Rubén Lorente e Israel Rodríguez cierran el círculo

El colocador de Unicaja Almería vivirá su primer play off por el título de la Superliga y ve brutal jugar con el receptor

superliga masculina de voleibol
Israel Rodríguez recibe en presencia de Rubén Lorente durante un entrenamiento reciente en el Moisés Ruiz

Cuando Rubén Lorente vino al mundo ya sorprendía por su capacidad un juvenil de Arahal de unas cualidades extraordinarias para esto del voleibol. Ese jugador, que confirmó todo lo que se esperaba de él, era Israel Rodríguez, que a su vez tuvo sus propios referentes en sus inicios. Cuando Rubén aprendió a andar, Israel se consagró e inició una trayectoria imponente que le llevó por toda Europa, como si de un nómada se tratase. Ambos coincidieron en pista por vez primera de un modo significativo este sábado, cerrando un círculo de mucha ilusión antes de que finalice el curso: “Tengo que tomarlo como un aprendizaje de alguien que tiene muchísima experiencia, que tiene muchísimo vóley y que me va a ayudar”.

Casi el doble de edad del uno sobre el otro, 36 y 19, 17 años mediando entre los dos, ambos ‘rompieron’ la diferencia generacional tan grande a base de algo que nunca falla, de una lenguaje que les es común como el del talento: “Para mí es una responsabilidad que va a venir bien para estar más concentrado; la exigencia propia de mí mismo y la que me viene de fuera siempre va a ser un doble aporte muy bueno, y tener la confianza de poder jugar con Israel es brutal”. Lo recuerda como uno de sus mitos: “Iba a los partidos cuando era muy pequeño, iba con la camiseta por los tobillos a pedir que me firmaran autógrafos Manolo Berenguel o a Cosme Prenafeta, y con Isra era realmente pequeño”.

Fue uno de los dos encargados principales, junto a con Ignacio Sánchez, de que el ‘bombardero de Europa’ empezase a coger ‘vuelo’: “Ahora él tiene que ir poco a poco, ha sido un periodo muy largo y tiene que coger sensaciones y confianza, poco a poco ir recuperando ese contacto con el balón, y confío en que para play off sí va a llegar estando a tope paso a paso”. A otro que ayudó fue a Jean Pascal, que regresó tras varios partidos sin minutos: “Le vino bien porque llevaba mucho tiempo sin jugar, y es un plus de confianza para cualquier jugador verte en un partido completo, a sentir que estás ahí, y sí, hay que tratar de darle balones para que alimente esa confianza y esté a tope, como todos, cuando sea necesario”.

Con todos y con él mismo, el desarrollo del tercer set ante el FC Barcelona fue muy plácido: “La verdad es que me sentí bastante bien, sabía que tenía que entrar cuando el equipo estaba en una buena dinámica, amoldarte a como estaban los compañeros de pista, pero desde el primer momento me sentí cómodo, estuve respaldado por ellos y todo muy bien”. Fue más sencillo de lo esperado, pero eso se debió también al alto nivel propio: “Esperábamos un partido duro en su casa pero empezamos jugando bien, después no nos relajamos nada y supimos cerrarlo; la verdad es que contentos, porque así parece que se acortó algo el largo viaje de vuelta –tono jocoso”.

Resta un solo partido en el que espera jugar muchos minutos y que no se piensa dar como un momento de desconexión: “Ante Tarragona se trata de que juguemos un buen partido por ser el último de la fase regular en casa, acabar con las buenas sensaciones, de que todo el equipo tire y de vernos bien nosotros mismos, ya que es fundamental que todos tengamos la confianza de afrontar lo que se avecina”. Está en una fase de ‘primeras veces’, ya que tras estrenarse en una Copa del Rey tampoco había estado en los play off, por lo que espera disfrutar cada punto: “Es el objetivo de toda la temporada, llegar a los play off de la mejor manera posible y allí luchar de tú a tu primero seguramente con Palma”.

Lorente pide “centrarse en la semifinal cuando llegue” y desvela lo que le provoca: “La vedad es que estoy muy ilusionado con ello y que tengo muchas ganas”. Si ganase la Superliga a sus 19 años, algo en lo que no piensa por ahora porque “primero hay que jugar este fin de semana, después Palma y no hay que adelantarse”, reconoce que “sería una gran alegría que tiene que servir para trabajar más, una motivación extra para repetir el título”. Contento porque Textil Santanderina se ha salvado, tras seguir con atención ese partido ante Melilla en el que “en el tie break se puso la cosa apurada”, faltan por decidir cuatro puestos, descenso entre Mediterráneo y Vecindario y el liderato entre Teruel y Palma”.

Unicaja, finalmente tercero, y hace lectura de ello: “Me dice que tenemos que ver el porqué hemos quedado así, los fallos que hemos tendido para poder trabajarlos, sobre todo en los partidos de los dos equipos que están por encima y con los que no veremos las caras, corregir y a partir de ellos, construir”. Al no contar con experiencia previa en esta situación, no sabe si mejor es empezar dentro que fuera: “Se tiene que ganar de todos modos; si empiezas rascado un partido fuera, genial, y si comienzas con dos buenos resultados en casa, igual, así que no es algo que será relevante, porque va a ser muy disputado y vamos a tener que jugar en ambos campos”. Entiende que la afición será fundamental para los verdes.

Deja tu opinión