Los árbitros de taekwondo se forman en El Ejido

El curso ha estado dirigido por el maestro José Miguel Martínez Valenzuela y la instructora Ana María Cáceres

Foto de familia de los instructores y los alumnos del curso anual de árbitros de Taekwondo ITF celebrado en San Agustín

El Ejido se ha convertido recientemente en la sede provincial del curso anual de árbitros de Taekwondo ITF en el que se dieron cita numerosos aspirantes a superar los exámenes y las prácticas para los distintos niveles de arbitraje que existen en esta modalidad de arte marcial moderno y que, en el municipio, cada vez reúne a mayor número de seguidores.

Esta actividad se desarrolló en el Centro Polivalente de San Agustín y contó con la colaboración de la Junta Local de este núcleo. En ella, participaron numerosos jóvenes que demostraron el buen nivel del que gozan y las excelentes posibilidades y cualidades que tienen para ocupar en un futuro cercano una plaza de árbitro en esta modalidad deportiva.

El curso destacó por el buen ambiente y el gran empeño e ilusión que le pusieron los participantes en el mismo a la hora de llevar a cabo los ejercicios y demostraciones aprendidas durante la celebración del mismo y que, más tarde, serían evaluadas por los profesores.

Cabe destacar que éste contó con la organización y dirección del maestro José Miguel Martínez Valenzuela y la instructora Ana María Cáceres, además de con la colaboración del instructor José Andrés Montoya Sabio, de Artes Marciales Quelmont.

Recordar que el taekwondo es un arte marcial que destaca por la variedad y espectacularidad de sus técnicas de patadas y, actualmente, es uno de los deportes de combate más conocidos, y el más popular del planeta.

Los beneficios de la práctica continua del taekwondo son innumerables. Muchos estudios han revelado que las personas que se ejercitan regularmente en una disciplina deportiva, a lo largo de su vida, tienen menos riesgos de obesidad, desarrollo de enfermedades crónicas, entre otras condiciones que afectan la salud física, mental y emocional.

 

Deja tu opinión