Jorge Morcillo, investigado en la Operación Cortés

El capitán de la UD Almería ha tenido que declarar como supuesto implicado en los amaños de partidos, según El Mundo

ud almeria liga adelante
Imagen de archivo de Jorge Morcillo antes de un partido de la UDA

Jorge Morcillo, capitán de la UD Almería, fue uno de los detenidos en la Operación Cortés, según informaba el diario El Mundo. Desde el pasado lunes, la Policía Nacional informó de que se realizarían más de una veintena de detenciones en el marco de las investigaciones sobre supuestos amaños de partidos en Segunda B, Tercera División y Primera División Femenina y que se encuentra en fase de instrucción en un juzgado de Zafra.

El central rojiblanco fue reclamado por los agentes cuando se disponía a marcharse de vacaciones, puesto que, según fuentes del caso, había sido señalado como uno de los jugadores con los que había contactado la trama para conseguir adulterar los encuentros y lograr beneficios a través de las apuestas de internet.

Jorge Morcillo, tal y como relataba El Mundo, se ha convertido en el primer futbolista profesional en activo que ha tenido que declarar por su posible participación en los hechos, lo que ha provocado, en consecuencia, que varios encuentros de la UD Almería se coloquen en el punto de mira de los investigadores policiales.

El caso, que es llevado por la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) de la Policía Nacional, ha dirigido las labores de observación hacia el Almería – Nàstic, así como por el Almería – Alcorcón, que terminó en empate y que privó a la entidad de luchar en la última jornada dependiendo de sí mismo porque el resultado (0-0) no le beneficiaba y le hacía depender de otros campos en el final de la competición.

Jorge Morcillo no jugó en ninguno de los partidos, sin embargo, los investigadores, pese a no situarlo como uno de los “cabecillas” de la trama, consideran que su condición de capitán le sitúa en una posición idónea para convencer a compañeros de profesión para pactar las situaciones de partido. Se estima que se necesitarían, según fuentes del caso, tres futbolistas de los veintidós de partido como para poder amañar, supuestamente, los duelos futbolísticos.

Tras su declaración, la Policía Nacional continúa intentando esclarecer si pudiera haber más miembros de la plantilla rojiblanca contactados por la red. Los agentes encargados de la Operación Cortés, desde que se abriera el pasado lunes, han detenido a veinticuatro personas, aunque solo el sospechoso de ser el “cabecilla” permanece en prisión provisional. El resto ha quedado en libertad con cargos a la espera del juicio oral.

Esta es la segunda parte de la Operación Pizarro, iniciada en el mes de febrero y que se saldó con más de una treintena de detenciones. Así mismo, El Mundo reflejaba que fuentes policiales aseguraban la relación con los principales sospechosos de la primera operación: Jonan García e Iván Moreno, que salieron en abril de prisión con fianza, aunque se encuentran a la espera de que continúe el procedimiento. Eso sí, la colaboración de ambos con la justicia ha podido ser fundamental para destapar una red que tocó clubes del territorio nacional hasta llegar a países como Chipre y Lituania.

Mientras continúan las diligencias, la Policía Nacional trabaja con la colaboración de la Europol con la finalidad de esclarecer todo lo sucedido en la macrooperación destinada a evitar apuestas fraudulentas en el deporte.

Deja tu opinión