La mitad del camino de Piero Molducci

En el ecuador de la pretemporada de Unicaja Almería el balance del técnico es muy positivo por la actitud y las sensaciones

unicaja almeria voleibol
Molducci está disfrutando cada entrenamiento con sus jugadores en el inicio de un trabajo que le resulta ilusionante

Lunes por la mañana. Primera hora en el Moisés Ruiz. El primero en llegar es Piero, que ve desfilar a los jugadores del primer turno de pesas junto a Guille Carmona. Previamente, la tarde anterior, ya le entregó el ‘tabelino’ del partido que el sábado se disputó ante Benfica. “Los números exactos me confirman lo que yo ya pensaba”. A Molducci, que cuenta con la suerte de tener como estadístico a un tipo extremadamente meticuloso, no se le escapa nada de la ‘verdad’ del amistoso por tierras lusas. Para ser el primero, el arranque de la puesta en escena sobre la pista, estuvo muy bien: “Hay cosas que sí y cosas que no, pero sobre todo con lo que me quedo es con la actitud general, que fue bastante buena”.

Pudo probar a todos sus hombres menos a uno, al que en todo caso conoce a la perfección, como es Manuel Parres. El ilicitano sufrió una contractura en la pierna izquierda y no forzó, por lo que “se notó que faltaba un cambio”. Por lo demás, en la conversación ‘coloquial’ sobre la estancia lusa, reconoció que estaba contento con la aportación del segundo colocador, Rubén Lorente: “Ha jugado muy bien cada vez que ha salido”. El sistema de doble líbero, uno para recepción y otro para defensa, se ha confirmado como el elegido por el italiano, con Ferrera en labores de lo primero y Artés en las de lo segundo. Su análisis va hombre por hombre, con el recorrido de número a número, y así piensa lo que hay que hacer en adelante.

Se está en la mitad del camino, dos semanas y pico por detrás y tres por delante, un buen momento para que Piero Molducci haga balance: “Bastante bueno; es un periodo de carga en el que estamos trabajando muchísimo físicamente; faltan uno o dos jugadores todavía y por ello el entrenamiento técnico tiene un poquito de problema, porque lo hacemos con nueve o diez efectivos como mucho, no más, y por eso es fundamental que comencemos a hacer partidos”. El primero, o mejor dicho, los primeros, porque no solo se queda con el amistoso de presentación del campeón portugués, sino con las dos sesiones previas, han sido de su agrado: “La experiencia ha sido muy buena y nos sirve de mucho”.

El italiano hace mención a todas las jornadas de trabajo conjunto: “Hemos jugado tres veces contra un equipo bastante fuerte y eso es fundamental, porque cuando tú te entrenas siempre y nunca juegas, tú no sabes cómo es el equipo; mirando contra el Benfica, he visto que el equipo ha respondido bien”. Dentro de la dureza que se le conoce y se le espera al transalpino, su valoración positiva tiene un fondo mucho más profundo: “Me ha gustado porque hemos defendido bastante, hemos bloqueado bien, el equipo tenía ganas, tenía una actitud buena, y es la cosa más importante cuando se empieza un año”. Además, el trabajo ‘compartido’ ha fluido muy bien entre los dos clubes y los dos técnicos.

Tan es así que Piero Molducci habló varias veces durante el mes de agosto con José Jardim, técnico del conjunto lisboeta, para preparar concienzudamente las tres jornadas de visita ahorradora al Complejo Da Luz. Con la agenda programada a la perfección, tanto en lo relativo a los partidos-entrenamientos como a la muy cuidada comodidad para la expedición almeriense, no se descuidó tampoco la parte clave del trabajo de pretemporada: “Como he dicho, es un periodo de carga, y lo hemos cumplido también allí para empezar la semana que viene a descargar un poco”. Por ahora asume que “el técnico es un poco limitado, porque pesa el esfuerzo en gimnasio y al final hacemos técnica individual por las bajas”.

La aspiración del italiano es la de entrenamientos lo más parecidos posibles a ‘fuego real’, lo que por ahora no se ha podido hacer, pese a lo que está satisfecho: “No se puede jugar como equipo pero la sensación en el momento actual es muy buena”. De hecho, debe ser así por estar en el horizonte el primer título del curso, como es la Copa de Andalucía que se disputará en Huércal Overa el próximo día 23, sábado, desde las 19.00 horas: “Esta es una semana normal de entrenamiento de partido, con tres días de carga física y todos de entrenamiento técnico, así que lo afrontamos como siempre, miramos cómo juega Mintonette”. No habrá nada de confianzas: “Es de Superliga 2, nosotros somos favoritos, pero hay que jugar”.

No solo habla del favoritismo respecto a este primer entorchado, sino que se fija un poco más allá y asume la exigencia del Club Voleibol Unicaja Almería, que es la de siempre luchar por lo más alto: “El nombre de nuestra entidad ya de por si dice que siempre luchamos por el título; nosotros cada año somos o primeros, o segundos, o terceros, estamos en la pelea, y este año debería pasar lo mismo”. En todo caso, jamás se precipita en sus expectativas: “Miramos cómo evoluciona el equipo y cómo evolucionan los jugadores”. En su línea habitual de cada año en Almería, Molducci afrontará su séptima temporada consagrado a su modo de ver y vivir el voleibol y con serias opciones de engordar su extenso palmarés de verde.

Deja tu opinión