Reto de centrales a seis metros sobre el suelo

Borja Ruiz, Manuel Parres y Jean Pascal tiran de una gran autoexigencia para valorar la primera vuelta de Unicaja Almería

superliga masculina de voleibol
Posado de los tres centrales del conjunto ahorrador en los últimos coletazos de entrenamiento antes de la Navidad

Lo tienen muy claro desde las alturas y por separado coinciden en gran medida en sus apreciaciones sobre lo vivido hasta ahora y sobre el camino al que hay que ir para llegar a los éxitos. Es cierto que Manuel Parres se lo toma con tranquilidad y cabeza fría: “No hay que obsesionarse con los títulos porque al final son detalles; lo importante es llegar a estar ahí para lograr materializar alguno, y para ello sí hay que empezar por volver a disfrutar”. El ilicitano matiza para evitar confusiones: “No es que no estemos disfrutando ahora, pero sí hace falta sentirnos como un equipo y poco a poco lo otro llegará solo con el trabajo”. Tiene suficiente experiencia este dos metros exactos como para saber qué es lo mejor y lo más acertado.

En esa línea de autoexigencia se expresa Jean Pascal: “Desde siempre he sabido que podemos ganar todo, que tenemos un equipazo; aunque hayamos perdido los dos partidos, podemos ganar, ya que insisto en que tenemos un equipazo y solo falta seguir ‘dándole’, sin relajación ninguna para no llevarnos ninguna sorpresa, y ganar títulos”. El techo de la Superliga entiende que hay armas de sobra: “Porque hay equipo para ganar todos los títulos que queramos, desde que llegué lo sabía; solo falta dar un poquito más de cada uno de nosotros, que lo estamos haciendo, pero solamente un poquito más y ahí estaremos”. El 2’10 de la escuadra de Piero Molducci igualmente matiza y se apoya para ello en el margen de mejora.

Esa expresión es la utilizada por Borja Ruiz en su balance de primera vuelta: “Ha habido partidos muy buenos y otros no tan buenos, que han sido los que teníamos que haber jugado realmente bien; no se hizo y por eso se perdieron, y aun así se perdieron por 2-3; jugando mal sacamos punto tanto en uno como en otro y al final está bien que se haya perdido, porque no se ha jugado ni mucho menos cerca del nivel que podemos dar, así que en ese aspecto estoy contento, hay un margen de mejora súper grande y espero que de cara a la Copa del Rey ese nivel se consiga y así el título estará más cerca”. El también dos metros exactos habla de “una primera vuelta buena”, deseando “que la segunda sea mejor”.

En ese sentido, Borja Ruiz considera que “hay que estar contentos pero saber que hay que seguir trabajado, porque quedan muchas cosas que mejorar, las que se ven en los partidos, en las que se falla, sobre todo en los importantes”. Solo así se podrá optar a algo en lo que ya piensa: “Este año que entra hay que iniciarlo muy bien y fuerte de cara a la Copa, que ya tenemos focalizado ese título, y llegar lo mejor posible, ya que tenemos que jugar ojalá que tres partidos, el primero contra el FC Barcelona, y hacerlo con ilusión seguro, como siempre, como cada año”. El haber cedido en dos ocasiones no le afecta: “Todos los equipos que ganan tanto tienen que perder, y cuando pasa es un batacazo porque llegan los nervios”.

Para el logro de los objetivos va a resultar primordial el bloque y la responsabilidad de cada uno, como aprecia Jean Pascal Diedhiou: “Me he sentido bien desde que llegue, un sitio confortable, dentro de la pista también; sigo todavía con las ganas aunque durante el paso del tiempo no he dado todo lo que tenía que haber dado, y tengo que mejorar ese aspecto, mejorar bastante más en varias cosas, y después de este parón, que supongo que nos va a venir muy bien, volver con las pilas bien cargadas”. En Manu Parres hay coincidencia de criterio: “La convivencia siempre entre los compañeros es buena porque es un buen grupo, pero lo que me gustaría que traslademos ese buen rollo y ese disfrute de fuera de la pista, a la pista”.

