Jamás acaba la búsqueda de “ser más completo” de un Víctor Fernández que hace valer su madurez

Segundo Campeonato del Mundo de Windsurf Extremo PWA modalidad de olas viéndose mucho mejor que en el primero

campeon del mundo el ejido
Víctor Fernández disfruta de cada momento de la temporada y también de los periodos de trabajo sin competición

El deporte es su obsesión, y su mandamiento fundamental es el de ‘amarás el windsurf sobre todas las cosas’. Le encanta el tenis y sigue habitualmente el baloncesto, sus predilecciones “fuera del agua”, pero nada comparable con bajar olas gigantes y volar cabalgando vientos huracanados. Si Víctor Fernández (El Ejido, 1984) no hubiera sido deportista profesional, habría encaminado su vida por cualquiera de las ramas deportivas paralelas a la competición, pero entonces no sería lo mismo. Su ADN es netamente competitivo. Así reflexiona sobre su segundo Campeonato del Mundo.

Pregunta: Parece que ha sido mucho más complicado repetir que lograr el primero pero, realmente, ¿qué campeonato ha sido más difícil?.

Respuesta: El primero y el segundo han sido muy diferentes. En el primero tenía más presión, porque tenía dos subcampeonatos y no quería que pasase mi carrera deportiva sin lograr ningún título. Por eso fue muy especial, el primero es siempre el que más recuerdas. Pero este segundo, después de seis años estando entre los dos o tres primeros y muy muy justo, perdiendo por un puesto en alguna prueba en varias ocasiones, lo hace también muy especial.

Había mucho trabajo detrás y creo que también en este segundo he estado navegando mucho mejor que en 2010, a mucho mejor nivel,

he mejorado en todas las maniobras y en toda tipo de acciones y condiciones, olas más grandes, en saltos… me hace mucho más completo como windsurfista  y es más merecido.

P: En este algo tiempo, algo más de un lustro, el que se ha mantenido es Víctor mientras que los rivales han ido pasando, ¿cuál es el secreto de mantenerse en la lucha?.

R: Cuidarme mucho en tema de lesiones, la alimentación, entrenar mucho fuera del agua, a lo que me han ayudado mucho mis dos entrenadores, Tato y Manolo, que me han enseñado cómo tengo que cuidarme tanto cuando estoy en casa en Almerimar, que entreno con ellos, como cuando no estoy con ellos. Me envían el entrenamiento y cómo tengo que asimilarlo según la parte de la temporada en la que estamos, compitiendo o no. Todas esas cositas me han ido haciendo más completo y que pueda rendir mejor en el agua. El aspecto físico es muy importante , y si estas bien físicamente, el psicológico también lo está porque vas a por las maniobras más difíciles sin pensar que te vas a hacer daño.

P: Uno de tus pilares es contar con un equipo pese a que se trata de, visto desde fuera, un deporte individual.

R: Efectivamente es un deporte individual pero influyen muchos factores de las personas que no se ven cuando estoy yo compitiendo en directo. Ellos son los que me aportan muchísimas cosas en las que yo no soy especialista. Yo soy especialista en el agua, en las maniobras como a mi me gustan, y en cada sitio al que voy tanto mi padre, que también es windsurfista, como otras personas, me apoyan y me dicen donde más flojo me ven casa año en relación a los otros competidores que son los más fuertes contra mi. Me ayudan, me motivan y me aconsejan a dónde tengo que viajar para entrenar mejor esos aspectos que me faltan para ser más completo. Es un conjunto de muchas cosas y toda la gente me ayuda.

P: De todos estos podios sin alcanzar el peldaño más alto, ¿hay alguno que tengas más clavado que los demás?.

R: Siempre hay campeones con la espina clavada. En 2008, segundo campeonato mundial que perdí por solo una posición con Kauli Seadi, fue en Brasil, en su casa, si llego a quedar tercero habría sido campeón del mundo pero quedé cuarto. Navegué muy bien en esa manga contra el inglés Nick Dempsey. Hace dos años también se me quedó clavada la espinita contra Thomas Traversa, ya que empecé navegando muy bien, ganando en Pozo, pero en Tenerife me quitaron la manga contra él porque no estaba claro si la ola era suya o era mía, y raíz de eso me empezó a ir peor el año y perdí por un puesto también en Hawaii siendo cuarto. La verdad es que eso me ha ayudado a luchar y a conseguir el objetivo.

P: ¿Te tomas los trucos y navegaciones como un pulso a la fuerza de la naturaleza?.

R: Es un deporte extremo pero a mí la verdad es que cuando estoy en el agua no me parece tanto, porque cada maniobra la vivo y las sensaciones de estar en el aire, y bajar una ola grande es una sensación única que no me puede dar otro deporte de los que he practicado.

Por eso hago windsurf y cada día intento superarme, porque siempre hay algo nuevo que aprender.

Ten en cuenta que las condiciones varían tanto que no me dejan hacer la misma maniobra una y otra vez.

P: Mejor ante mejores rivales, que te obligan a superarte, ¿no?.

R: Mi próximo reto tras dos títulos es entrenar mucho este año para empezar el próximo lo más fuerte que pueda, porque sé que los demás rivales lo van a hacer, van a enterar mucho. Este año ya ha habido mucho nivel entre Mussolini, Browne, Köster… y cualquiera puede ganar el título mundial. Quiero empezar bien en Pozo Izquierdo, que es una de mis favoritas, llegar lo mejor preparado posible y sin lesiones, con todo el material perfecto, las tablas que me gusten, las velas que me gusten y disfrutar en el agua, porque si no lo haces se refleja en el resultado.

Deja tu opinión