El Almería prueba de su propia medicina y empata

Dimitrievsky para un penalti en el último minuto a Verza que evita la segunda victoria consecutiva

Almeria Nastic
Fidel, autor del gol del Almería, encara a Suzuki en un momento del encuentro. (Foto: JL Matarín)

El capricho del fútbol quiso que el Almería sintiera en su piel lo que vivió una semana antes el Lugo. Al menos algo parecido. En esa ocasión, los rojiblancos se impusieron con René deteniendo un penalti en el último minuto y, en su encuentro frente al Nàstic de Tarragona, fue Dimitrievsky el que evitó que Verza diera la victoria a los locales. Lo positivo fue que no se produjo una derrota, sino un empate, puesto que, tras una primera parte lenta, Fidel hizo el primer gol, pero los visitantes hicieron el 1-1 con un tanto que entraba tras tocar en Joaquín Fernández.

No quiso arriesgar Lucas Alcaraz con el once inicial. Por ello, al mirar la alineación inicial, Navas aparecía como lateral derecho y Fran Rodríguez, que volvía de una lesión, esperaría su oportunidad de volver a sentirse futbolista. Así mismo, el entrenador cambió a su referencia arriba y apostó por Hicham. Los últimos partidos de Juan Muñoz, llenos de deméritos, provocaron, sin duda, su suplencia.

Comenzó el encuentro y ambos contendientes demostraron que la principal intención era la de no perder. En otro campo, el Barcelona B había cedido los tres puntos, por lo que un empate valdría a los dos para seguir escapándose con respecto el descenso. Por esta razón, los primeros minutos fueron lentos y sin que ninguno tomara riesgos.

Tanto fue así que los porteros eran meros espectadores hasta que, en el minuto 29, Dimitrievsky tuvo que estirarse para evitar que un disparo duro de Rubén Alcaraz acabara en gol. Fue la primera oportunidad del duelo, pero el arquero del Nàstic de Tarragona estuvo pletórico.

Pese a que ninguno de los contendientes conseguía imponer su juego sobre el otro, la UD Almería combinaba mejor y deambulaba por las inmediaciones del área contraria con mayor frecuencia. Sin embargo, la falta de peligro del conjunto rojiblanco propició que, antes del descanso, Gaztañaga finalizara una buena jugada del cuadro catalán, obligando a René a aparecer. Poco después, Pozo probaba fortuna desde la frontal, pero su lanzamiento se marchó rozando el poste.

Sería en la segunda parte cuando cambiaría el guion del choque. Lucas Alcaraz dio entrada a Fran Rodríguez en detrimento de Navas, aunque no sería este factor lo que provocaría un partido más abierto. El motivo de las diferencias con respecto el primer periodo llegó con un gol. Corría el minuto 59 cuando José Ángel Pozo metió un centro medido al segundo palo para que Fidel rematara y superara a Dimitrievsky. El onubense no había desarrollado un buen encuentro hasta ese momento, pero sí estuvo acertado para poner su nombre al 1-0.

Era la oportunidad de sumar dos victorias de forma consecutiva. Rodri, entrenador del equipo visitante, movió su banquillo y sacó al césped a los dos delanteros que esperaban en la banda. Por el contrario, Lucas Alcaraz retiró a Hicham, pero, en lugar de introducir a Juan Muñoz, que estaba en el banquillo, optó por jugar sin máxima referencia.

Los cambios le funcionaron mejor a los visitantes cuando, en el minuto 78, Tete disparó y tuvo la fortuna de que en la trayectoria estaba Joaquín Fernández para despistar a René y que el 1-1 fuera una realidad. Hasta el momento, eran pocos los acercamientos tarraconense. Pese a ello, lograron igualar.

En esas, el preparador de la UDA reaccionó y volvió a jugar con delantero centro: Juan Muñoz entró al campo. El problema que tuvo Lucas Alcaraz fue que el damnificado fue Pozo, por lo que el público comenzó a pitar la sustitución.

La UD Almería no tenía intención de que las cosas quedaran en tablas. Las filas rojiblancas se estiraron en busca del gol y este llegó, pero no subió al marcador. La razón fue que el colegiado no esperó a que la jugada finalizara y señaló penalti, cuando la pelota entraba. Aun así, había opción de que el tanto valiera si Verza materializaba la pena máxima. Sin embargo, en una de las paradojas del fútbol, Dimitrievsky detuvo el penalti.

El equipo local se había abonado a los finales emocionantes, aunque esta vez no sirvió para que los tres puntos se quedaran en el Estadio de los Juegos Mediterráneos y el final del partido llegó con tablas.

Ficha técnica:

UD Almería: René; Navas (Fran Rodríguez, min. 45), Trujillo, Joaquín Fernández, Nano; Mandi, Verza, Rubén Alcaraz; Pozo (Juan Muñoz, min. 83), Fidel e Hicham (Gaspar, min. 73).

Gimnastic de Tarragona: Dimitrievsky; Pol, Suzuki, Xavi Molina, Javi Jiménez; Eddy Silvestre (Matilla, min. 72), Gaztañaga; Tete, Juan Muñiz, Maikel Mesa (Dongou, min. 66) y Manu Barreiro (Álvaro, min. 74).

Goles: 1-0, min. 59: Fidel. 1-1, min. 78: Joaquín Fernández (p.p.).

Árbitro: Pizarro Gómez, del colegio madrileño. Amonestó a Navas, Fran Rodríguez y Verza por parte de la UD Almería, así como a Juan Muñiz, del Gimnástic de Tarragona.

Incidencias: Partido correspondiente a la vigésimo segunda jornada de la Liga 1|2|3. El encuentro se disputó en el Estadio de los Juegos Mediterráneos y contó con la asistencia de 6.046 espectadores.

Deja tu opinión