El Almería cumple con su deber de seguir en LFP

Morcillo fue el encargado de hacer el único gol del partido y dio paso a una celebración con división de opiniones

Almeria Reus
El aficionado Luís Corpas, imagen de la campaña de abonos, festeja el gol de la permanencia (Foto: JLMatarín)

Se terminó celebrando la permanencia porque la tensión de la temporada ha sido mucha. A la UD Almería le tocaba cumplir con su deber, seguir en segunda división, y así lo hizo con un gol de Morcillo al cuarto de hora de juego. Los rojiblancos se basaron en un juego práctico y supieron mantener el marcador hasta el final de la contienda, donde hubo invasión de campo y división de opiniones sobre el desarrollo del curso 2016/2017.

La afición era consciente de lo que se jugaba el equipo y, tras responder de manera excepcional a la política de venta de entradas de la entidad, la salida de los jugadores tuvo el protagonismo de aplausos y bufandeo que contribuían a enseñarles que no estaban solos en la auténtica final de la historia reciente.

Ramis anunció cambios en la rueda de prensa previa y cumplió con la entrada de Morcillo en el eje central de la zaga, mientras que Joaquín Fernánez se situaba en la medular junto a Borja Fernández. Del mismo modo, Antonio Puertas, que tuvo el protagonismo durante la semana por su problema con el entrenador, estaba en el once titular, acompañado de los de siempre: Pozo, Fidel y Quique González.

Los primeros minutos dejaban un pensamiento muy claro: si hubieran jugado así durante toda la competición otro gallo hubiera cantado. Y es que desde el inicio los rojiblancos tomaron la iniciativa y gozaron de varias oportunidades como para haber movido el electrónico.

Poco después del comienzo, en el minuto 4, Nano realizó una internada por la banda izquierda, se la cedió a Quique González, pero el disparo llegó manso a las manos de Badía. Era la primera aproximación de las que vendrían, puesto que, poco después, una combinación entre Fidel y Nano dejó la pelota en bandeja para el gol, sin que el rematador lo hiciera con eficiencia.

Era cuestión de esperar. Pozo, en dos ocasiones, ya había avisado también, al igual que Fidel que obligó al portero visitante a esforzarse. Todo esto fue contribuyendo a que los espectadores se fueran encendiendo paulatinamente hasta que, al cuarto de hora, Morcillo, que se había quedado colgado en una jugada de ataque, remató a la red un envío desde la banda izquierda.

El 1-0 se tradujo en euforia en la grada porque sus futbolistas estaban aprovechando el factor de depender de sí mismos. En el césped, el Reus, que todavía no había cruzado la línea divisoria de ambos campos, comenzó a ganar terreno, aunque sin ser capaz de crear peligro sobre el marco de Casto, lo que trajo consigo varios minutos de letargo en el Estadio de los Juegos Mediterráneos.

Los locales, conscientes de que el guion se estaba desarrollando de la manera soñada, juntaros sus líneas y evitaron que las transiciones del cuadro catalán tuvieran frutos. Así pues, la primera mitad se fue diluyendo hasta que el descanso llegó con la ventaja momentánea de la UD Almería.

Comenzaba el segundo periodo y aunque los almerienses no tenían por qué mirar a otros campos al depender de sí mismos, llegaba la información de que el Alcorcón había logrado llevar su marcador al 2-0, lo que dejaba al UCAM Murcia, de Francisco, en el grupo IV de Segunda División B porque su partido ante el Nàstic seguía con empate sin goles.

Tras la reanudación, Natxo González, entrenador del Reus Deportiu, movió su banquillo e introdujo a Guzzo en detrimento de Ricardo Vaz. Aun así, durante los primeros compases de los segundos cuarenta y cinco minutos, los rojiblancos no vieron a Casto tener que esforzarse para evitar un tanto. Los visitantes solo finalizaban jugadas desde lejos y sin encontrar los tres palos.

La sensación de nerviosismo, sobre todo en la grada, era evidente, ya que, pese al 1-0, un gol catalán mandaba a la UDA a la categoría de broce. En esas, en el minuto 67, Miramón recibió un pase en el área pequeña que acabó con un disparo blando. Antes de eso, varios acercamientos de los de Ramis no encontraron ningún rematador claro.

Corría el minuto 75, todavía faltaba un cuarto de hora de transistores, y Quique González perdonó la sentencia. El delantero vallisoletano finalizó con el pecho un centro de Fidel y la pelota se marchó por poco.

Los minutos seguían pasando, el final estaba cerca y, por ende, el deber de la UD Almería, la continuidad en la categoría, también. El conjunto de Natxo González era el que tenía la posesión del cuero; el Almería se limitaba a aguantar sin demasiados problemas.

Luís Miguel Ramis arañó segundos al cronómetro realizando cambios. En este sentido, Kalu Uche y Corona entraron al terreno de juego ovacionados en sustitución de los también aplaudidos Puertas y Joaquín Fernández. Minutos antes, los cánticos del público fueron para Pozo en su camino hacia los vestuarios.

El pitido final llegó y, aunque parecía que no se iba a celebrar nada sobre el césped, los asistentes al encuentro acabaron haciendo invasión de campo para celebrar la permanencia en Segunda División, después de un año de irregularidad con más partidos malos que buenos.

No todo fue positivo mientras se festejaba, puesto que hubo gritos de “jugadores mercenarios” y “Alfonso García fuera de Almería”. Por entonces, los jugadores ya estaban en el vestuario tras el 1-0 con el que acabaron los noventa minutos reglamentarios de juego. La realidad es que eso fue cosa de una minoría.

Al termino del curso liguro 2016/2017, después de la segunda permanencia consecutiva de la UDA, será el UCAM Murcia, del almeriense Francisco, quien acompañe a Mirandés, Mallorca y Elche a Segunda División B.

Ficha técnica:

UD Almería: Casto; Motta, Ximo Navarro, Morcillo, Nano; Borja Fernández, Joaquín (Corona, min. 88), Antonio Puertas (Kalu Uche, min. 85), Fidel, Pozo (Ramón Azeez, min. 70) y Quique González.

CF Reus Deportiu: Édgar Badía; Alberto Benito (Miguel García, min. 75), Atienza, Olmo, Ángel; Miramón, López Garai, Ricardo Vaz (Guzzo, min. 45), David Haro, Víctor Silva y Máyor (Édgar Hernández, min. 67).

Goles: 1-0, min. 14: Morcillo.

Árbitro: Gorostegui Fernández, del colegio vaco. Amonestó a Édgar Hernández, del Reus.

Incidencias: Partido correspondiente a la cuadragésimo segunda jornada de la Liga 1|2|3. El encuentro se disputó en el Estadio de los Juegos Mediterráneos y contó con la presencia de 11.258 espectadores.

Deja tu opinión