Molducci aplaude el compromiso social de Unicaja

Importante que el club dedique el primer partido en casa de la segunda vuelta a la lucha contra la violencia de género

superliga masculina de voleibol
Una de las comparecencias de Piero Molducci en sala de prensa del Moisés Ruiz

“Es importante que el deporte de élite apoye a la sociedad”. Tiene Piero Molducci la convicción clara de que hay que asumir la responsabilidad y darse a los demás para lograr un entorno mucho mejor, ya que el clima actual no le gusta nada: “Es difícil poder ayudar porque hay ‘mucha gente loca’; ha comenzado 2018 y cuando se mira la televisión uno ve que todos los días pasa algo, que vienen generaciones que pueden tener problemas, y por eso nosotros, desde nuestro pequeño poder, podemos hacer algo”. Ese algo es “influir, más a los niños y a la gente joven, como siempre, y esto sí es importante”. El ambiente que se vivirá en el pabellón estará en la línea de plantar cara a esta lacra desde la pista y desde la grada.

En general, el italiano considera que la mayor aportación que se puede realizar es la de provocar “que la gente joven juegue al voleibol, al fútbol, al baloncesto… que practique un deporte, porque el deporte permite normalmente una calidad de vida mejor que la de fuera del deporte, y fomenta de manera natural valores que son de gran importancia para la sociedad”. Sabe que la afición de Almería va a responder a la doble llamada de animar a su equipo y de gritar contra la violencia de género: “Como siempre, tenemos ganas de estar en casa, ya que hace mucho tiempo que no jugamos aquí –un mes-, ya hemos empezado la segunda vuelta, es el primer partido en el Moisés, y perfecto que se le añada esa función social”.

El visitante será un Mediterráneo del que destaca a dos jugadores sobre el resto y del que en la primera vuelta no guarda buen recuerdo: “Mediterráneo no estuvo bien cuando jugamos allí; nosotros sí lo hicimos bien pero ellos no; no lo sé cómo irá, porque cada partido tiene una historia diferente; tienen un jugador bueno y otro también bastante bueno –Andy Rojas y Miguel Ángel Villasmil-, es un equipo que está abajo en la clasificación, como es normal, pero viene aquí sin absolutamente nada que perder y luchará muchísimo, eso seguro, así que es algo que tenemos que tener muy en cuenta”. Es la misma rutina cada jornada aplicada, respeto al rival, búsqueda de la mejor imagen propia y ofrecer espectáculo.

El antecedente de esta jornada, el choque ante CV Melilla con el que se abría la segunda vuelta de la fase regular, le gustó mucho: “Sacamos bien y jugamos con personalidad, con poco errores o con nada; Monfort hizo un partido buenísimo, todo el equipo en general lo hizo, pero Monfort un poco mejor; todo lo que atacaba era punto, un 73% de acierto, bloqueó bien, sacó bien…, el año pasado jugaba allí en Melilla y puede que eso lo motivara algo más, pero el equipo, en línea general, jugó bien”. La parte negativa, que podría haber sido un durísimo golpe pero que no va a irse al peor extremo, fue la lesión de Jorge Almansa: “No entendía dónde tenía el dolor, porque se tocaba toda la pierna y yo tenía miedo de la rodilla”.

Finalmente fue el tobillo y Piero Molducci respiró tranquilo: “Es algo que pasa en el voleibol muchas veces; si hubiese sido la rodilla habría sido más difícil porque se caería otro hombre importante y provocaría un serio problema; ya lo es, porque tenemos mientras que se recupera Jorge dos en cuatro, no tenemos un recambio en receptor ni en opuesto, así que por tanto falta el 50% en cuatro, que no es ni mucho menos poco”. Eso le abre las puertas de la titularidad a Alex Slaught, un jugador que “tiene un carácter especial, que habla poco y que no demuestra nada cuando hace punto o cuando falla, que es muy lineal, pero eso significa también que de igual modo es muy estable”. Es su turno, y debe aprovecharlo.

Poco tiene que decirme más allá de lo que se realiza en el entrenamiento diario de cada semana: “Él sabe perfectamente lo que yo quiero de él, y tiene que usar a su favor el carácter que tiene”. Respecto a las sesiones de esta semana, con las bajas de Israel Rodríguez y ahora de Jorge Almansa, se ha montado un plan de acción para completar posiciones y poder trabajar mejor: “Mario Ferrera ha vuelta a cuatro para entrenar esta semana, porque el problema que tenemos nosotros siempre es lo mismo, cuando faltan dos o tres jugadores, el entrenamiento no puede ser bueno, siempre con poca intensidad, no hay juego o poco juego; somos diez y ha entrado el fisio –Jorge Soriano, que tiene ficha- y el juvenil”.

Molducci ha pretendido “tener el número 12” y lo ha tenido con un chico muy joven como es Pablo Giménez, que además irá convocado, tal y como se tenía previsto antes de la lesión de Almansa: “Para él es importante, porque pienso que es uno de los mejores de lo juveniles y es un premio que se le da, ponerlo en el banquillo y ver el partido de manera diferente”. No se puede pinchar, además de por la gran exigencia propia, porque los demás no lo van a hacer: “No creo que cedan ni Palma ni Teruel; Soria es difícil, tiene un buen equipo y un pabellón complicado en el que la afición presiona mucho, pero de perder Teruel 2-0 ganó 2-3; no creo que haya entrenado mucho en la Navidad y habrá sido por eso”.

Deja tu opinión