El fútbol le da la razón a la fe del Poli Almería con un ascenso virtual que le permite reabrir su historia

Gana a un gran Cúllar Vega con sufrimiento y estalla la alegría minutos después al confirmarse el empate del Alhaurino

POLI ALMERIA DIVISION DE HONOR FUTBOL
Demostración de lo que es el Poli Almería, equipo, cuerpo técnico, directiva y afición en perfecta unión

“Es la mejor plantilla de la historia del Poli”. Así rindió homenaje a sus hombres el míster Jorge Garcés ante la grada, megáfono en mano, tras un durísimo partido contra un grande en el campo, el Cúllar Vega, y los minutos más tensos de la historia reciente del club, esperando con el teléfono descolgado, el del presidente Kino García, el final de otro partido que se disputaba a más de 150 kilómetros. Marcó el Arenas el 2-1 y se celebró el virtual ascenso, pero a los pocos segundos se supo que estaba anulado. Nervios a flor de piel, prolongación interminable en el campo granadino y la gesta se cerró con el 1-1 que permitió la caza del Alhaurino y el adelantamiento por el golaveraje general.

Éxtasis sobre el césped del Emilio Campra minutos después de haber vencido al Cúllar Vega por 2-0, ambos tantos en la segunda parte y tras haber dispuesto el cuadro visitante de las mejores ocasiones de gol en su lucha por evitar un cruel descenso que no se merecía por juego, actitud y deportividad. Pero sí se merecía el ascenso virtual que ha logrado un Poli Almería que lo ha hecho a su estilo, pensando que era imposible hace dos semanas, ofreciendo hasta la última gota de su sudor y sufriendo, que es como mejor se saborean los triunfos. Las lágrimas de Montellano son el resumen de un sentir compartido por directiva, plantilla, cuerpo técnico y aficionados, este colectivo en claro aumento.

Los de Garcés comenzaron firmes pero sin pegada y poco a poco el Cúllar Vega ganó presencia. Ruzzo tuvo la primera, pero no llegó en boca de gol tras una notable jugada por la derecha de Adri Miranda. Rubén estaba muy activo en el sistema marca de la casa con cinco atrás, pero los dos de los extremos haciendo precisamente de eso cuando tocaba atacar. Carrileros, velocidad y un imperial Beltrán en la medular, pero en la otra orilla Alvarito sacó bajo palos el 0-1 en una espléndida jugada de Hayes, que antes se había topado con Manu, felino ante un tiro a bocajarro de un ariete de una planta espléndida y muy buenas maneras. Puso intriga el meta local con un error con el pie en una cesión de Luis Suanes.

Con cada vez mayor tensión, pero con Montellano aun sentado en el banquillo, el Poli llegó al descanso sin aplicar bien el orden de los factores, que esta vez sí que influían en el resultado. Primero había que ganar y después había que esperar, pero el choque era de esos en los que la clasificación de un equipo y de otro no tiene nada que ver con el desarrollo del juego, habiendo tanto en juego para ambos. De hecho, en la segunda parte el Cúllar Vega salió apretando, merodeando y provocando sensación de peligro, pero el Poli sacó su carácter, cerró filas y salió Montellano. Al poco de saltar al campo tuvo un mano a mano a servicio de Adri Miranda, después los dos se cambiaron los papeles para un final feliz.

El ‘mister’ sacó de banda y a medio camino de las dos esquinas de área, pequeña y grande, Miranda peinó a puerta sorprendiendo al buen meta Manu para batirlo por arriba. Era el minuto 62 y el 1-0 podía ser histórico, más intensa su celebración tras dos barullos en el área del Poli que se resolvieron bien. Aguantó el cuadro de Garcés las últimas acometidas de su rival, cada vez más lejos de la meta almeriense, y había más sensación de un 2-0 que efectivamente llegó a través de uno de los referentes del equipo, de un Ruzzo que tuvo la sangre fría de superar por bajo al meta granadino pese a la llegada del central Rubén. Era el minuto 88 y ahora sí, se iba a ganar para luego esperar.

Ningún mal gesto del Cúllar, ninguna patada de fruto de la frustración tras haber cuajado un fantástico partido pero consumarse su descenso, siendo testigo de un momento que es historia para el fútbol de Almería. El Poli tiene en la mano volver a categoría nacional después de demasiado tiempo, pero sobre todo después de haber sido dado por muerto. Si no se hubiera logrado, no se habría desmerecido la gran temporada firmada, pero tras el hundimiento del empate a dos contra el Alhaurino, dos semanas después, cuando no se dependía de si mismo, el club rojiblanco de pantalón azul lo ha hecho. El Arenas se salva con el punto y catapulta al Poli, que tras empatar sus dos partidos con los malagueños tenía la cuenta general a favor. Tercero que sabe a gloria.

FICHA TÉCNICA

Poli Almería: Manu, Moru, Ruzzo (Córdoba, m. 88), Abel, Rubén, Sola (Carlos Montellano, m. 54), Mati, Beltrán, Adri Miranda (Míchel, m. 71), Alvarito (Jose, m. 54) y Luis Suanes.

Cúllar Vega: Manu, Stam, Álex (Chimiky, m. 86), Darío, Rubén, Jose, Piru, Kasper (Chaparro, m. 84, Hayes, Tony (Manolo, m. 87) y Joaquín (Stily, m. 52).

Árbitro: Poyatos Torres (Jaén). Mostró cartulinas amarillas a los visitantes Adri Miranda, Abel Gallego, Míchel y Ruzzo, así como a los visitantes Rubén, Álex, Manu, Hayes, Tony y Darío.

Goles: 1-0, m. 62: Adri Miranda; 2-0, m. 88: Ruzzo.

Incidencias: Partido correspondiente a la trigésimo cuarta y última jornada del Grupo 2 de División de Honor disputado en el Estadio Emilio Campra ante medio millar de espectadores. El Poli se jugaba el ascenso y el Cúllar Vega la permanencia.

Deja tu opinión