Cristina Trejo revalida el subcampeonato de España sumando un kilogramo más de plata de ley a la bola

El paso de los 3 kilos juvenil a los 4 junior mantiene a la Atleta de Almería en la élite en todas las categorías formativas

atletismo deporte base
No es solo una medalla más, es otro foto más para la posteridad entre una dupla de grandes resultados, ahora con más equipo

Cuando se quedó a 33 centímetros del oro, la ambición innata de Cristina Trejo seguro que la llevó a no estar satisfecha del todo, pero pasados unos minutos solo los deportistas que entrenan al nivel que lo hace ella se dan cuenta de lo difícil que es llegar hasta ahí. Y si es complicado abrirse un hueco entre las mejores, mucho más complejo es mantenerse como lo está haciendo esta Atleta de Almería. No es flor de un día, es auténtica.

Despuntó con ciertas cualidades en el instituto y su profesor la convenció para que se sumara a la locura del atletismo. Toni Zarauz confió ciegamente en ella y los dos juntos han estado en los podios, innumerables, tanto nacionales como autonómicos, por todas las categorías de formación. Hay miles de niños y niñas que se quedan por el camino, pero esa no iba a ser Cristina, que lo que ha dejado ha sido su niñez. Mujer atleta.

Salto a categoría junior, el penúltimo antes de soñar como persona mayor, y otra vez plata en el Campeonato de España el pasado domingo 20 de marzo. En la pista cubierta del Palacio de los Deportes de Sabadell, desde las 12 horas, se iba a disputar la final de Lanzamiento de Peso y la pupila de Zarauz sabe muy bien de lo que va. En su cuarta temporada en el atletismo, la pupila de Toni Zarauz llegaba en su mejor momento de forma.

Todos los test del gimnasio, todos los tiempos en las series de velocidad, los progresos en su ejecución técnica y su madurez mental y competitiva, hacían presagiar que estaba en condiciones de aspirar a una medalla de oro en el Campeonato de España. No iba a ser nada fácil, pues la almeriense es junior de primer año y se iba a enfrentar a las mejores lanzadoras del país, la mayoría un año mayores que ella, y la bola pesa un kilo más.

La de 3 cadete-juvenil ya es de 4 junior, y de ahí ya no se moverá. Tras calentar metódicamente durante una hora, en su primer lanzamiento se iba a unos preocupantes 11,12 meros que la colocaban provisionalmente en segunda posición de la final, pero que eran claramente mejorables por un error técnico. Zarauz indicó, Cris apuntó y en sus segunda, tercera y cuarta tentativas fue mejorando su mejor marca personal de siempre.

Llegó a más de un metro más lejos, hasta unos magníficos 12,33 metros, que ya sólo la tenían en ese momento a 13cm. del oro. Sabiendo que su pupila tenía aún guardados 30-40 centrímetros más, Toni animaba a Cristina a que lo diese todo en sus dos últimas tentativas, pero sin errores técnicos. Al final no pudo ser y se quedó con esa magnífica medalla de plata y mejor marca personal de su vida, siendo de nuevo subcampeona de España.

Técnico y pupila se fundían, como siempre, en un interminable y emotivo abrazo, soltando una vez más toda la tensión y adrenalina del trabajo bien hecho durante tantos meses de temporada. Exultante de felicidad, el técnico explicaba el proceso: “ha estado soberbia, ha costado mucho la adaptación de su técnica al nuevo peso, pero pasito a pasito, con la ayuda de Alberto Quiñones, hemos conseguido que lance regularmente muy bien”.

Se trata de un equipo, o de un equipazo, en el que Toni Zarauz reparte más méritos:”también es importante agradecer la labor del fisio personal de Cris, Paco Rueda, de Fisioterapia Rueda Hernández, pues la necesaria exigencia de algunos entrenamientos para alcanzar este nivel, sin duda ha sido compensada con sus permanentes cuidados; entre todos formamos un buen equipo que ha funcionado a las mil maravillas”.

Deja tu opinión