Unicaja repite el inicio del triplete desconectando en el Club Náutico de Aguadulce y haciendo grupo

El plan de pretemporada de Enrique de Haro cambia de ritmo con una jornada de ‘trabajo lúdico’ de TRX, yoga y piscina

unicaja almeria voleibol superliga
Formación completa de Unicaja Almería tras la sesión de TRX llevada a cabo en las instalaciones del Club Náutico de Aguadulce

Domingo libre y vuelta a la carrera que conduce al primer partido de Superliga, pero esta vez con cambio de rutina en el trabajo incluido. Se invierten los días de Unicaja y desde esta semana las pesas pasan a realizarse por la mañana, dejando el técnico por la tarde. Así es durante toda la temporada completa, y por tanto el proceso de preparación del tricampeón da por cerrada una primera etapa en la que el gimnasio se realizaba en la sesión vespertina. Los objetivos se van alcanzando, y los ahorradores afinan su puesta a punto.

Como salto entre una etapa y la otra se produjo este pasado fin de semana una ‘desconexión controlada’, ya que se trabajó pero de un modo diferente y mucho más ameno. Gracias a la colaboración del Club Náutico de Aguadulce y al cariño de Pepe Cañadas, los jugadores blanquiverdes pudieron imprimir otro ritmo distinto a su preparación, disfrutando de actividades bien diferentes a las que suelen realizar en su día a día. Se trata de una ‘receta’ de Enrique de Haro, que días atrás celebraba el noveno aniversario del único título de España.

Con el preparador físico de Unicaja Almería la Selección Española fue Campeona de Europa en 2007, pero De Haro no tiene otro mejor modo de recordarlo que no sea haciendo lo que más le gusta. Junto a sus chicos, y en compañía de Pepe Cañadas, que ejerció de monitor, vivió una masterclass de TRX, una actividad física creada por el ejército norteamericano (Navy SEAL) consistente en un entrenamiento en suspensión utilizando el propio peso corporal. Se mejora con él la fuerza al tiempo que se gana en flexibilidad, equilibrio y estabilidad del CORE.

Las muy bien dotadas instalaciones del Club Náutico Aguadulce albergaron al tricampeón, como también sucedió el año pasado dando tan buena suerte al equipo de Piero Molducci. No fue lo único que se desarrolló, puesto que se rompió del todo con las cargas de los días previos fortaleciendo la concentración y la relajación con una clase de yoga. La diversificación del modelo de entrenamiento es algo fundamental para Enrique de Haro, que conoce a la perfección los beneficios de los que su plantilla se aprovecha.

Finalmente, la última parte de la jornada matutina en las dependencias del Club Náutico Aguadulce se dedicó a la piscina, en la que se siguió con la activación pero en la que también cupo la diversión antes de seguir con el broche al primer bloque de pretemporada, consistente en una comida de grupo. Los lazos de unión entre los jugadores y el cuerpo técnico deben ser muy fuertes, y ello es algo que se fomenta jornada tras jornada, pero también con acciones puntuales en las que se reconoce todo el esfuerzo en el trabajo.

De este modo, todos los integrantes del organigrama deportivo de Unicaja Almería disfrutaron de una comida de convivencia en el Chiringuito El Chambao, también en Aguadulce. David Ibarra, gerente tanto de este establecimiento como del bar La Plazuela y el restaurante Casco Antiguo, patrocinador del equipo, ejerció de perfecto anfitrión para que los ahorradores repusieran fuerzas y disfrutasen con la propuesta culinaria que realiza a su clientela El Chambao. Se cerró de este modo el arranque de Unicaja hacia ‘el más difícil todavía’.

Recordemos que la primera semana tuvo como colofón un exigente entrenamiento físico en la playa, en la misma filosofía de trabajo con la que se finalizó la segunda semana. Eso sí, esta vez se contó con la colaboración del Club Náutico Aguadulce con el ofrecimiento tanto de instalaciones, como material, así como personal al servicio del tricampeón. Este año no se realizó el kayak ni el paddel surf, no incluidos en la planificación de Enrique de Haro, pero estaban igualmente disponibles para los jugadores. Se está en el camino, y se anda con firmeza.

Deja tu opinión