganar”.

Deja tu opinión