El Almería se queda sin segunda victoria consecutiva y alimenta la duda de cara al banquillo

Fran Fernández mantuvo la idea de Lugo y deberá esperar para ver si los cuatro puntos conseguidos le dan el puesto

Fidel Huesca
Fidel intenta marcharse en carrera de un rival durante el desarrollo del partido (Foto: JL Matarín)

Fran Fernández deberá esperar para ver si el empate sin goles sirve para que su examen de oposición al primer equipo esté aprobado. El entrenador mantuvo la disposición de juego de Lugo y el Almería dominó el primer periodo. Sin embargo, la falta de oportunidades, sumadas al bajón del segundo acto, provocaron que el resultado final fuera 0-0 y que los rojiblancos se quedasen sin sumar su segunda victoria consecutiva.

Mientras los futbolistas pisaban el césped, los aficionados reconocieron el esfuerzo en Lugo con una sonora ovación dedicada a los rojiblancos que iban a comenzar el duelo. No era para menos, y, además, para decidir la alineación, el entrenador había apostado por la continuidad, aunque las bajas le obligaron a colocar a Antonio Puertas en el lugar ocupado por Javi Álamo en la anterior cita y a que Ramón Azeez retrasase su lugar y que Pozo estuviera por la ausencia de Fran Vélez.

Tal y como se advirtió en la rueda de prensa previa al choque, el Almería iba a mantener su filosofía de juego y así fue. Desde el inicio, los almerienses emplearon la presión arriba y las ayudas constantes que tan buen rendimiento dio, sobre todo, en la primera parte del pasado fin de semana. Así, a los pocos segundos de empezar, Antonio Puertas se marchó por el costado derecho y envío un centro chut que se marchaba por encima del arco.

Con la llegada del minuto 9 vino también una buena oportunidad local, que acabaría en nada por la excesiva generosidad de Fidel. En la jugada, Pozo abrió en profundidad, el onubense recibió en el interior del área, pero su intento de pase a Quique González, que galopaba por el punto de penalti, acabó siendo despejado a córner.

Los de Anquela fueron espabilando con el paso de los minutos, pero la labor defensiva de la UDA estaba siendo encomiable. Mientras tanto, en la grada, el colectivo Grada Joven se enfundó unos petos amarillos, que simulaban a los de los guardias de seguridad, en señal de protestan mientras gritaban “animación sin represión”.

El hecho de que tanto UD Almería como SD Huesca estuviesen bien plantados en todas las parcelas del rectángulo de juego provocó que el primer periodo pasó por una fase sin ocasiones que terminó en el minuto 30 con un disparo de Pozo, quien obligó a trabajar a Sergio Herrera tras recibir una devolución de Fidel.

Aunque es cierto que los locales tuvieron una mayor movilidad, más presencia en zona de arriba y posesión, el equilibrio el bloque del Huesca, al igual que el almeriense en las pocas ocasiones de salida visitante, provocó que el descanso llegase con empate sin goles.

En el inicio de la segunda mitad, Fran Fernández quiso que el guion del encuentro se mantuviera igual: con un Almería intenso en la presión y que buscaba aprovechar la movilidad y velocidad de los hombres que ocupaban las posiciones más ofensivas del cuadro del Estadio de los Juegos Mediterráneos.

Sin embargo, con el paso de los minutos, fue la plantilla de Anquela la que fue ganando terreno y acercándose a la meta defendida por Casto. Esto hizo que, en el minuto 21, el cancerbero extremeño interviniese en una acción rematada por Vadillo y que buscaba con peligro el gol. Poco después, el portero de la UDA volvió a ser protagonista al sacar una mano sensacional a un disparo de Samu Saiz que buscaba la cepa del palo. Antes de eso, Joaquín, primero, y Corona, después, evitaron dos opciones de peligro visitantes.

El bajón en el rendimiento de los rojiblancos coincidió con la desaparición de Pozo y Antonio Puertas, puesto que ambos jugadores se fueron diluyendo conforme iba corriendo el cronómetro. Fran Fernández se había dado cuenta de que el malagueño, tal y como acostumbra en los partidos, no estaba a un buen nivel y decidió retirarlo por Corona, colocando a Ramón Azeez en una posición más adelantada.

No terminaba de funcionarle la idea al entrenador. Tal y como ocurrió en el Anxo Carro, la segunda entrega se estaba traduciendo en sufrimiento rojiblanco. La SD Huesca estaba logrando ganar la pelea en la zona de transición y sus contragolpes estaban siendo letales.

Consciente de que era la mayor frescura lo que estaba permitiendo a los de Anquela ganar terreno, el técnico del Zapillo introdujo al canterano Gaspar, en detrimento de Ramón Azeez. Minutos después, en el minuto 86, gastó su última bala con la incorporación de Kalu Uche.

Nada de esto acabó dando el fruto esperado, lo que derivó en que el pitido final llegase con empate sin goles y con la duda sembrada sobre la continuidad de Fran Fernández como entrenador de la primera plantilla o si, por el contrario, está próximo el anuncio del nuevo inquilino del banquillo del Estadio de los Juegos Mediterráneos.

FICHA TÉCNICA

UD Almería: Casto; Isidoro, Joaquín Fernández, Ximo Navarro, Nano; Borja Fernández, Ramón Azeez (Gaspar, min. 82); Fidel (Kalu Uche, min. 86), Antonio Puertas, Pozo (Corona, min. 64) y Quique González.

SD Huesca: Sergio Herrera; Akapo, Carlos David, Iñigo López, César; Melero, Aguilera, Ferreiro (Kilian, min. 89), Vadillo (González, min. 76), Samu Saiz y Borja Lázaro (Vinicius, min. 58).

Árbitro: Cordero Vega, del colegio cántabro. Amonestó a Ramón Azeez, Nano y Joaquín Fernández por parte de la UD Almería, así como a Aguilera, de la SD Huesca.

Incidencias: Partido correspondiente a la vigésimo novena jornada de la Liga 1|2|3. El encuentro se disputó en el Estadio de los Juegos Mediterráneos y contó con la presencia de 7.145 espectadores. Antes del comienzo, se guardó un minuto de silencio por el fallecimiento de Armando Borraz, expresidente del conjunto visitante. Además, destacó la vuelta del balón blanco, que no se usaba desde el pasado mes de octubre.

Deja tu opinión