Asturias como conquista obligada para que el filial de la UDA siga soñando con ascenso a Segunda B

El Langreo recibirá a los rojiblancos en su Nuevo Ganzábal de césped artificial la vuelta será en el natural del Mediterráneo

tercera uda ante langreo ascenso a segunda b
Fran Fernández parece otear el horizonte mientras se produce una jugada entre su equipo y el Antequera en el Anexo

Las maletas casi hechas ya. Fue el propio Víctor Fernández-Miranda, el flamante presidente del club astur elegido el pasado mes de febrero, el que sacó primero la bola de su mismo equipo y después la de la UD Almería B. Había salido a participar sobre el escenario de la Real Federación Española de Fútbol en el sorteo de los cruces de la fase de ascenso, y el azar hizo que la bola elegida fuera la de su propio club, estando en su mano la suerte del rival con el que medirse en cuartos de final. Su primera valoración, como es lógico ante los pocos datos a bote pronto sobre cualquier rival, se ciñó ante todo a los kilómetros de distancia entre Langreo y la capital almeriense.

Y es que llegados a este punto, los grupos, pensados por proximidad geográfica, dejan de tener ningún valor y el adversario puede ser de cualquier rincón del país. Le pasó al Huércal Overa, que tuvo que viajar a Palencia con mala fortuna, y al CD El Ejido, que hizo dos viajes a la cornisa cantábrica, en cuartos y en la final frente al vizcaíno Bermeo y el cántabro Laredo. Toma el testigo el filial rojiblanco, que se mide a otro tercero, como estaba establecido, que ha conseguido 13 puntos más a lo largo del campeonato. La Unión Popular Langreo ha sumado un total de 84 frente a los 71 de los de Fran Fernández, pero es evidente que es una pista sobre el potencial del rival que tiene poco recorrido. Cada dato hay que contextualizarlo, está claro, y se presenta una eliminatoria abierta.

Son 25 victorias frente a 21, 9 empates ante 8, y 4 derrotas contra 9. En relación a goles, también tiene la delantera el cuadro asturiano con +52 frente al +25 de la UDA B. Ha marcado 17 tantos más y ha encajado 10 menos. En su grupo, el II, el dominador ha sido un filial, el Sporting de Gijón B, y también ha acabado por delante el Avilés, siendo cuarto empatado a 84 puntos el Tuilla. Un poco menos acostumbrado a viajar que el Almería, su liga se encuadra en Asturias solamente, siendo el Principado uniprovincial, mientras que el filial UDA ha tenido desplazamientos a Málaga, Granada, Jaén y Melilla durante el curso. De ahí lo de la obligación de contextualizar los datos.

Desde el club rojiblanco se dice literalmente que “el filial no ha tenido suerte en el sorteo efectuado en la sede de la Real Federación Española de Fútbol, y deberá superar muchas adversidades, comenzando por el largo viaje, ya que tendrá que atravesar todo el país para llegar a Langreo, alrededor de mil kilómetros de ida, y otros tantos, de vuelta”. El análisis primero se completa con varias aseveraciones más: “El rival goza de un indudable potencial y cuenta con gran experiencia (…) ya ha disputado varias fases de ascenso y ha militado en Segunda División B tras superar al Monzón, al Haro Deportivo y al Mérida en la 2013-2014”. Su campo es de hierba artificial, “lo que sin duda será un hándicap para nuestros representantes”, dice la web.

Invicto en casa, habiendo cedido solo tres empates ante Llanes, Oviedo B y Condal, los tres por 1-1, ha vencido a todos sus rivales fuertes, como al propio líder Sporting B por 4-2. Con capacidad para 4.000 espectadores, se espera un lleno para recibir a la UD Almería B y su juventud, que ha ofrecido un gran rendimiento tras aclimatarse a una categoría dura. En cuanto a las derrotas del Langreo, se han producido en el campo del Sporting precisamente, así como ante el cuarto, el Tuilla, el derbi de la misma localidad, Colunga y ojo, el Condal, equipo que parece haberle tomado la medida este año. Cabe reseñar que los partidos perdidos le han llegado en el último tramo del campeonato.

Deja tu opinión