Un oasis en el desierto da la victoria al Almería

Marco Motta da luz a un partido gris entre los rojiblancos y el Córdoba al hacer el único gol en la recta final

Pozo
Pozo está a punto de caer al suelo ante la presencia de un futbolista del Córdoba. (Foto: JL Matarín)

Si hay una palabra para definir el partido entre Almería y Córdoba es aburrimiento. Ambos conjuntos protagonizaron un duelo en el que brillaron por su ausencia las oportunidades y la emoción. Después de ochenta y cinco minutos poco destacables, Marco Motta encontró un oasis en el desierto para dar luz a los locales al poner su nombre al gol que daba el triunfo a los suyos y permitía la tercera victoria consecutiva de los rojiblancos en el Estadio de los Juegos Mediterráneos.

La primera mitad dejó más bostezos que fútbol. El Córdoba era el conjunto que quería poner algo de intensidad ofensiva, aunque tampoco era como para tirar cohetes. Comenzó el encuentro y a los siete minutos llegó la única ocasión entre palos de esos cuarenta y cinco minutos. Javi Lara sacó un córner buscando el tiro a puerta directo, pero el esférico se estrelló en el travesaño.

Con motivo de las bajas, Lucas Alcaraz tuvo que hacer pruebas en el once inicial. En este sentido, el entrenador sorprendió con la titularidad del canterano Álex Corredera, cuando lo más esperado era Pervis Estupiñán. Al margen, el resto de futbolistas que salían de inicio eran previsibles, con Motta, Owona, Morcillo y Nano, en defensa; Joaquín y Mandi, como pivotes; Gaspar, Pozo y Juan Muñoz. Además, del caso mencionado del filial.

El encuentro iba descontando segundos al cronómetro y el letargo iba en aumento. No es que el hombre del marcador no trabajara, sino que la emoción que caracteriza a este deporte brillaba por su ausencia. Por ello, los aficionados comenzaron a impacientarse, como consecuencia del dominio de balón del Córdoba, por lo que comenzaron a dejarse notar con tímidos pitidos.

La UDA todavía no se había acercado a las inmediaciones del área visitante cuando, a los treinta y cuatro minutos, la pelota quedó muerta a la altura del punto de penalti y Caballero la mandó por encima del larguero. Aunque René no tuvo que aparecer, el error defensivo volvió a provocar incertidumbre en el graderío. Aun así, fue más una llegada que ocasión manifiesta de gol, por lo mal que definió el atacante blanquiverde y el descanso llegaba con el resultado inicial (0-0).

Tras la reanudación el guion solo dejó el cambio de que el Almería se estiró más y aumentó su presencia en el lado del campo del rival porque, al igual que en el primer acto, las actuaciones destacadas de los guardametas no existían.

No es que los contendientes tuvieran una férrea defensa, más bien es que los atacantes tenían una nula aportación. En esas, en el minuto 68, llegó la primera oportunidad de las que te pueden considerar claras para la UDA, puesto que Pozo realizó un pase aéreo a la espalda de la defensa que Juan Muñoz malogró ante Kieszkev. El futbolista cedido por el Sevilla controló como un profesional, pero definió en el mano a mano como alguien que nunca ha pateado un esférico.

El choque se dirigía irremediablemente hacia el empate sin goles. Sin embargo, los espectadores del Almería pudieron festejar un gol. En un partido horroroso, en líneas generales, el Córdoba, que tuvo sus opciones de dominio de posesión, demostró por qué es el colista de lo competición, ya que, a falta de cinco minutos, los visitantes defendieron de la peor forma un saque de esquina y Motta hacía el 1-0.

Lucas Alcaraz reaccionó protegiendo al equipo. El entrenador lo tenía claro: había que mantener el resultado. Por este motivo, retiró a Juan Muñoz, que salió del escenario entre sonidos de pitos y algún que otro aplauso, e introdujo a Ángel Trujillo. Aunque los cordobeses arriesgaron y salieron sin tapujos, la victoria rojiblanca fue una realidad tras el pitido final.

UD Almería: René; Marco Motta, Owona, Morcillo, Nano; Mandi (Verza, min. 63), Joaquín Fernández, Gaspar, Corredera (Pervis Estupiñán, min. 70), Pozo y Juan Muñoz (Trujillo, min. 88).

Córdoba CF: Kieszek; Fernández (Jovanovic, min. 73), Caro, Joao Alfonoso, Javi Galán; Edu Ramos, Aguza (Jona, min. 86); Alfaro (Markovic, min. 82), Javi Lara, Caballero y Sergi Guardiola.

Gol: 1-0, min. 84: Marco Motta.

Árbitro: Gorostegui Fernández, del colegio vasco. Amonestó a Marco Motta, Joaquín Fernández y Mandi por parte de la UD Almería, así como a Aguza y Javi Galán, del Córdoba.

Incidencias: Partido correspondiente a la decimonovena jornada de la Liga 1|2|3. El encuentro se disputó en el Estadio de los Juegos Mediterráneos y contó con la presencia de 5.166 espectadores. Los jugadores de la UD Almería saltaron al césped con camisetas en las que se podía leer “ánimo Tino y Ángel”.

Deja tu opinión