La cuenta atrás de Israel Rodríguez ha comenzado

El receptor volvió a vestirse de jugador ante Urbia y dice de Unicaja que un buen bloque que va a estar en las finales

voleibol superliga
Israel Rodríguez sigue a sus compañeros pagado a la red junto a Ignacio Sánchez en un entrenamiento de defensa

Jamás le había pasado algo así, a pesar de que las lesiones son algo común entre los jugadores de élite. Su fortaleza física innata le había servido no solo para llegar y quedarse entre los mejores de Europa, sino para hacerlo una roca, pero un mal día, en Palma, el hombro le pidió parar. No lo había hecho desde que asombraba en las categorías inferiores de Arahal, y será por eso que realmente no ha parado, ya que su trabajo en gimnasio ha sido continuo y espectacular. Israel Rodríguez está fuerte, y lo es, y lo del voleibol le fluye, así que es cuestión de muy poco que coja una tablilla y reclame su sitio en pista. Por ahora, y con la paradoja de que ante Palma, ha vuelto a enfundarse la elástica de Unicaja Almería.

No llegó a jugar, pero sí ha sentirse de nuevo jugador: “Todavía es pronto, porque llevo, como quien dice, una semana con el grupo, y la verdad es que es poco para recuperar sensaciones aun; eso sí, alegría de estar con mis compañeros, y cierto es que ha sido periodo muy largo de recuperación, duro, porque han sido muchas horas de gimnasio y de mucho ejercicio para recuperar el hombre, y ahora parece que estamos viendo la luz del túnel”. Otro largo y duro partido frente a Palma, el segundo de la segunda vuelta de la temporada pasada, fue el inicio del suplicio: “Como todos sabéis, el año pasado no tuvo suerte, intentamos probar para ver si podía ayudar al equipo en los play off, pero no fue bien”.

Esta vez espera que sea distinto y que la situación de su hombre sano de nuevo sea definitiva: “Este año, a pesar de que no he estado en muchos partidos, poco a poco a ver si me voy incorporando definitivamente y le voy ayudando cuanto antes en los encuentros y fuera de ellos”. Su profesionalidad, en la recta final de la SVM, play off contra Ibiza, le hizo darlo todo ante Ibiza: “Probamos varias opciones de terapia y a pesar de que sabíamos de que estaba roto intenté ayudar en lo que pude al equipo, fue en semifinales, me hubiera gustado ayudar en la final, pero bueno no pudo ser y este año espero que con la cirugía esté bien el hombro y pueda ayudar en los momentos decisivos, en las finales”.

Para él queda el verano; “Con diferencia, el peor de mi vida, casi todos los días en el gimnasio y haciendo terapia diariamente… ha sido la verdad que duro, sin casi tiempo de nada… pero bueno, espero que merezca la pena”. Lo que sí la merece, a su juicio, es este nuevo Unicaja Almería: “Es muy buen bloque, es una mezcla de juventud y veteranía, y creo que hasta ahora, a excepción del partido de Palma, que hemos cometido –se incluye pese a no haber jugado- muchos errores, bueno, es una cosa que se puede arreglar en los entrenos y yo creo que el equipo va a estar ahí, va a estar en las finales, va a estar dando la cara”. Se llevó del sábado una roja puesta, y sin haber disputado ningún punto, porque estaba muy metido.

Hister hizo una peineta a Borja Ruiz pasando por debajo de la red y entrando en la pista de Unicaja, lo que a Israel Rodríguez le pareció que no se puede permitir y salió del banquillo: “Tampoco he dicho gran cosa, todavía no me ha dicho por qué me la ha sacado, pero bueno, se nota la tensión en los partidos estos, se nota que ellos fueron campeones el año pasado, y tenemos que dejar claro que nosotros estamos ahí y vamos a luchar este año por ser campeones nosotros”. Pese a que se perdió, hay mucho a lo que aferrarse en la lectura del partido, como que siendo de largo el peor partido de Unicaja, se llegó a un quinto set ante un favorito: “Nos tenemos que quedar con eso, sin duda ninguna”.

Rodríguez resume todo ello en que con una mejor versión de los verdes, la historia tendrá un final distinto: “No hemos jugado nada bien, hemos concedido muchos errores, no hemos jugado como equipo, digamos, pero pese a ello fíjate en lo que ha sido el marcador, 2-3, con un 12-15 en el tie-break… súper ajustado, y digamos que es un poco lo positivo que tenemos que sacar”. Además, lo decía ya el año pasado, cuando la suerte fue distinta en la fase regular, y lo repite ahora, cuando se ha perdido el primer test ante Palma: “En liga regular sabemos que nos vamos midiendo a equipos como hoy, partidos como estos, que te sirven para corregir los errores; cuando no hay que tener errores es cuando llegan las finales”.

Para eso están estas citas, “para ver en qué se ha fallado y durante la semana ir corrigiendo y que cada partido haya una mejora”. Agradecido a Palma por tener un gran bloque por segundo año consecutivo, siendo competitivo como es y siendo su deseo el de jugar ante los mejores, considera que es bueno para todos: “No solo para mí, sino para la Superliga en general es bueno tener buenos equipos, buenos jugadores, para seguir aumentando el nivel, y Palma sabemos que ha tenido problemas económicos este año, no ha montado un equipo como el del año pasado, pero sí competitivo como el que se ha visto en el Moisés Ruiz”. Cuenta las horas el bombardero de Europa para poder dar el paso definitivo de su vuelta.

Deja tu opinión