La UAL eleva a académico que Almería marcó un antes y un después en los Juegos Mediterráneos

Los presidentes del Comité Internacional y del Comité Olímpico Español ofrecen sendas conferencias en la Universidad

universidad de almeria juegos mediterraneos
Addadi y Blanco posan ante el nombre y el escudo de la Universidad de Almería, con Martínez, Ruiz y Vázquez antes del acto

En el legado que quedó hay uno muy destacado, quizá el que más, y es la plasmación documental de un modo de hacer las cosas. Se puede entender que en Almería hay un manual completo de organización de eventos deportivos de primer orden mundial, y que su custodio es el espíritu formativo de la Universidad, que ha querido participar en la celebración de los XV Juegos Mediterráneos para dejar meridianamente claro que 2005 fue un punto de inflexión para este evento. El legado referido es el del conocimiento, el más valioso, puesto a disposición del desarrollo.

Así lo confirman todas las voces más acreditadas, como la de Amar Addadi, presidente que también cumple una década al frente del Comité Internacional de los Juegos Mediterráneos. Fue elegido en Almería, y a esta tierra le une un cariño especial que le ilumina la cara cuando se le pregunta por ella. Pero el éxito de un gran acontecimiento deportivo va acompasado con el nivel en la competición, y Alejandro Blanco, presidente actual del COE, antaño de la Federación Española de Judo, recuerda que a los Juegos vinieron los mejores deportistas de los que disponía el país en aquel momento.

Ambos personajes de la máxima relevancia han pronunciado sendas conferencias en la Universidad de Almería con motivo de su visita a la ciudad pasados diez años y la gala conmemorativa. Alejandro Blanco ha hablado sobre ‘Los retos de futuro de los grandes eventos olímpicos’, y Amar Addadi ha disertado sobre ‘Los Juegos Mediterráneos diez años después de Almería 2005’. El objetivo de esta jornada académica ha sido la reflexión y ha estado promovida por el Centro de Estudios Olímpicos de la UAL como referente mundial al que acuden como foco de conocimiento organizadores de todo el mundo.

El ejemplo de Almería es seguido por otros países, y Alejandro Blanco siempre ha tenido presente que “es un referente no solo para el deporte sino para la sociedad en general”. La alta valoración es compartida por el Comité Internacional, ya que Amar Addadi percibió después de la experiencia almeriense que hubo “un giro en la organización y una mejoría importante”. Asumiendo protagonismo, la UAL se dedicó a lo suyo, a la formación, en el marco de una comisión mixta con el COJMA que tuvo como responsable de esa faceta a Antonio Casimiro Andújar. Los primeros cursos fueron sobre voluntariado deportivo.

Acto seguido se desarrollaron cursos de jueces y árbitros, de idiomas e incluso prácticas de alumnos en el COJMA. La implicación de la UAL fue más allá con un proyecto de investigación titulado “Estudio sobre el conocimiento y la opinión de los almerienses sobre la organización de los XV Juegos Mediterráneos Almería 2005”, un Máster en Dirección y Gestión Deportiva en el curso 2002-2003, único en Andalucía, y un curso de verano llamado “De los juegos tradicionales al deporte moderno en el tercer milenio: Aben Humeya, Barcelona 92, Almería 2005”.

Una vez finalizado el evento se constituyó el Centro de Documentación y Exposición de los JJMM, que recientemente se ha trasladado al Palacio de los JJMM. Todos esos datos han sido recordados por la vicerrectora de Extensión Universitaria y Deporte de la UAL, María del Mar Ruiz, al tiempo que precisó que “esto permitió que no se perdiera la documentación y ha sido un referente para otros comités organizadores de eventos internacionales que han venido a visitarnos y pedir documentación”. Por último, se creó el Centro de Estudios Olímpicos, dirigido por Manuel de la Fuente y posteriormente por Antonio Casimiro.

Deja tu opinión