Ya está aquí el momento de Javi Monfort

El receptor pronostica una final más larga de lo que vaticina la mayoría de la gente entre Unicaja Almería y CV Teruel

final superliga masculina voleibol
Bloqueo de Javi Monfort a un ataque de Andrés Villena en la final de la pasada Copa del Rey

“Muy especial, por tratarse de la final y por ser ante el eterno rival de Almería, un clásico muy bonito siempre”. Javier Monfort lo dijo nada más llegar, casi al mismo tiempo que deshacía las maletas: “Para mí es el título más especial y el que más ilusión me haría ganar porque creo que la liga es el de la regularidad, al sacrificio y la constancia”. A partir de ahí, y llegados a este momento, lo tiene meridianamente claro: “No nos queda otra que ir a por todas”. Su camiseta años atrás fue la otra y cayó con ella ante la que ahora viste, cuando Teruel era además tan favorito como esta vez. No fue demasiado ‘culpable’ de la derrota porque no se le dio demasiado protagonismo, mientras que puede serlo de la victoria porque es clave en Unicaja.

De hecho, ese rol se ha hecho más sólido con el paso del tiempo: “Creo que sí he ido de menos a más y tengo muchas ganas de acabar en el mejor nivel”. Lo que ha caracterizado a ese valenciano es que ha cumplido lo que se ha propuesto, y se ve bien rodeado: “Esta semana el equipo está muy fuerte también, se adapta bien, vamos a ver si Chema se recupera, Almansa ha cogido el rol de opuesto con mucha solvencia y madurez, y creo que todo el equipo está en el mejor momento para ir a Teruel y para hacerlo todos lo mejor posible”. Eso lo afirma tras hacer su autocrítica habitual, esta vez de algún partido de la semifinal tanto individual como colectivamente, aunque del sufrimiento piensa sacar provecho.

En ese sentido, el receptor verde, aplicando su actitud positiva, mira los dos lados: “Es un arma de doble filo porque es posible que físicamente estemos un poco más cansados que ellos, pero por otro lado hemos tenido un rodaje mucho mayor; han ganado con mucha facilidad a Soria y eso no te prepara lo mejor posible para una final”. De hecho, deportivamente da el mérito que merece al gran rival que se ha tenido en frente: “Nosotros hemos jugado contra un equipo como Palma, que bien podría ser merecedor de una final e incluso de ganarla, y han sido momentos de mucha dureza que han venido bien para saber cómo reaccionar en cada momento si se repiten esas situaciones; los cambios que ha hecho Piero van a venir bien”.

Tiene repasado cada punto de las tres veces previas con Teruel en su preparación particular: “Veo los vídeos, los fallos que he hecho y cómo intentar solucionarlos, las acciones buenas para reforzarlas, ya que intento recordar situaciones buenas de juego que he tenido para intentar salir por ahí, siempre en positivo”. El trabajo de la mente le lleva a afirmar que “va a ser más larga de lo que vaticina la mayoría de la gente; nos veo para ‘lucharles’, tienen un equipazo pero yo lo mantengo, sigo confiando en mis compañeros”. Lo último fue un 3-1 que “se escapó en el punto de inflexión del tercer set, que teniéndolo ganado se perdió”. Sin más, “cambiando un par de cosas no hay tantas diferencias como los puntos han hecho parecer”.

Así, se avecina una lucha de poder a poder: “Estamos más cerca de lo que parece y Teruel va más relajado porque ha ganado todo con tanta solvencia y eso supone más presión, ya que si lo ha hecho hasta ahora, no puede dejar de hacerlo en el momento clave, mientras que nosotros no hemos ganado y sabemos que este es nuestro momento de cambiar la tónica”. En esa línea “individualmente no hay tanta diferencia pero sí es verdad que ellos han mantenido más la estructura del equipo del año pasado y eso hace que la máquina vaya más engrasada”. Pese a haberse ‘conocido’ este año, los hombres de Unicaja han hecho bloque: “Tenemos equipo fuerte, y jugando como equipo, como ante Palma, tenemos muchas opciones”.

Una vez ‘roto el hielo’, “si se les juega de tú a tú, el psicológico puede inclinar la balanza para el lado de Unicaja”. El factor cancha, de entrada, no le asusta para nada: “Lo mismo pensamos cuando viajamos a Palma y casi nos fue mejor allí que aquí, además de que yo este año la verdad es que casi todos los mejores partidos los he hecho fuera; creo que si al final sale bien, podría ser bueno empezar allí y sería muy bonito acabar ganando aquí”. En la que fue su casa tendrá aliento: “Me gusta pensar que mucha familia y amigos van a ir a Teruel para apoyarme al estar Valencia relativamente cerca, y voy a estar arropado en los dos campos”. Monfort se dispara: “Tengo muchas ganas de título y no voy a dejar de luchar por ello”.

El valenciano promete que se dejará la piel “hasta el último punto” disputado tanto en Los Planos como en el Moisés Ruiz, que se prepara con tiempo para la gran cita: “Esperemos que el pabellón se llene, porque al final jugamos por la gente y se tiene la oportunidad en una ciudad como Almería, único deporte de la máxima categoría, de disfrutar de un equipo histórico y de vivir un momento muy bonito, de esos que gusta a la gente que incluso nunca va a eventos deportivos, ya que han venido muchos por primera vez y se han quedado porque les ha encantado”. Se anuncia que “va ser emocionante, con dos equipos que se caracterizan por luchar siempre hasta el final, y la gente va a disfrutar porque se les va a hacer disfrutar”.

Deja tu opinión