El Almería vuelve a perder sin ideas ni gol

Al Reus le bastó con disparar una vez entre los tres palos para quedarse la victoria y subrayar los problemas rojiblancos

Almeria Reus
Los futbolistas visitantes celebran el gol de la victoria (Foto: JL Matarín)

Detrás del éxito está el esfuerzo, pero algunos tienen la fortuna de lograr objetivos sin demasiados quebraderos de cabeza. Algo muy parecido le ocurrió al Reus, que solo necesitó un disparo entre los tres palos para llevarse la victoria del Estadio de los Juegos Mediterráneos. El Almería volvió a ser presa de sus carencias, no tuvieron ideas ni gol y cerraron tres fines de semana seguidos en casa, sin contar el partido entre semana que tampoco ganó, con un punto de nueve posibles.

Había bajas para el partido y Ramis las solucionó poniendo fin al trivote para apostar, de nuevo, por el doble pivote formado por Mandi y Rubén Alcaraz, mientras que Pozo regresaba a la posición de detrás del punta. Del mismo modo, después de perder la titularidad de los primeros partidos, Gaspar volvía a salir desde el inicio, ocupando la zona del sancionado Fidel. Joaquín y Owona, como cabía esperar, eran la pareja de centrales.

El encuentro comenzó con un ritmo lento. Los locales tenían la posesión del esférico, pero las ideas eran escasas y, por lo tanto, las acciones de ataque que incomodaran a Edgar Badía también. Todo esto provocó que hubiese media hora de letargo sobre el Estadio de los Juegos Mediterráneos, donde solo destacó un gol bien anulado a Juan Muñoz.

Aunque no fuera porque se ganó en dinamismo, en el minuto 31 llegó la primera oportunidad para la UDA. El protagonista de la misma fue Nauzet Alemán, que probó fortuna con un disparo desde la frontal que se encontró con una buena estirada del portero visitante. Poco después, Nano mandó fuera por poco un disparo de falta.

Si los rojiblancos no tenían ritmo, el Reus tampoco. El conjunto catalán no había aparecido hasta el momento, pero lo hizo de la mejor manera imaginable. Tras un contragolpe, la defensa del Almería no acertó a despejar con criterio la pelota y quedó todo en bandeja para Borja Fernández para adelantar a su equipo. El futbolista visitante chutó desde la frontal de forma magistral y René solo pudo quedarse mirando mientras el tanto subía al marcador.

Comenzada ya la segunda mitad, el guion seguía igual: la UD Almería no tenía ideas ni criterio a la hora de llevar la pelota hacia posiciones ofensivas. Parecía que el aumento de intensidad del anterior compromiso liguero, frente al Real Valladolid, se había desvanecido para regresar a la versión pasiva. Así pues, de nuevo, hubo arranque sin nada destacable, salvo, curiosamente, otro gol bien anulado a Juan Muñoz. Solo cambiaba que el 0-1 permitía al Reus especular y le estaba saliendo bien.

De cuatro partidos, los almerienses habían jugado, contando el que se estaba disputando, tres encuentros en casa y el balance tenía pinta de ser nefasto: un punto. Y es que, cuando aparecían tímidos pitos de parte de los 7.003 espectadores allí presentes, llegó el minuto 67 sin que el letargo desapareciera.

Luís Miguel Ramis se debió de dar cuenta de la falta de idea que tenía su equipo y movió el banquillo. En este sentido, Nano y Nauzet abandonaron el rectángulo de juego y entraban Pervis Estupiñán y el canterano Álex Corredera. La confrontación transitaba al filo del último cuarto de hora, acercándose peligrosamente hacia una nueva derrota rojiblanca.

Esta decisión le dio más profundidad al juego del Almería. Eso sí, los centros al área, protagonizados en su mayoría por el recién entrado Pervis, no tenían ningún rematador. Los jugadores visitantes se veían por delante en el electrónico sin apenas esfuerzo y no estaban teniendo problemas excesivos para no sufrir. Tampoco hacían nada a nivel ofensivo, de hecho, solo destacó un saque de esquina que casi se cuela de forma directa porque la defensa y René midieron mal.

El preparador del cuadro almeriense dio realizó el último cambio con el objetivo de utilizar las más las bandas. Por ello, Marco Motta entró a escena en detrimento de Fran Rodríguez. Aun así, los minutos pasaban sin pases certeros ni ocasiones de gol. Las carencias del Almería se estaban subrayando.

Con cero ocasiones en el segundo periodo, dos goles anulados y solo una oportunidad clara de gol en todo el choque, el pitido final confirmaba la derrota de la UDA y los aficionados veían que la cifra de duelos sin sacar el triunfo subía hasta los cinco partidos.

Ficha técnica:

UD Almería: René; Fran Rodríguez (Marco Motta, min. 80), Joaquín Fernández, Owona, Nano (Pervis Estupiñán, min. 72); Mandi, Rubén Alcaraz, Gaspar, Nauzet Alemán (Álex Corredera, min. 72), Pozo y Juan Muñoz.

Reus Deportiu: Edgar Badía; Miramón, Atienza, Olmo, Menéndez; Tito, Ricardo Vaz (Fran Carbiá, min. 23), Juan Domínguez, Querol (Cambils, min. 78), Borja y Lekic (Edgar Hernández, min. 67).

Gol: 0-1, min. 38: Borja Fernández.

Árbitro: Sagués Ozcoz, del colegio vasco. Amonestó a por parte de la UD Almería, así como a Borja Fernández y Edgar Badía, del Reus.

Incidencias: Partido correspondiente a la decimoprimera jornada de la Liga 1|2|3. El encuentro se disputó en el Estadio de los Juegos Mediterráneos y contó con la presencia de 7.003 espectadores.

Deja tu opinión