Qué late detrás de los dorsales de Unicaja Almería

Los jugadores ahorradores se reparten los números con los que jugarán esta nueva temporada con historias personales

voleibol superliga dorsales
Calentamiento de Unicaja Almería la pasada temporada, con el balón tapando el dorsal '12' con el que repite 'Artés'

Desde el 1 al 19, con los huecos obligados al contar actualmente con 12 efectivos en un plantel que jamás se da por cerrado, y cada uno diciendo mucho para su portador. Nada tiene que ver con la numerología, puesto que el significado que se le da a los números en términos generales no influye para nada en la elección que han efectuado los jugadores de Unicaja Almería. Más bien su predilección se basa en la experiencia acumulada, en algunas personas importantes que han influido en sus vidas y/o carreras o en necesidad de un nuevo giro a su trayectoria. De los ya ‘veteranos’, cinco, repiten cuatro y se produce una variación respecto a la 16-17, y en cuanto a los ‘nuevos’, se ha buscado satisfacer sus peticiones de dorsal.

Así, por orden creciente, el ‘1’ será el que luzca Javier Monfort, fichaje por cuatro, siendo un vínculo directo con su amada playa. Al empezar a jugar con su hermano Vicente, que usaba el 2 con antelación, le llegó ese ‘1’ rodado, ya que el anterior compañero en arena de Vicente, Carlos Acedo, lo tenía también en pista y repetía. Esa “cadena” del valenciano conduce a otra del tiempo del ‘4’ con el que continúa Manuel Parres, cuyo padre jugaba al fútbol. Acompañándolo a la Ciudad Deportiva de su Elche natal siendo niño, al pequeño Manu le regalaron una equipación del Real Madrid de la época con el ‘4’ de Fernando Hierro, que era su jugador favorito: “No era muy habilidoso con las piernas y jugaba de defensa en el cole”.

Cortaba muchos balones, pero estaba destinado al voleibol sin sacrificar el que se convirtió en su número favorito, que le ha acompañado prácticamente siempre. El que tampoco se separa de su ‘5’ es otro de los fichajes, el colocador almeriense Rubén Lorente, cuya historia está comenzando a escribirse ahora y lo hace con un número propio: “Al principio quería llevar el número de mi hermano, por aquello de ser el mayor, pero nunca podía, así que decidí que el ‘5’ iba a ser mi número”. Su personalidad le llevó a abrir su propio camino, lo que también traslada a la pista, en la que pondrá balones al ‘7’, el ‘semi-fichaje’ Jorge Almansa, que regresa con su mismo dorsal: “Lo quise siempre porque lo vestían grandes jugadores”.

La humildad del cartagenero le ha llevado a tener varios modelos en los que fijarse hasta ser él mismo un modelo para otros. De eso, de humildad, va sobrado el ‘8’, nuevo central en este pabellón, Jean Pascal Diedhiou, cuya elección de dorsal no va más allá de un “simplemente me gusta”. Sencillo, el techo del equipo y ahora de la Superliga no tiene ritos ni manías: “Antes y durante los partidos lo que suelo hacer es rezar”. Compañero suyo en Ibiza, será buen ‘Cicerone’ para él un Ignacio Sánchez que se queda con el ‘10’. El motivo principal de su elección pertenece a su foro interno: “Justo ahora hace diez años de un acontecimiento que lo cambió todo y decidí dedicarme a este maravilloso deporte”. Además, lo usó en Soria.

El almeriense es del gusto de tomarse un café solo, en el doble sentido, en la taza únicamente café y a su lado nadie, “visualizando el partido”. Cafetero es también el ‘11’, un Mario Ferrera que repite y que en un principio, al no poder coger el ‘1’ a su vuelta a Almería porque lo tenía Alejandro Fernández, hizo del once un ‘doble uno’. Pero se ganó el triplete con ese dorsal y el ‘11’ se ganó a su vez ser el nuevo número del sevillano: “El primer año que me lo puse hicimos algo histórico, así que para qué cambiarlo, y además tiene algún significado con mi pareja”. La familia es de gran importancia para él, y desvela que en una camiseta seguirá luciendo el apellido ‘Ferrera’ y en la otra ‘García’: “Va tocando que le haga tributo a mi madre”.

Otro jugador que repite estancia en Unicaja y dorsal es Antonio Casimiro ‘Artés’, con ese segundo apellido justo encima del ‘12’ con el que debutó en la Superliga: “Los valores de mi abuelo, los que me inculcó, todos positivos, y significó mucho para mí, y respecto al número, jugué mi primer campeonato senior, el Europeo Universitario, cambiando del ‘3’, que estaba ocupado, al ‘12’, al pensar que 1 más 2 son 3; ganamos el campeonato, fue una experiencia maravillosa y sigo con él por superstición, por buena suerte como senior, porque me sigue gustando más el ‘3’”. De hecho, está libre y no lo coge, como también libre está el ‘6’, ya que sigue de verde pero cambia de número Borja Ruiz, que elige el ‘14’ esta vez.

El central internacional considera que “es un buen año para cambiar”. Espera que le traiga “mucha suerte” al ser “muy significativo” para él “en el plano personal, vinculado con dos seres importantes en su vida: “Es por mi abuela, que nació un día 14, y un día 14 también conocí a mi pareja”. De ahí se salta al ‘17’ de Thiago Maciel, que igualmente cambió su predilección: “Me gustaba el ‘12’ cuando era chico porque era de André Nascimento, pero con el ‘17’ jugué dos años y en ellos fui muy feliz personalmente; creo que este año va a ser igual, muy bueno para mí y para Almería”. En la enumeración de dorsales hay otros tres consecutivos tras la serie 10-11-12, y es la 17-18-19, con la que además se cierra la lista.

El ‘18’ ha acompañado a Israel Rodríguez por Europa desde que debutara con él en la Selección Española juvenil en Italia. El sevillano se salió en el ‘Torneo 8 Naciones’ en la misma semana en la que cumplía 18 años, siendo el MVP del campeonato: “Desde entonces he intentado llevarlo conmigo siempre y la verdad es que no me ha ido nada mal”. El más alto es el ‘19’ y queda para Alex Slaught, el norteamericano que busca su explosión definitiva camino de la selección nacional USA: “Fue mi número en el instituto y nací un día 19, en el mes de junio”. El californiano se concentra “pasando el rato con los compañeros y escuchando música”, y su comida favorita es la mexicana: “Enchilada de pollo de mi madre”.

Todos esos dorsales han despertado con anterioridad la curiosidad de una afición que quería conocerlos para hacerse con las camisetas de sus jugadores favoritos y así estar equipada para una temporada apasionante. Desvelados los números que lucirán, queda por darse a conocer el diseño de la ropa, que está ya ultimado y entregado por parte del diseñador del club, Guille Carmona. Una campaña más, el mejor club de la historia del voleibol español dará una nueva vuelta de tuerca en el cuidado de los detalles de todos y cada uno de los elementos que componen la vestimenta completa del equipo. Cabe recordar que los abonados tendrá un buen descuento en la compra de ese material y el resto del merchandising.

voleibol superliga

Deja tu opinión