El dorsal ‘4’ verde lo pide “en todos los partidos, no solo en algunos, y no solo por los jugadores, sino por la gente que ve al equipo y por todo el mundo en general, disfrutar jugando al voleibol”. Tomando el testigo Borja Ruiz, el cartagenero sabe que es ingrediente fundamental: “Se ve reflejado en el día a día, y está claro que si el equipo funciona, funciona porque es una piña; ya se ha visto otros años que si cada uno va por su lado es muy difícil que el equipo ruede, porque al final no se va a ganar con individualidades, sí un punto determinado de un jugador, pero no te gana el partido un jugador; el partido te lo gana un equipo; esa es la diferencia, somos una piña, muy amigos, una familia y al final eso ayuda a las victorias”.

Parres retoma para ser ambicioso y exigente, porque entiende que “el balance ha sido mejorable”. En su explicación al respecto abunda en las derrotas pero de igual modo desdramatiza: “Ha habido dos partidos clave que hemos tenido la oportunidad de ganarlos y en los que no se hizo, pero aun así ha habido cositas que se pueden mejorar; tampoco es un balance negativo, porque a pesar de todo hemos estado ahí y queda toda una segunda vuelta por decidir, y espero que cuando volvamos nos pongamos un poco más las pilas y consigamos llegar a esos partidos importantes con la cabeza fresca y con muchas ganas; en resumen, creo que en general el balance que nos queda ha sido positivo deseando más”.

Llega la desconexión en una fechas que siempre han gustado a Jean Pascal: “La decoración me recuerda mucho a cuando celebrábamos la Navidad en mi casa todos juntos, y lo que echo de menos es la comida que hacíamos en familia; por eso me gusta, porque es la ocasión de reunirse”. Piensa aprovechar al máximo de desconexión los días libres: “Voy a viajar un poco, me toca irme a Francia a ver a mi tía y pasar unos días con ella, porque hace tiempo que no la veo, desconectar un poco de todo y desconectar totalmente del voleibol para volver con más ganas; pero estos días nada redondo cerca, que ya hemos tenido suficiente vóley por ahora”. No le cabe duda de que “el parón viene bien”.

Menos amantes de la Navidad son Parres y Ruiz, aunque ambos saben valorar lo que supone reunirse. Además, los dos se las repartirán entre sus casas y Almería, al tener familia en los dos lados. Así el ilicitano piensa recargarse al lado de sus seres queridos: No son unas fechas que me llamen especialmente la atención pero siempre gusta pasarlas en familia y por eso son muy positivas, por compartir momentos, eso gusta, y son bonitas de disfrutar; no haré nada especial, no dan para mucho los días libres, así que Nochebuena en Elche, el Día de Navidad con la familia de mi novia y después a volver a entrenar, y Nochevieja las dos familias juntas aquí en Almería”.

En cuanto a Borja Ruiz, también se nutrirá de las energías de sus personas más cercanas: “Es cierto que estos cinco días me voy a casa, pero luego tengo a mi otra familia aquí y me quedo la siguiente parte en Almería; la Nochebuena estaré en Cartagena y la Nochevieja aquí”. Al internacional le gusta “la felicidad de la gente, ver que a la familia le hace mucha ilusión estar junta”. En breve le toca volver a los entrenos, pero durante una semana hará un ‘borrado’ muy necesario: “No voy a ver nada redondo; sí es cierto que mi hermano tiene allí un centro deportivo y aprovecharé para no perder la forma, pero hay que desconectar, sobre todo los que estamos en la Selección, que llevamos mucho tiempo sin parar; la cabeza solo piensa en un balón y no en otra cosa; intentaré no pensar en nada”.

Deja tu opinión