Instalado chip de Superliga en los internacionales

Llabrés, Borja Ruiz, Juanmi González y De Amo llegan enchufados tras clasificar a España y confían en el nuevo Unicaja

unicaja almeria voleibol superliga
Los cuatro internacionales de Unicaja Almería posan juntos ya vestidos como ahorradores tras el partido disputado en Dalías

Las horas han sido muy pocas, solo un entrenamiento que se realizó con formato de partido, seguido de otro partido real con árbitros y público. Eso es lo que se ha compartido entre toda la plantilla completa desde la incorporación a filas de los internacionales. Pero cuando hay tanta calidad las cosas son más sencillas, y se vio sobre la pista de Dalías un potencial extraordinario para ir a por todas otra temporada más. En el primer equipo titular de Piero Molducci entraron todos ellos, Miguel Ángel de Amo, Juanmi González, Borja Ruiz y Toni Llabrés, junto a Alemão e Israel Rodríguez. Llegan en un gran estado de forma y mentalmente reforzados.

La experiencia con España ha sido dura pero les ha reportado una felicidad inmensa: “Se me ponen los pelos de punta de recordarlo, no se conseguía desde hace ocho años, un grupo de gente joven que deseaba esto y no solo por la Selección sino porque representábamos a todo el país, así que ha sido algo increíble”. Borja Ruiz, central ahorrador, ha sido importante en las rotaciones del combinado nacional y revela el cambio de rumbo que se tuvo que experimentar: “Solo los jugadores y el cuerpo técnico que hemos estado allí sabemos lo que se ha luchado; se consiguió alcanzar un nivel de juego altísimo después de que en Turquía pasáramos un momento muy malo, pero hicimos una reunión de vestuario, se mejoró y al final se ha visto reflejado en esta gran clasificación”.

Sobre el alcance real del logro, Miguel Ángel de Amo, el colocador blanquiverde, confiesa que realmente no se habló del tiempo sin lograr entrar en el Europeo: “Trabajamos día a día sin pensar en el último partido, empezamos con problemas y eso nos obligó a pensar en el principio; una vez que hemos clasificado ha sido una alegría tremenda, la gente te felicita por algo que llevaba años sin hacerse y entonces realmente te das cuenta de lo conseguido, de la satisfacción que le has dado al país”. En cuanto a una de las claves, el punto que se logró en Montenegro antes de ir a Canarias, Juanmi González, receptor que se reincorporó de un día para otro tras llegar a Almería, asegura que fue fundamental: “Con el público a favor se hace menos difícil y hemos puesto a España donde se merece estar”.

Desde la retaguardia lo ha vivido Toni Llabrés, líbero, encantado por regresar a la Selección tres años más tarde, destacando la capacidad de reponerse tras las dificultades: “Cogimos confianza y al final salió todo bien”. Sobre el partido definitivo en Grecia, “se empezó muy bien ganando el primer set, después hubo nervios y se puso cuesta arriba, pero después de hacer el segundo se liberaron tensiones”. El mérito de España está también en los rivales que había enfrente: “Estaba muy complicado porque Europa tiene buenas selecciones”. Pero ya toca pensar en verde y el balear es rotundo: “Hay que ganar siempre, y obviamente vamos a luchar por la Supercopa, la Copa del Rey y la Superliga”. Llabrés espera mucho de Unicaja: “Tenemos equipo para ello”.

Igual piensa Borja Ruiz, que avisa de que llegan “fuertes y con ganas de dar caña para demostrar que Unicaja ganó el triplete por algo”. Tiene claro que “va a a ser difícil por lo que se han reforzado los demás, pero tenemos muchísimo talento y al final hace mucho el grupo, la piña que hagamos, y no me cabe duda de que va a ser como el año pasado o incluso mejor”. El aviso a navegantes es directo: “Aunque sea difícil, vamos a ir partido a partido jugando a nuestro mejor nivel, así que si nos quieren ganar van a tener que ser mejor que nosotros”. En esa línea sigue Juanmi González cuando expresa que “todos los equipos luchan por títulos y nosotros somos los que más; esperamos conseguir algún título porque tenemos equipo para ello”. De hecho, el onubense valora “la gran compensación de gente con mucha experiencia y gente joven, que va a ser necesario para mantenernos frescos y con un buen nivel de concentración en una temporada muy larga”.

Las sensaciones primeras de Miguel Ángel de Amo son buenas, básico en un colocador: “Los cuatro llevamos aquí desde el año pasado y ha sido más fácil, porque en un día ha sido como si fuera un mes; teníamos ganas de empezar a trabajar con los nuevos y esperamos coger la confianza lo más rápido posible, sobre todo con Alemão e Israel Rodríguez, que son los que tienen que resolver al final, y empezar con buenas sensaciones”. Las miras son altas, partiendo de la base de que “el objetivo que nos ponen desde el club es jugar las finales, así que eso es lo primero; tenemos que trabajar día a día porque la liga ha subido mucho de nivel de mitad de tabla para arriba y no va a haber tanto 3-0 como el año pasado; eso para la gente supone tener partidos bonitos de ver”. En relación a Alemán, asume con gusto su rol de ‘tutor’: “Ahora me toca a mi hacer el papel de viejo, me ha tocado de jovencito que me lo hicieran Flores y Herrera, y eso que he podido recibir lo tengo para dar; pienso que tiene maneras y que se puede sacar un gran colocador de él”.

Deja tu opinión