Parres solo piensa en finales dentro de la final

El central considera que Unicaja Almería y CV Teruel parten con las mismas posibilidades de alzarse campeón de la Superliga

voleibol ante cv teruel
Remate de Parres en la final de la Copa del Rey del pasado mes de febrero

Tampoco es que se le ajuste demasiado la expresión de ‘ir de tapado’, porque se le reconoce la gran labor que realiza, pero sí es cierto que los focos parecen irse a otra dirección distinta a la suya. Manuel Parres no se molesta, porque puede estar satisfecho con lo que ha dado tanto en la fase regular como en al dura serie de la semifinal frente a Urbia Vóley Palma. Tan es así, que ha sido pieza angular sobre la que levantar la clasificación para la duodécima final consecutiva: “Me siento la verdad que bien físicamente, me siento cómodo en la pista y con confianza, y creo que hay que estar así, positivo, para hacer lo que intento en cada partido, aportar el máximo al equipo, porque sé que el equipo necesita de mi aportación”.

Humildad y profesionalidad concentrados en dos metros exactos de central con el apelativo de ‘seguro de vida’, este ilicitano asume su rol, “cuanto más, mejor”, y no se despista de la misión que él mismo se encomienda: “Intento siempre estar concentrado en esa faceta de sumar al grupo; me da igual absolutamente destacar más o menos o que mi labor sea más vistosa, pero sí que me importa mucho que el equipo al final gane con mi aportación, y porque se gana en conjunto”. Ese es el camino que hay que andar y que conduce, sin quererlo, a actuaciones individuales de gran mérito, por mucho que Parres se reste mérito incluso con su letal saque: “Hay rachas durante el partido porque los rivales lo tienen muy bien estudiado”.

Sin apenas error desde la raya de fondo, la incidencia que provoca en la recepción del adversario facilita puntos, pero de nuevo no quiere elogio: “Mi saque no es del todo complicado, sobre todo cuando no le imprimo esa agresividad que necesita, y a veces es más fácil, por lo que intento centrarme un poco más en esa faceta del juego; a pesar de que se hagan los puntos con mi servicio, gran parte del éxito es por la línea de bloqueo que tenemos en cada momento, porque Borja es un gran bloqueador y tenemos muy buenos bloqueadores también por banda, y yo soy consciente de eso, así que hay muchas veces que se toca el balón gracias a esa gran labor que hace el bloqueo, y se consigue sacar el contraataque después”.

Lo mismo de siempre, sumar y sumar: “Cuanto más aporte también en ello, mucho mejor para el equipo, y también mucha concentración para ser agresivo e intentar separar la bola de la red, lo que consigo a veces y otras no, pero es solo un detalle al final”. Es evidente que los dos rivales que se ven las caras, con los que Manuel Parres ha sido ya campeón de la Superliga previamente, se conocen muy bien. Él se limita a la sencillez del análisis: “Mi visión suena a tópico, pero es así; para mí solo existe el partido del sábado, que es el primero, ya que cada partido de esta final va a ser una final en si; cuando acabemos el primero pensaré en el segundo, suceda lo que suceda, no hacer cuentas para que no nos salgan al revés”.

Cauto, con lo simple que resulta, pero a la vez complica, “jugar cada partido como si fuera el último”, el central solo resta en algo, como es la condición de favorito de Teruel: “En una final ambos equipos están con igualdad de condiciones, partimos así, y ambos tenemos la misas posibilidades de ganar; es cierto que Teruel quizá parta con la pequeña ventaja de haber sido el más regular durante toda la liga y haberse mostrado en momentos clave, como la Copa del Rey, sólido y fuerte, y eso quizá le dé un plus de confianza y le haga ser favorito; además, comienza en su campo y es un pequeño factor que a priori le puede favorecer, pero que se ha dejado claro que a nosotros no nos ha afectado”.

Se refiere el central a lo recién vivido con Palma: “Nosotros ya hemos jugado la semifinal con el factor cancha en contra, sabemos perfectamente cómo hay que afrontarlo, y nada, a lucharlo, es una final más y todos estamos con muchísimas ganas de demostrar que podemos ganarla”. Lo de haber jugado 18 sets frente a los 9 de Teruel para poder clasificarse, arma de doble filo: “Podemos ir algo más cargados porque hemos jugado tres partidos de 3-2, junto también al cansancio psicológico que supone, pero igualmente es positivo porque hemos luchado en niveles de estrés que en la otra eliminatoria no se han dado; en la final puede haber momentos de bajón físico, pero con la adrenalina no los notaremos”.

Por lo tanto, Parres rebosa confianza: “El equipo viaja en el mejor momento en el que puede estar ahora mismo, tenemos la confianza de haber sacado una semi contra un equipo muy competitivo como es Palma, hemos levantado momentos complicados de tie-breaks, y no podemos llegar en mejor forma posible, estamos con la confianza, pese a que sabemos que Teruel es buen equipo, competitivo y que ha demostrado una gran regularidad, pero no tenemos nada que perder”. A la vuelta en Almería, visto el doble ambientazo de semifinal, y pese a ir paso a paso, está seguro de que habrá un gran apoyo: “Cuando tengamos que volver, nuestra afición va a responder y nosotros a corresponder, espectáculo, y que sea victoria”.

Deja tu opinión