El Almería sigue hablando en los micrófonos

El aumento de intensidad que demandaban los futbolistas no se demostró y el Albacete añadió una nueva derrota rojiblanca

Albacete Almeria
René tendido en el césped tras un choque con Zozulia (Foto: Laliga 1|2|3)

Eso de que las palabras se las lleva el viento es lo que mejor se ajusta al cierre de semana de la UD Almería. Durante cada una de las comparecencias ante la prensa, los futbolistas pasaron los días exclamando que “había que poner más huevos” para ganar. En cambio, lo que ocurrió fue que el guion siguió igual y el Albacete aumentó la crisis rojiblanca tras imponerse por 2-0.

Con solo ver la convocatoria, era evidente que Luís Miguel Ramis estaba en la obligación de introducir novedades en el once inicial. La situación volvía a ser crítica y el técnico fue un paso más allá hasta llegar a la sorpresa al colocar a Trujillo como central junto a Morcillo a la vez que Motta recuperaba la titularidad en el lateral derecho y Joaquín Fernández defendía la elástica en el centro del campo. Eso sí, el protagonismo del de Huércal de Almería en la medular era previsible por las numerosas bajas.

Lo que estaba claro es que había que refrendar sobre el césped lo comentado en los micrófonos durante la semana: “los huevos”. Nada más lejos de la realidad. La disposición sobre, pese a las numerosas novedades en la alineación, seguía plagada de desidia, posesión estéril y peligro del rival.

No fue necesario esperar demasiado para que llegara la primera oportunidad del Albacete, puesto que, en el minuto 7, Jon Erice golpeó el cuero desde larga distancia y su disparo se marcharía por encima de la portería defendida por René.

Con el primer acercamiento, aunque fue lejano, llegó el primer error defensivo. Una pérdida de balón propició un contragolpe local que finalizó con Héctor Fernández en un mano a mano con el portero rojiblanco, pero que no acababa en gol porque el atacante manchego mandaba la pelota fuera. Esto sucedía a los trece minutos y solo uno después el colegiado anulaba un tanto al Albacete.

Los minutos del primer acto iban pasando sin que la UDA, como ya es habitual, fuese capaz de llevar el esférico a posiciones de ataca. Por lo tanto, los disparos sobre el marco brillaban por su ausencia, algo que también se había convertido en costumbre cuando los almerienses pisan un campo de fútbol.

Con este panorama, la sensación de que el gol de los locales estaba al caer iba en aumento y acabó ocurriendo. En el minuto 36, ante la mirada de los defensores, Dani Rodríguez controló con comodidad en el interior del área de castigo, no tuvo a nadie para golpear con su pierna buena y terminó haciendo el 1-0 con una buena finalización que entraba en la red tras tocar en el palo.

Comenzada la segunda mitad, parecía que el guion iba a cambiar y que el ingrediente que los futbolistas reclamaban en las ruedas de prensa iban a aparecer en forma de reacción. Esto fue así con una jugada individual de Pozo que acabó con el balón estrellándose en la madera.

Sin embargo, en lugar de un cambio de guion fue la muestra de que los espejismos existen en el desierto de oportunidades en el que se ha convertido la UD Almería. Y es que, en el minuto 57, cuatro después del chut del jugador malagueño del cuadro visitante, el Albacete recuperó la pelota en la medular, Zozulia inició una carrera, que le gano fácil a Morcillo, y hacía el 2-0 ante la salida de René.

Si con la diferencia mínima el conjunto almeriense estaba tocado, con la llegada del segundo tanto estaba hundido. Mientras tanto, pese a que el resultado se ponía muy de cara para ellos, los locales seguían dominando, lo que provocó que, en el minuto 63, el cancerbero rojiblanco tuviera que realizar una buena intervención ante un chut de Bela.

A la desesperada, Luís Miguel Ramis movió el banquillo e introdujo a Hicham y Juan Muñoz al escenario. El objetivo, al menos a priori, era el de sumar hombres de ataque, lo que obligó a un cambio de dibujo, pero que acabaría sirviendo para poco a raíz de lo que iba a sucederse posteriormente.

El Almería no se acercó a la portería de Tomeu en ningún momento y solo destacó hasta el final del choque la expulsión, por dos cartulinas amarillas, de Joaquín Fernández, que no podrá estar en el próximo compromiso liguero.

Con el pitido final, las caras dirigidas hacia el suelo de los jugadores del Almería eran constantes, puesto que la crisis de juego se prolonga desde que cayeron frente al Huesca en el Estadio de los Juegos Mediterráneos. Desde aquel 22 de septiembre en el Sevilla Atlético se iba derrotado de tierras almerienses, la UDA no ha sido capaz de regalar tres puntos a sus espectadores.

 

Ficha técnica

Albacete Balompié: Tomeu; Arroyo, Herrero, Saveljich, Gafdor, Morillas; Jon Erice, Rodríguez, Susaeta (De la Hoz, min. 61); Héctor Hernández (Bela, min. 54) y Zozulia (Gálvez, min. 74).

UD Almería: René; Motta, Trujillo, Morcillo (Owona, min. 83), Nano; Joaquín Fernández, Rubén Alcaraz (Hicham, min. 69), Fidel (Juan Muñoz, min. 69), Gaspar, Pozo y Pablo Caballero.

Goles: 1-0, min. 36: Dani Rodríguez. 2-0, min. 57: Zozulia.

Árbitro: Moreno Aragón, del colegio madrileño. Amonestó a Héctor Hernández y Jon Erice por parte del Albacete Balompié, así como a Morcillo y Pablo Caballero, del Almería. Además, expulsó a Joaquín Fernández, en el minuto 91, como consecuencia de dos cartulinas amarillas.

Incidencias: Partido correspondiente a la decimocuarta jornada de la Liga 1|2|3. El encuentro se disputó en el Estadio Carlos Belmonte de Albacete.

Deja tu opinión