Casimiro llama a la puerta del septeto ideal y entra

Primer encuentro completo de la temporada, en recepción y en defensa, sintiéndose identificado con Unicaja Almería

superliga masculina de voleibol
Casi recibiendo de dedos en uno de los entrenamientos del equipo realizados recientemente

Por primera vez en la temporada le tocó asumir un partido completo y al término del mismo no podía estar más satisfecho. Antonio Casimiro ‘Artés’, con su número 12 a la espalda, cuajó una extraordinaria jornada 13, que no fue ni mucho menos la de la mala suerte ni para él ni para el equipo. Pero sobre todos los números, a este joven valor ya confirmado del voleibol español lo que más le llenó fue la otra parte de la cita, su contenido social: “No puedo estar más de acuerdo con el club ni tampoco sentirme más identificado con él, proponiendo este tipo de acciones y estando al lado de los problemas que tiene la sociedad”. Su bondadosa condición humana es ya de sobra conocida en la Superliga, jugador muy emotivo.

Es habitual verlo involucrado con cualquiera que necesite ayuda, inquieto ante la posibilidad de hacerle la vida más fácil a quien sea, por lo que jugar para servir de altavoz contra la violencia de género le resulta magnífico: “Ojalá que lo que se ha intentado en este partido se haya conseguido, que todos tomemos conciencia de que la lucha no nos es ajena, sino que nos toca plantar clara, de que no se puede permitir ni una situación más de discriminación, puesto que la violencia de género tiene múltiples formas y es un grave problema que destruye a la sociedad”. Como no, se descubrió ante la grada: “Lo que ha hecho hoy la gente ha sido maravilloso, involucrándose con la causa y demostrando lo grande que es nuestra afición”.

En lo deportivo, además, “había ganas de volver a casa tras algo más de un mes sin jugar en el Moisés Ruiz, y lo cierto es que desde la pista se nota mucho ese aliento que se transmite y que hace que el equipo esté cómodo y arropado para sacar adelante el partido”. Metido del todo en el desarrollo del mismo, ya que las bajas en el puesto de receptor hicieron que Mario Ferrera recuperase su anterior rol por si había algún problema y tenía que actuar por cuatro, ‘Artés’ jugó muy bien en defensa y en recepción, dando un nivel altísimo: “Hasta ahora cuando me ha tocado jugar lo he hecho en defensa, pero hoy curiosamente he estado tranquilo en recepción, muy cómodo y sin perder la concentración en ningún momento”.

Los números en voleibol tienen mucho peso, tanto o más que las sensaciones, una vez que ha pasado el encuentro, y para Casi vienen a decir que esta ve sí que ambas cosas van cogidas de la mano. Sobre 19 saques rivales no cometió ningún error, logró un 79% de recepción positiva, siendo un 53% perfecta para facilitar la construcción bien de Ignacio Sánchez en los dos primeros sets o bien de Rubén Lorente en el tercero. Mediterráneo Castellón solo pudo hacer un punto directo de servicio, justo en el único fallo ahorrador de todo el encuentro, cometido por Alex Slaught. En su línea, se mostró feliz por su compañero: “Es un jugadorazo que en cuanto tiene minutos gana confianza y lo hace muy bien, enseñando su potencial”.

El norteamericano recibió 25 balones, el más ‘bombardeado’, y cuajó un partido en el que fue determinante: “Me alegro mucho por él porque se lo merece viendo todo lo que trabaja a diario y todo lo que se esfuerza”. Lo cierto es que Casimiro viene a confirmar que efectivamente hay una progresión notable de todo el equipo tras el parón navideño, con otro enorme encuentro a cargo de Javi Monfort tanto en las labores de recepción como de ataque, asumiendo mucha responsabilidad: “Vamos cada vez a más, aprovechando el partido a partido para estar al máximo nivel para cuando llegue la lucha por los títulos”. El compromiso es de todos, y ‘Artés’ lo tiene claro: “Tengo mucha suerte de tener los compañeros que tengo”.

El trabajo y el sacrificio de todos y cada uno de los componentes de la plantilla se une a la buena relación personal establecida entre ellos, lo que una vez más quiso dejar claro el joven líbero sin apenas voz: “Estoy ronco porque me gusta mucho lo de comunicarme en la pista, siempre gritando para animar o para hablar las cosas concretas del juego, ya que el ambiente era muy alto”. Además, el rival que había delante vendió muy cara su derrota, con un tercer set extremadamente largo, el segundo más largo de su vida deportiva: “Con la cantera de Unicaja ganamos una vez a Cáceres por 44-42 en un Campeonato de España, pero en senior nunca lo había vivido hasta ahora”. El cuerpo a cuerpo también le va.

Sobre Mediterráneo Castellón, “lo esperado, un buen equipo que jamás se rinde y que se nota que se ha reforzado este invierno para subir el nivel”. En el Moisés Ruiz “ha jugado muy bien pero nosotros hemos estado serios y no hemos perdido la concentración”. La doble cita con el gentilicio ‘castellonense’ se completará el próximo fin de semana, ya que se visitará la Ciutat Esportiva en la que juega sus partidos UBE L’Illa Grau, partido que comenzará a las 17.00 horas: “Es otro buen rival, como todos en esta Superliga, pero al que conozco bien y con quien hay que ir a tope, como siempre”. La muestra está en su victoria sobre Melilla por 3-0 para no solo salir del descenso, sino escalar hasta la novena plaza de la clasificación.

Deja tu opinión