Terminar la semana mejor de como se empezó

Molducci realiza una serie de entrenamientos individuales ante la ausencia de varios jugadores por lesión o enfermedad

Superliga masculina de voleibol
Piero Molducci mirando un entrenamiento de esta semana, en concreto el del pasado miércoles, también con ausencias

Sobre todo cada tarde ha sido obligado tirar de recursos para poder completar una buena sesión, ya que las pesas de la mañana sí son trabajo más individualizado, aunque se realizan circuitos conjuntos, mientras que en pista lo que más importa a esta altura de temporada es el ajuste del juego colectivo. Como ha venido siendo más o menos habitual desde el mismo arranque del curso, la suerte no acompaña a los ahorradores en materia de lesiones, llevado al extremo en esta semana así como en la anterior, ambas con los equipos castellonenses como adversarios. A Piero Molducci solo le cabe un deseo, como es normal: “Espero que la semana termine mejor de como la hemos empezado”. Sin más, está todo dicho.

El italiano, matizando, ha insistido en las ausencias, “ya que casi todos los días se ha estado con ocho entrenando al faltar varios por lesión, hay gripe, hay de todo, así que espero que se finalice de otro modo”. Ante esta situación, la actitud de los jugadores es la mejor que puede tenerse, ya que los que sí están disponibles han de motivarse de un modo distinto y buscar el mejor provecho bajo las órdenes de su técnico: “En estas ocasiones se planifica con trabajo individual y no de equipo, porque faltan tantos jugadores que no se puede trabajar el juego en conjunto, sino solo los fundamentos individuales”. La esperanza es que al menos el último día se pueda completar algo más para cerrar mejor la preparación de la jornada.

Es el típico “miramos qué pasa” del transalpino, que tiene mucho que pensar en torno a lo que vaya a poner en escena en la Ciutat Esportiva de Castellón: “Aun no se ha entrenado con el grupo Jorge Almansa, solo rehabilitación física y no pista, Borja tampoco ha entrenado, Parres ha tenido fiebre pero ha vuelto…”. Tiene pinta de que podría disponer sobre la cancha el mismo equipo que ante Mediterráneo, a excepción de Borja Ruiz, que no ha entrado con el grupo y que será duda hasta el último momento. Molducci siempre es sincero a la hora de trasladar lo que piensa y lo que siente, y sin ponerse nada intranquilo porque sabe que tiene recursos, no se anda con tapujos: “No tengo ni idea de cómo jugaremos en Castellón”.

Todo dependerá de los hombres finalmente disponibles para presentar batalla a un conjunto que le gusta y al que tiene muy analizado: “No es un equipo malo, tiene un opuesto bueno –el venezolano Iván Fernández-, dos colocadores que juegan la mitad uno y la mitad otro –Sergi Reñé y Dani Herrera-, dos centrales para la liga española son normales –Abel Bernal y Jefferson Rivera-, y dos cuatro igual, normales –Óscar Prades y Dani Mata-, así que no es un mal equipo, pienso que es mejor que Mediterráneo”. Lo último de UBE L’Illa Grau fue vencer a Melilla el pasado fin de semana por 3-0: “Los melillenses han jugado muy mal y ellos lo han hecho bien, por eso ganaron; he visto el partido y está analizado”.

Por lo tanto, las alarmas están encendidas porque a los contratiempos respecto a las bajas y a la calidad como equipo del conjunto castellonense, se une que hay una especial motivación siempre delante de Unicaja Almería: “El pabellón es un poco raro, es un equipo que tiene un buen bloque… y para nosotros es siempre peligroso porque cada conjunto que juega contra Unicaja no tiene nada que perder y juega siempre al máximo”. Además, L’Illa Grau “está luchando por el descenso y pelea siempre, ha ganado a Melilla y no es ni mucho menos un equipo condenado, sino que está jugando, cada punto y cada set que gana es importante para ellos, así como cada partido que vence, por supuesto”.

Ante la falta de ‘cuerpo a cuerpo’ en los entrenamientos, el tercer set tan largo con Mediterráneo podría ser un modo de preparación, pero Piero Molducci todo se lo toma con naturalidad: “Cuando un set termina 38-36 es una casualidad, porque antes hemos tenido nosotros y han tenido ellos muchos balones para terminar, así que es una casualidad y no es que se entrena esto; entrenas normalmente sin que se piense en que se puede dar esa situación, y puedes llegar en un entreno a algo parecido, un 30-28 o un 32-30; esta vez ha pasado en un partido de la Superliga y ya está, se juega; yo he visto set a 40 también, puede pasar y no hay que darle más vueltas sino afrontarlo cuando llegue algo así”.

En cuanto a calendario, en ascenso progresivo de nivel, “mejor que haya sido así, porque estas semanas que hemos entrenado poco por las bajas tenemos que jugar con equipos de la zona baja y los suplentes puede jugar sin problema, pero si te pasa antes de un partido importante y tienes dos o tres ausencias, no es nada fácil”. También el calendario dice que se aproxima la Copa del Rey, pero sigue sin haber prisa: “Sé que jugamos con Barcelona y empezaremos la semana anterior de ir a Soria a ver cómo está Barcelona y cómo estamos nosotros; sí la carga de pesas es extra y hay preparación física especial porque tienes que estar listo para jugar dos o tres partidos seguidos; no hace falta ni hablarlo con Enrique de Haro”.

Deja tu opinión