Lorente dice ‘sí’ a Unicaja vestido de internacional

De camino a la concentración con la Selección Española cumplió los 20 años y llevaba en la maleta una renovación con el club

voleibol superliga
Posado de Rubén Lorente justo debajo del Indalo en la Cueva de los Letreros de Vélez Blanco

Cantidad y calidad son dos términos a veces acompasados y otras no tanto. Joven y ambicioso, porque si no habría sido imposible cumplir todo el recorrido completo hasta llegar a la selección absoluta tras pasar por las inferiores y vivir en Palencia, Rubén Lorente ha jugado 26 sets en 12 partidos, incluidas las competiciones de la Superliga y de la Copa del Rey. Su gran mérito del pasado curso posiblemente ha estado en dar un alto nivel en los momentos decisivos de la temporada, cuando se deciden los títulos. No se le ha llamado demasiado a pista en fase regular, pero sí se le ha reclamado en eliminatorias coperas y en play offs ligueros, dejando clara su enorme profesionalidad y su impropia madurez. Poca cantidad, mucha calidad.

Lorente ha estado muy bien preparado para cuando se le ha necesitado por su día a día de disciplina y trabajo, seriedad y rigor, pensando siempre en cuajar ‘carrera profesional’ y en los sacrificios que conlleva. Esa actitud es la que ha hecho que el Club Voleibol Unicaja Almería le hiciera la propuesta que felizmente ha aceptado: “Pienso que el acuerdo es beneficioso para ambas partes y pudimos entendernos bien”. El acuerdo no tardó en llegar, “la verdad es que no llevó demasiado tiempo”, asegura, expresando a su vez una enorme satisfacción por haberlo rubricado: “Es algo muy positivo en todos los ámbitos y estoy muy contento con esta decisión de seguir otro año más en Unicaja Almería; espero que sea una gran temporada”.

Después de haber jugado mucho en Textil Santanderina en el año de su debut en la máxima categoría, pero sin las aspiraciones de un equipo grande y sin presión que eso conlleva, Rubén Lorente ha sabido sacarle todo el rendimiento posible a una campaña dura por encajar bien mentalmente el hecho de tener un rol menor, pero para nada un paso atrás: “Ha sido una temporada, como siempre he dicho, de aprendizaje; nunca se deja de aprender y más a mi edad”. De entre lo vivido, como no podía ser de otro modo, se queda con los momentos ‘calientes’ del curso: “Probablemente con mi primer contacto con los play offs y la Copa de Rey, son los momentos clave de la temporada que no había vivido aun y los esperaba”.

Ha nacido para ello, y tras lo demostrado sobre la pista él lo tiene más claro y todo el ‘mundo vóley’ también: “Son los momentos que todos los jugadores esperamos, donde de verdad todo importa y está en juego la temporada”. A la segunda los ha podido experimentar, con solo 19 años, haciendo buena su decisión de fichar por Unicaja Almería un año atrás. No le ha temblado el pulso al agarrar la batuta de un equipo que ha luchado por ser más campeón de lo que ya dice su historia, y eso es decir mucho. Las distintas posiciones en este deporte piden grados de madurez diferentes, siendo posiblemente la de colocador la que más años exige, pero este almeriense es claramente ‘un adelantado de clase’ y quiere mucho más.

En ese sentido, ha explicado a su manera lo que ha pasado esta temporada, pero con la mirada depositada en lo que está por venir más que en lo que se fue: “Ha ido de menos a más en cuanto a mí personalmente, pero siempre hay que ir a por más”. De hecho, ha mostrado su convencimiento en el éxito ahorrador: “Confío mucho en el nuevo proyecto, estoy muy ilusionado con la próxima temporada, y ya lo he dicho antes pero me reitero, espero grandes cosas para el próximo año; será un muy buen año”. No ha coincidido con Manolo Berenguel, por lo que ‘conocerlo’ profesionalmente también le motiva: “Creo que es un lujo tenerlo como entrenador, alguien que conoce muy bien al club y que va a aportar muchísimo desde el primer momento; sinceramente, tengo muchas ganas de trabajar con él”.

Lo decía Antonio Casimiro ‘Artés’ y Rubén Lorente también se lo puede aplicar, lo de que ‘a la tercera va la vencida’ referido a los títulos: “Me reiteraré una vez más, colectivamente el objetivo en este club siempre es ganar todo, se podrá conseguir o no, pero lucharemos por ello”. En su caso será el tercer año al máximo nivel y el segundo en esa pelea, que en lo personal piensa utilizar para enriquecerse: “En el plano individual, como siempre, quiero seguir creciendo como jugador y persona, dar un paso más en mi formación y asumir las responsabilidades necesarias para ayudar al equipo en todo lo posible; que todo ello repercuta positivamente en mí y en el resto de compañeros que formaremos parte de la plantilla”.

Si sus actuaciones no han pasado desapercibidas y le han valido la renovación de verde, su papel ‘sin arrugas’ en los momentos de máxima tensión también le han dado una recompensa maravillosa a modo de convocatoria con España: “El simple hecho de estar es un premio, una recompensa enorme a todo el trabajo que lleva detrás; es una alegría enorme que espero que se prolongue en el tiempo todo lo posible para seguir disfrutándola y exprimirla al máximo”. Su llegada a Unicaja le ha hecho internacional absoluto, y lo piensa corresponder: “Este año creo que está marcado por la ilusión del nuevo proyecto y confío enormemente en nosotros”.

Deja tu opinión